Literatura

♦ Historia Random ♦

Patrocinado


♦ Historia Random ♦ - Literatura

Hola, soy Felicritor y estoy entusiasmado con este proyecto, ahora sólo depende de tu apoyo para que siga este segmento de historia random.

La cosa es así: Yo escribo una historia corta al azar. Puede  tratar de cualquier tema. Si te gusta, házmelo saber con una buena valoración y viceversa si no te gusta.

Otra cosa que pretendo con este proyecto es que me comentes ideas o sugerencias para crear nuevas historias random a partir de tu opinión. Si quieres que elabore una historia corta con una rana, un robot y un jugador de bolos en las oscuras calles de Moscú de los años noventa, así lo haré.

El propósito es pasarla bien. Así que espero tu apoyo, querido lector. Si te gusta la historia dame cinco estrellas, comparte en otras redes y comenta. Muchas gracias.

Sin más preámbulo, aquí está mi historia random:

 

“Vaya desastre. No lo puedo creer”

-Abra la boca.

-Ahhhhh.

“!Soy un imbécil! No debí haberle dicho”

-Todo parece estar bien. ¿Podría describirme los dolores que siente, señorita?

-Sí. Amm, veamos… Siento que me punzan los pies después de quitármelos, es como una bla bla bla. Es raro, otra cosa es bla bla bla bla bla.

“¡Pon atención, idiota! Deja de pensar en ella. La has perdido. No creo que me dé otra oportunidad. O quizá sí. Digo, ¿qué tan malo es que le haya…”

-¿Doctor?

-Continúe.

-Ya le conté todo. Por favor deme algo para el dolor.

-Pero todavía no sé lo que tiene usted.

-¡Por favor!. Todos sabemos que ustedes tratan el síntoma, no la enfermedad. Quizá un poco de ibuprofeno…

“No debí venir a trabajar. Sólo pienso en Mónica.”

-Gracias doc. Hasta luego.

-Cuídese.

 

“Al fin solo. No. Hay alguien en el pasillo, maldita sea. Será el último paciente antes de que vaya a suicidarme con mis lágrimas”.

-Pase.

-Hola Adam.

“No es cierto”.

-Mónica. ¿Qué haces aquí?

-No quiero perderte otra vez, Adam. En verdad lamento haberte dicho todas esas cosas horribles ayer. Me siento muy mal, porque aquí la víctima no soy yo. Es solo que…

-Linda, no llores. Ven acá. Todo estará bien. Te amo, eres la mujer de mi vida. No lo dudo ni un segundo, a pesar de conocerte hace unos días. Seremos la mejor pareja de Londres. Confía en mí. Te amo Mónica, eres hermosa.

-Yo también te amo. Pero tengo miedo…

-No temas, amada mía. Venceremos a unos cuantos alemanes y estaré de regreso contigo.

-¡Es una guerra Adam! Temo por tu vida.

-Te amo.

-Por favor, prométeme que regresarás.

-Lo prometo Mónica. El amor puede más que toda esa basura.

 

 


0.00 - 0 votos

Patrocinado

Acerca del autor

Felicritor

Escritor persistente. Defensor de los derechos de los animales. Tipo agradable, mexicano. Lector voraz. Filósofo de medio tiempo. Deportista de día, Batman de noche. Contenido original. Creatividad por defecto. Ambicioso y obstinado. Disfruta mi blog.

Deja un comentario