Literatura

110818

Necesitaba escribir un libro.

Realmente no sabía como hacerlo, ni siquiera sabía de quería que este tratase, lo único que sabía es que necesitaba escribirlo.

Esta idea llevaba rondándome en la cabeza mucho tiempo y al fin, el 11 de agosto a las 17:30 de la tarde conseguí atreverme a sentarme delante de mí portátil.

Me rondaban mil ideas en la cabeza, no sabía darles forma y tampoco sabía por qué esto se había convertido en algo tan importante para mí, de lo único que era consciente era que verdaderamente lo necesitaba.

Estaba sentada en el sofá de cuero desgastado que mis padres habían comprado allá por 2007, cuanto tiempo desde entonces y cuantas cosas han cambiado, aunque pensándolo bien, todo comenzó mucho antes.

Fuera hay como 33º y yo estoy en el salón delante del ventilador y con la tele puesta de fondo, estoy un poco cansada de esta casa, pero no sé por qué.

Mi padre está en la cocina con el portátil, haciendo exactamente lo mismo desde hace ya unos años y mi madre, mi madre está en su cuarto viendo la tele, aunque minutos antes era ella la que estaba delante del portátil en la cocina, ocupando el lugar de mi padre, o él el de ella, no sabría decir exactamente de qué se trata todo esto.

Yo era muy pequeña por aquel entonces y no sabía lo que pasaba a mi alrededor, ni siquiera era culpa mía, y, sin embargo, todo lo acontecido fue, de alguna forma, culpa mía.

No sé con certeza cuando empezó todo, posiblemente antes de que yo naciera por lo que sé, pero me gustaría saber cuál fue el motor de todo…

¿Fue ella? ¿Fui yo?

Todo va más allá de lo que yo pueda imaginar.

El pasado no es amigo del presente, tengo que dejarlo atrás y pasar página de una vez por todas para poder seguir adelante, pero no puedo, siento la necesidad de volver atrás y poder entenderlo, saber el por qué de las cosas, aún corriendo el riesgo de quedarme atrapada en él y no ver la salida, no ver que hay algo más allá de todo eso, y que no tiene que ser siempre así.

Quiero pensar que no será siempre así, que no tendré que seguir viviendo ese infierno, pero… no puedo.

Todos tenemos secretos inconfesables, y yo, estoy a punto de revelar los míos.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 4 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Andreea_zeldea

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información