Sociedad

13 Consejos Para Trabajar Felíz

A continuación les presento 13 consejos que considero pueden ser de utilidad tanto para los jóvenes que inician su carrera laboral, como para los que llevan algún tiempo trabajando y no caen en la cuenta de ciertas cuestiones:

  • Las primeras veces no suelen las mejores. Esa frase se la robé a un amigo, aunque el no la dijo por algo laboral. En este caso hablo de nuestro primer trabajo. Muchas veces no suele ser nuestra mejor experiencia, y es lo mas normal (y muchas veces lo mejor). Todo lo que sufrimos, los errores que cometemos, y lo que soportamos en esta primera etapa nos prepara para mejor. Lo importante al terminar este período (en esto es como la primer novia; muy rara vez es para siempre) es aprender de lo vivido, pero no inhibirse ni sentirse inseguros por la malo que nos pueda haber parecido. En resumidas cuentas, hay que aprender de los errores.
  • El mito de que si no estudias alguna carrera universitaria no tienes futuro. Muchas veces esto nace de nuestros propios padres. La cuestión es la siguiente; si estudiamos tenemos más herramientas para afrontar la vida laboral, pero no quiere decir que al que no estudia una carrera no le pueda ir bien. Creo que el concepto correcto es que «debemos capacitarnos, y debemos hacer algo». Hay gente que estudió una gran carrera y no llega lejos; hay personas que solo tienen el primario, pero se hicieron buenos en algo, ganan mucho y hasta son dueños de empresas de relativa importancia. Hay que ser realistas en que a veces a algunos les puede ir mejor trabajando mucho y haciendo cursos específicos de su  área, y a otros que les va mejor estudiando mucho, carrera universitaria, masters, doctorados etc. En este punto hay que ser realistas tanto de por que se sigue una carrera (por un motivo económico, por gusto o por altruismo incluso) y que condiciones tenemos para poder terminarla y sacarle provecho. Hago hincapié en lo último,sacarle provecho; si la carrera es correcta para nuestros objetivos, le vamos a sacar partido, aún cuando por algún motivo no podamos terminarla.
  • Si cambias mucho de trabajo eres inestable». A ver, todo depende del contexto económico, del rubro, de la etapa de tu carrera laboral, y de algunas cosas más. Lo que no te dicen es que existen estudios diversos que coinciden en que a los 2 o 3 años en un mismo puesto y empresa se alcanza un periodo de meseta, es decir tu crecimiento se da en los primeros 3 años. Luego, o nos quedamos con lo logrado en esta meseta (la cual tiene un alto grado de seguridad),  en el mejor de los casos pasamos a otro puesto más redituable y/o que nos otorgue nuevos conocimientos, o nos movemos a otra empresa(por un sueldo y condiciones mejores obvio). En general, esto lo hacemos al principio de nuestra carrera laboral, donde no tenemos tantas responsabilidades que cubrir económicamente, y además estamos buscando que nos va mejor. El otro tema es el contexto económico que puede llevarnos a la «pseudo inestabilidad laboral».Pasado cierto tiempo, especialmente en época de crisis, las empresas dejan de incentivar a los empleados más antiguos, a veces para que se vayan solos, otras, aún cuando los necesitan y están en puestos clave,por desidia y falta de entrenamiento en relaciones laborales.
  • Cuidado con las palmadas en la espalda. El reconocimiento de un buen trabajo es correcto. Ahora cuando el reconocimiento es solo de palabras y elogios, y suple al incentivo económico,no se reciben los aumentos pactados, están jugando con nuestro tiempo.
  • Cuidado con la modalidad de contratación. En Argentina es muy común la contratación «fuera de convenio». Esta es una figura utilizada comúnmente para los mandos medios,  que, al tener un sueldo superior al de los convenios colectivos del resto de personal, y otros beneficios (como por ejemplo una obra social pre-paga de mejor calidad), son registrados bajo la misma. El problema suele aparecer al año, cuando por ejemplo, los empleados bajo algún convenio colectivo reciben, digamos un aumento de X% , y el empleado bajo convenio recibe (X-Y)%. Lo que quiero decir es que esta forma suele ser utilizada para que llegado el momento, el porcentaje de aumento sea menor que al resto. Algo similar sucede con la remuneración no registrada (o «en negro» para ser mas claros) donde a la hora de los aumentos, «blanquean» una parte de esta retribución, pero el empleado recibe en mano lo mismo. Por otro lado, a la hora de jubilarse, lo que cuenta es el sueldo en blanco.
  • Ponerse la camiseta de la empresa? si y no. No esta mal cuidar de tu fuente de trabajo y tener una visión de grupo, realizar un trabajo en conjunto para un fin común. Pero sin perder la ética y arruinar nuestra imagen laboral y comercial. Al final de todo, cuando es el momento de elegir por un nuevo empleo, no debemos caer en sentimentalismo; poner todo en la balanza y analizar las propuestas. Tenemos que ser «mercenarios mesurados y pensantes»
  • El negociador sin experiencia. ¿No les paso alguna vez, que cuando tenían que hablar con su patrón por un aumento, no los deja hablar, los confunden o les quedan cosas en el tintero? El jefe de personal, y aún peor, los dueños de empresas, son individuos altamente capacitados, principalmente por su experiencia, en negociar y discutir. Lo mejor que se puede hacer, si no queremos que queden cosas sin hablar, es previamente enviar un mail con el tema a tratar y con todos los puntos bien claros de lo que se quiere, por qué y todos los detalles de la solicitud.
  • Donde desconfiar. Trabajos 100% a comisión. No digo que no se pueda, hay gente que triunfa en esto, pero no son la mayoría, y suelen ser los que están muy afianzados en su rubro (también puede ser trabajos part time, que usamos para sumar alguna ganancia extra, o experiencia pero nada más). La cuestión es que si voy a depender de como le va a un negocio o empresa, mejor ser dueño del mismo. Tomar poca ganancia y mucho riesgo no es negocio. También hay que desconfiar de cualquier empleo que solicite  inversión, por más mínima que sea. Cualquier empleo que necesite de publicidad, que el empleador al entrevistarte te pregunte poco y ofrezca mucho, es de temer. Una pista…¿no tienen  muchos empleados con antigüedad en la empresa?…
  • Bajar de nivel por más dinero? Salvo que no quede otra opción, no hacerlo. Ir a un empleo peor (ya sea en carga horaria, menor cobertura medica, informalidad) por más dinero en efectivo, no suele terminar bien.
  • Informarse y defenderse. repito, informarse y defenderse. En argentina, por lo menos, tenemos 2 extremos; El joven de 21 años que trabajo 3 meses en un lugar, le pagan y tratan correctamente, un día desaparece, no vuelve a venir nunca, y al mes manda telegrama por malos tratos, y reclamando 10 años de antigüedad. Del otro lado,  y esto es muy típico aún en personas con formación terciaria y universitaria, Los contratan por sueldos mal registrados, no les pagan horas extras, los presionan para renunciar cuando no los necesitan, y todo tipo de ilegalidades. Lo peor es que suelen no saber defenderse, y a la mas mínima presión firman lo que sea, renuncian y viven con miedo. Cada uno puede generar recursos como quiera, pero recomiendo, por lo menos, antes de reclamar algo, informarse (y si es posible ser éticos) y luego, defender todo lo que realmente les corresponda. Es un equilibrio; cuando abusamos de las leyes de trabajo, los partidos de derecha lo utilizan como excusa para flexibilizar leyes laborales. Cuando no nos defendemos, normalizamos la injusticia para todos. Es importante mantener este delicado equilibrio. Entiendo a veces por cuestiones personales puede asustarnos el riesgo a perder el trabajo, por eso el consejo que sigue.
  • Tratar de llevar una economía estable, tratar de tener un plan «B». Todos queremos tener cosas, y a veces gastamos más de lo que tenemos. Luego, llegado el momento de defenderse o cambiar de trabajo, el miedo a no pagar las deudas, a no poder mantener nuestros 5 hijos, nos acorrala. Tratemos no estar tan vulnerables,tengamos algún o algunos planes de contingencia, ya sea algún ahorro, estar capacitado en algún oficio,tener títulos universitarios,  alguna actividad laboral extra, algo.
  • Si vas a utilizar tu vehículo, ten en cuenta el recambio. Usar el vehículo propio para trabajar es una inversión. Por lo tanto hay que asegurarse que el rédito por su uso sea más que suficiente para su mantenimiento y reposición llegado el caso, y para contingencias especiales.
  • leer la letra chica en una negociación laboral. Especialmente cuando se va a ingresar a un nuevo trabajo. No dejar nada sin hablar, y en lo posible, que quede asentado por escrito.

Espero estos consejos les sean de utilidad. Hasta próximos artículos!!

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 6 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Patricio804

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información