Sociedad

31 de diciembre

Este es el único momento en que miramos al cielo…ni el llanto de fuego de las Perseidas ni la combustión fría de las Gemínidas hace que elevemos nuestros ojos con tanto estupor. Hace 20 siglos nació el Día durante la noche y aún somos luz inversa, como una sinfonía malograda que emerge de entre ruinas, he leído a Marco Aurelio… era un hombre, no una de las 56 categorías de la voluntad en las que el sexo se diluye en la cantidad.

Si mataba a espada, el metal se calentaba y alguien moría. Nada más. No existían infinitas perspectivas del mismo hecho, falso progreso del relativismo que ha hundido la realidad en los cimientos del verbo, tanto que la bandera del hombre/mujer moderno es la confusión, como si nuestra vista fuese un comprensivo arco que abrazara y reconciliara todas las biografías posibles del mismo instante.

Laboriosa complejidad que trabaja para nuestro empobrecimiento. Nunca el año fue tan rápido y las horas fueron tan lentas, ¿Será porque nosotros, en nuestra alma dividida queremos construir la eternidad que ignoramos con los placeres que nos destruyen? Hoy existe un gran místico: el horizonte, y un extenso demonio, la felicidad. La desdicha es segura, exacta e indudable, fuente de todas nuestras certezas y madre del propio tiempo. ¿Cómo es posible ser tan feliz, devoradora del tiempo, como para que la longitud del año sea tan breve como la vida de un anciano? Hoy existe una estación: el fuego; una lápida: la pantalla; un pensador: el fusil.

Hemos cometido actos tan atroces con la excusa de la comodidad, con el secreto argumento de la felicidad, que hemos infectado la luz, y ella nos devuelve nuestro rostro, reflejado en el espejo hecho con ceniza de difuntos. ¿Porqué nos castigaste con la felicidad, tarde inminente de una pérdida futura? La industria ha acortado el año mientras la angustia dilata los minutos… intentad ahora reconciliar la angustia de vuestro yo desposeído, sin fe con qué mentirse, sin letras con qué eternizarse, intentad digo reconciliarla con el Año Grande del progreso, un tiempo sin dirección, sin finalidad, sin cantidad, sin más pérdida que vuestra ganancia ni otro estilo que la borrachera. Venga Valientes!!!! que el 2019 no durará más que lo que pasó, ni tendrá más duración que el “ahora” adelgazado por el deseo de consumir.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 5 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Amilcar Hamilton

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.