Literatura

4. Amiga…

4. AMIGA…

Querida amiga, es hora de abrir los ojos, de reír por quien lloraste, de mantener de nuevo con él una de las conversaciones más duras, por el simple hecho de volver a mirarle a los ojos. Dos túneles infinitos hasta sus pensamientos, los cuales no conoces pero puedes imaginar y los cuales en cuestión de segundos pueden hacerte llorar.

Vuelve a ser la de siempre amiga, te lo pido de corazón, te lo pido con lágrimas en los ojos y si es preciso te lo pido de rodillas. Odio saber lo que piensas, lo que se pasa por tu cabeza, porque desgraciadamente sé que aunque sea demasiado tarde tú sigues buscándolo, sigues cediendo a sus peticiones, sigues quedando con él, a escondidas, para que yo no me enfade contigo porque en el fondo y no tan en el fondo sabes que estás haciendo mal.

La niña de mis ojos desde que te conozco, mi otra mitad, mi amiga, tú. Sé que sigues teniendo la esperanza de que por las noches solo piense en ti aunque sea solo un segundo antes de ir a dormir, sabes que es algo tonto, después de todo sigues esperando que su corazón vuelva a latir solo por ti. Amiga, sabes que encontrarás a otros pero tú no quieres a nadie más por el simple motivo de que nadie es él. Sigues fingiendo que el dejar de escribiros equivale a haberlo olvidado. Muchas veces hablamos de lo que te gusta el alcohol, de que es tu droga preferida, de que nunca fumarías, de que nunca te matarías conscientemente por dentro, pero déjame decirte que eres adicta a lo que te destruye.

Compañera de vida, amiga, recuerda las cuatro cosas que odias de él, te las sabes de memoria de las veces que has negado recordarlas, de las veces que has tropezado con ellas. Empecemos pues. La primera esa chulería, ¿Recuerdas? “No puedo estar celoso, sé que mejor que yo no hay nadie” Esa frase que dijo y retumba en tu cabeza. La segunda, sus juegos, pero ahora quiero que las reglas las escribas tú y estoy segura de que acabarás ganando.

Compañera de aventuras, amiga, siento decirte que tengo que continuar. La tercera, son sus inseguridades, te has atragantado de tanto orgullo y él no ha sido capaz de dar un paso en falso por ti. Y la cuarta y última, es la que más odias, simplemente es que consigue hacer que le quieras a pesar de todas las heridas que ha dejado marcadas en tu cuerpo.

Dulce amiga, repite conmigo: Su chulería, sus juegos, sus inseguridades y la que más odias, que a pesar de todo aun le quieras. ¿Aún le quieres? No te atrevas a negármelo.

Amiga, sigues completamente enamorada de la persona que te rompió el corazón.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

4.50 - 2 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Carmen26

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría comenzar a escribir y además poder ganar dinero mientras tanto?
Escribe en NoCreasNada y te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información