Sociedad

5 Consejos Para Facilitar La Preparación De Oposiciones Docentes En España

¿Existe una fórmula mágica para aprobar unas oposiciones? ¿Hay algún truco que lo haga todo más fácil sin demasiado esfuerzo? ¿Conocemos alguna manera de evitar el factor suerte durante el proceso? La respuesta a todas estas preguntas es NO. Pero no por ello vamos a deprimirnos y tirar la toalla, ¿verdad? Cuando ya estás dentro del mundillo, es difícil salir hasta que, de alguna manera, logramos nuestro objetivo: la ansiada plaza. En este artículo enunciaremos una serie de consejos enfocados a la preparación de las Oposiciones Docentes o, lo que es lo mismo, oposiciones a maestro, independientemente de la comunidad autónoma española en la que residamos. A continuación, procederemos a enunciar dichos consejos:

1.-Consigue al menos 2-3 temarios diferentes y, posteriormente, elabora el tuyo propio con dichos recursos y tus conocimientos previos. Este último factor es de vital importancia, pues los temarios habituales están más que vistos por los tribunales, pero no lo que pasa por tu mente. Si consigues que tu temario sea único y original, es muy probable que tus examinadores no hayan oído o leído nada exactamente igual. Juega con el orden de las secciones, añade recursos que poca gente conozca (sitios web, libros, dinámicas de aula…). La clave está en tratar de sorprender.

2.-Crea «macro-unidades» juntando temas con un contenido en común. Cuando el temario es excesivamente amplio y ves que no vas a llegar a aprenderte el 100% de los temas, este es tu consejo ideal. Puede que tengas 25, 50, 100 temas, pero una cosa es segura, y es que muchos de ellos tendrán cosas en común. Si por ejemplo estás preparando oposiciones por Inglés, y hay cinco temas sobre géneros literarios, canciones, metodologías motivadoras… puedes sintetizar toda la información relevante de dichas unidades en un solo texto bastante completo y enriquecido con tus recursos personales (como se ha mencionado en el consejo nº1) en el que estés abarcando varios temas de golpe, y que te servirá en cualquiera de ellos en caso de que salgan seleccionados el día del examen, con ligeras variaciones entre sí. Aquí entra también el ser original y creativo en la elaboración de dichos temas colectivos.

3.-Busca un ambiente adecuado para el estudio. O en ocasiones incluso una compañía adecuada, pues demostrado queda que dos cabezas piensan mejor que una.El espacio y la ambientación ideales para preparar un examen de este calibre son fundamentales, pues siempre vamos a estar agobiados por el tiempo y no queremos desperdiciarlo con distracciones innecesarias. Libérate de todo aquello que pueda alejarte de tu estado de concentración, ve a algún lugar donde no tengas otra cosa que hacer salvo mirar tus apuntes o hacer tus resúmenes. A la hora de planificar el temario o de elaborar unidades, no siempre es aconsejable hacerlo solo, contar con la ayuda de otra persona con los mismos intereses para llegar a un criterio común es un apoyo que beneficia a ambas partes de sobremanera, permitiendo un resultado amplio en un tiempo menor y con mayor eficiencia.

4.-Ten a punto tu programación con recursos poco utilizados  habitualmente. Emplea toda tu sabiduría sobre las TIC, gamifica, «flippea» la clase, trabaja por proyectos, hay montones de formas de sorprender con una metodología diferente a la que la inmensa mayoría de candidatos vayan a presentar. Llevará más tiempo y trabajo, sí, pero probablemente causará un impacto mayor que presentar X unidades repetitivas emulando el libro de texto de los alumnos, que probablemente tu tribunal habrá escuchado ya cerca de 20 veces antes de aparecer tú. Debemos reactivar el interés de nuestros examinadores con productos frescos y cautivadores.

5.-Por supuesto, no dejes de perseverar. Pocos son los afortunados que consiguen una plaza a la primera (y los que la consiguen, en general), pero eso no debe desmotivarnos. Sabemos que es un proceso injusto y desigual, con una evaluación en la mayoría de casos subjetiva, y el hecho de que nos hayan plantado una nota ridículamente baja en alguna de las partes, puede simplemente significar que ya no podían aprobar a nadie más por haber completado el cupo de horas para la fase final de oposición. Para colmo, cualquier tipo de reclamación o revisión nos va a ser totalmente inútil ya que, durante el período de revisión, los candidatos y las fechas para la segunda fase ya están repartidos y no van a hacer cambios. Sabiendo estas cosas de antemano, una derrota solo debe suponer una experiencia, y volvernos más fuertes para un siguiente intento en el que puede que tengamos algo más de suerte.

Esto es todo por ahora, pero es probable que vuelva a subir listas y ayudas relacionadas con este tema, con el fin de ayudar a aquellos que no sepan bien cómo enfocar la preparación de estas oposiciones a no agobiarse y llevarlo de la mejor manera posible. Nos vemos en futuros artículos.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 7 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Synjer

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información