Literatura

A mi miedo…y al tuyo también.

A mi miedo…y al tuyo también. - Literatura

Supe que estabas, y que estarías.
Que iba a convivir con vos toda mi vida.
Y que tu ausencia, de alguna forma, sería la peor derrota.
Porque sos un mal necesario, de esos que agotan la existencia pero que también le dan sentido.

Me pregunté algunas veces, si te tendrías miedo a vos mismo.
«El miedo temblando de miedo, porque no sabe que hacer con su destino.»

Hoy presiento tu vuelta, hay un aroma a incógnita en las decisiones de mi presente. Y sé que andas por ahí plantando dudas en un inconsciente que ya no tiene tierra para vos. El mio.

Hablo con vos de manera directa, aunque sé que no es tu estilo. Lo tuyo es eso de andar sudando las manos de la gente, empalidecerlos, atravesar sus latidos.

Hoy puedo decirte que quizás te haga falta un poco de lo que tiene tu enemigo.
¡Valentía!…Valentía y su arrogante forma de presentarse ante las vidas que lo merezcan. ¿Será tu enemigo?
¿O serás el bufón de él?
Que con devota obediencia preparas el terreno y las víctimas hasta que él aparezca.
No sé quien sos, y ya no sé si me interesa. Creo que no.
Sé que te dicen miedo pero ya no te temo.
Y si vas a aparecer, hacelo como tu dueño. Porque de otra manera no te voy a ver.
Si vas a estar sentado detrás mio, provocando sensaciones de nerviosismo, voy a decirte que ya las he sentido y que no son para tanto.
Y que en el caso de necesitar una dosis extrema de miedo y revolución. No te voy a llamar a vos. Quizás busque a las ideas mas desquiciadas, y las mande a diseñar por la inteligencia o por la improvisación. Si queres estar, vas a estar en el rincón. Preocupandole a la gente que te necesite.
No es que no te quiera, es que ya viví mucho tiempo abrazada a vos.
En realidad no podría olvidarme de tus sensaciones, cada tanto voy a ir a acariciarte, y charlaremos sobre lo que era y lo que soy.

Mientras tanto, sé que tenes ganas de hacerte sentir, si tanto te importa vení.
Tengo mucho material para darte. Y varias historias nuevas. Ya estan empezadas. Llegaste tarde. Pero siempre te guardo un lugar.
Para que esperes a valentía, aunque creo, que ésta vez, llegó antes que vos.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

4.50 - 2 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Noel Fosster

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.