Literatura

¿A mí, por qué? Parte 1

¿A mí, por qué? Parte 1 - Literatura

¿A mí, por qué?

Ya que has llegado hasta aquí, deja contarte como y cuando fue que mi vida cambio, no creo que hagan falta fechas, ni historias pasadas pues esto que voy a contarte sucede justo en este día mes y año en curso; Hace tres días regresaba a mi casa, luego de visitar a mi mejor amigo quien está bajo licencia médica por una sobredosis con hongos, es un espíritu libre; Pasamos horas jugando en línea, viendo stream y descargando películas sobre “reproducción humana” ustedes me entenderán, no quiero que alguien me reconozca y luego empiece el Bullying, pedimos algo de comer y se nos pasó el tiempo volando.

 

Salí de su casa pasadas las 10 de la noche, caminando desde su casa hasta la mía son solo 15 minutos así que acostumbro ponerme los audífonos y reproducir la playlist en mi tienda digital favorita, luego de caminar unas cuantas cuadras recuerdo una notificación en mi celular de una aplicación móvil, la cual yo no recordaba haber instalado, mire el celular y al revisar el mensaje decía: “coordenadas encontradas” y el mapa en la aplicación sombreaba de morado la zona en la cual me encontraba, pensándolo bien la aplicación era muy básica, fondo negro, letra de color blanco y ciertas palabras de color rojo, nada más.

 

La pantalla del celular comenzó a apagarse de manera súbita, a veces las lámparas de esa calle también lo hacían no hay nada extraño pensé, los celulares fallan, tampoco estaba solo y las personas que cruzaban el lugar no parecían extrañas ni sospechosas, así que ahí estaba junto a un local vacío con su letrero de se renta y en la calle de enfrente un parque en el cual habían unas pocas personas, unas paseando mascotas, otras comprando drogas, y una pareja besándose, mientras observaba todo esto recibí una llamada de un número desconocido, no pensaba contestar, no lo hago con números extraños cuando de momento la llamada se auto contesto en este punto pensé ¿Qué mierda? Se escucha una música leve en un idioma raro, muy suave para nada perturbadora se cortó la canción y una voz distorsionada decía: te hemos encontrado, ahora encuéntranos tú.

Quien llamo, colgó, yo estaba tratando de entender todo creo que de repente me quede inmóvil en el mismo sitio, el tiempo comenzó a pasar más lento y mi corazón a latir más rápido, miro a todas partes y no veo a nadie mirándome ni veo nada extraño, no me siento observado aunque si en peligro, decido llamar a mi amigo y las llamadas de mi celular no salen no sé si pedirle el teléfono prestado a alguien, mientras me decido llega otra notificación de la misma aplicación repitiendo el mensaje y esta vez decía de más, búscame; En este punto el reloj marca un poco más de las once de la noche, el lugar comienza a estar solo así que me pregunto, si lo hago ¿estaré en peligro?, de no hacerlo ¿me seguirán acosando?. Decido buscar lo que sea que haya que buscar, entro en la aplicación y veo que tiene unas pestañas con unos símbolos, símbolos que tiempo después descubrí que son cabalísticos aunque en ese momento no lo sabía. El primer símbolo muestra una foto de un bote de basura con la palabra al revés (ARUSAB), busco el bote, está al otro lado del parque, cuando llego a él miro en su interior no alcanzo a ver nada que valga la pena, la verdad lo pienso mucho antes de meter la mano en ese bote de basura aunque no hay tanta basura si es bastante desagradable, cerca en el suelo hay una bolsa parece estar limpia así que meto mi mano en ella y saco la basura, no veo nada que valga la pena hasta que encuentro un llavero con el símbolo OM y tiene una pequeña llave, en la parte de atrás del llavero está el icono de la aplicación, un símbolo zen.

Ingreso de nuevo a la aplicación y la primer pestaña ya no está, no tengo conexión a internet, no tengo datos móviles activados no sé cómo, no me lo explico al día de hoy, parece que ya no hay marcha atrás, así que, temblando de frio por la hora de la noche y de susto me siento en una banca del parque ingreso a la segunda pestaña y parece que tengo que esperar 3 días a que algo llegue a mi casa, un paquete o algo así, aquí es donde me pregunto qué está pasando y si mi familia y yo estamos a salvo.

Han pasado dos días, el paquete no llega, la aplicación en el móvil al abrirla solo se ve su logo rojo sobre fondo negro y no pasa nada más, intento desinstalarla y no desaparece la aplicación, en casa todos estamos bien y la verdad es que aún no les cuento a mis padres, tal vez piensen que me estoy volviendo loco por tantas horas que paso jugando en línea y mi amigo el fanático de los hongos esta de vieja no regresa hasta el Martes, así que en este punto estoy completamente solo, sintiéndome vulnerable y asustado ante lo que pueda pasarme.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

0.00 - 0 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Ares

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.