Sociedad

Aborto y Liberación Femenina: Lo que hay detrás de la pugna

Aborto y Liberación Femenina: Lo que hay detrás de la pugna - Sociedad

#MarxismoCultural #Feminismo #Aborto #Liberación

La lucha de las feministas por la legalización del aborto no es por el puro gusto de matar. Aunque sus opositores se sientan tentados más de una vez a ese tipo de caricaturización, pensar así sería caer en el reduccionismo. El aborto posee más bien un valor simbólico, el cual radica en que representa la última ruptura con la odiada Maternidad, considerada la principal fuente de opresión en el ideario feminista. Si pueden quitársela de encima en el momento en que se les antoje, sin importar siquiera la etapa de desarrollo del individuo por nacer; entonces todas las cadenas han caído ya, la Liberación Femenina ha llegado a su consumación final. No hay, pues, símbolo más valorado de “liberación” para la mente feminista, que el aborto libre e irrestricto.

Las feministas alegan que con esta pugna atienden a una necesidad de “salud pública”. Otras veces sacan a relucir casos particulares en que el aborto es presentado como alternativa ante diversos tipos de amenaza, ya sea a la integridad física, psíquica o socioeconómica de determinadas mujeres. Pero finalmente estas pretendidas preocupaciones terminan siendo instrumentales a su agenda ideológica.

“Liberación”, eso es lo que “aborto” significa en última instancia. Poco tiene que ver con adolescentes abusadas y gestantes con condiciones de alto riesgo. El verdadero blanco detrás de tanta palabrería es “la Maternidad como medio de opresión de la mujer por parte el Patriarcado”. Ahí es donde radica toda esa lucha descarnada por el derecho a deshacerse del producto ultrajante y opresor de la sexualidad natural. Es la Maternidad —para el cerebro feminista— la que pone en desventaja a la mujer; profesional, económica, social y políticamente. Es la que le acuña, prescindiendo de su voluntad; un rol y unas funciones que la alejan de sus aspiraciones de “equidad” en todos esos campos. El aborto se convierte así en el máximo signo de victoria sobre la función opresiva de la Maternidad.

Poder abortar es ser plenamente libres. ¿Por qué no son sinceras y ya? La hipocresía feminista habla de “embarazos no deseados”, pero lo cierto es que el no deseado en su ideario, es el Embarazo per se. Y aunque sus conquistas sean ya muchas y grandes (sufragio, inclusión laboral, igualdad ante la ley, participación política, equidad salarial…), nunca sentirán completa su victoria mientras perciban que la maternidad les es obligatoria en cualquier forma o grado. Permíteles poder desembarazarse de ella cuando les venga en gana y, sólo entonces; cantarán, bañadas en lágrimas, su victoria final.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 5 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

edwin_roggero

1 comentario

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información