Sociedad

Abuso infantil



Abuso infantil - Sociedad

¿Eres padre de familia? ¿Tienes hijos o hijas menores de quince años? ¿Te ha pasado que has tenido que dejarlos encargados por ahí porque tienes alguna ocupación que te impide llevarlos contigo? Este artículo es para ti. Te invito a leerlo para que conozcas la realidad del abuso sexual infantil en México.

Desde hace algunos años he tenido la oportunidad de documentarme, sin buscarlo, en un tema que al principio me dio escalofrío por la gravedad de su contenido; sin embargo, con el pasar de los años entendí que, por alguna razón, es importante colocar el tema en mi redacción para delatar ante los padres de familia el duro acontecer que ocurre en México acerca del abuso sexual infantil.

Para algunos padres de familia, especialmente en los hogares donde ambas figuras trabajan o en los que solo se cuenta con una parte del cimiento familiar, es muy común decir que deben buscar «niñeras» u «hogares» donde puedan cuidar de sus hijos durante la jornada laboral; en algunos otros casos, esta necesidad es llevada incluso a las mismas familias de los padres de familia sin saber que los niños corren peligro incluso con su misma familia.

Los datos son alarmantes: en México la cifra es escandalosa con más de 4 millones de niños y niñas abusadas sexualmente de acuerdo a información emitida por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

La siguiente pregunta que un padre de familia podría tener es: ¿pero quién hace tal daño? En algunos otros casos los padres de familia podrían exclamar: «no debemos estar preocupados, nuestros hijos están en casa de la abuela, o del tío, o del primo». Por supuesto no faltará la duda: ¿Es que acaso en la guardería están dañando a mi hijo?

La respuesta a veces es más simple que buscar miles de bifurcaciones al tema. El abuso a un niño puede ser cometido por cualquiera, y para la desgracia de la familia, ocurre con mayor probabilidad desde el entorno familiar; ¿qué quiere decir esto? Sí, aunque perturbador, la realidad del México de hoy es que el niño está siendo abusado por un padrastro, madrastra, hijastro, hermano, primo, tío, abuelo, algún amigo, o lo que es peor, por los propios padres de familia.

Cuatro millones de niños y niñas no es una minoría, sin embargo, encontramos un problema más si esto fuera poco, las cifras revelan que de cada diez abusos solo uno es denunciado; y esto abre la puerta para debatir varios puntos al respecto. El primero, sería: ¿Estamos prestando atención a la conducta real de nuestros hijos? ¿Somos conscientes de quiénes están cuidando de ellos? Un segundo punto a debatir es: Si como padre de familia estoy consciente de que un miembro dañó a mi hijo, ¿por qué no denunciar? ¿tengo miedo a qué? Un tercer punto, y no menos importante, es: si soy padre o tutor, ¿me niego a creer y hacerme responsable de la salud física y sexual de un niño? ¿hasta cuándo esperaré para detener un abuso?

Por favor, seamos conscientes de que los niños confían en los adultos, sobre todo en los padres de familia. Si conoces o sospechas que tu hijo está siendo abusado sexualmente, busca ayuda.

 

 

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 1 voto
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Julissa Black

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información