Cine y Televisión

Akira Toriyama ¡Muere Goku, muere!



Akira Toriyama ¡Muere Goku, muere! - Cine y Televisión

 

A día de hoy, ya es por todos conocido el éxito de la renovada franquicia Dragon Ball Super, la secuela de la aclamada Dragon Ball, producida por Akira Toriyama y Toei Animation.

A pesar de contar con una calidad muy discutible en sus inicios, allá por el 2015, y con una crítica bastante dividida en cuanto a sus nuevos arcos argumentales, ha conseguido, despues de 18 años en standby, resurgir y calar de nuevo en el público; Siendo su última película Dragon Ball Super Broly un éxito en taquilla, incluso superando los 100 millones de dólares de recaudación.

Advertencia: Si a estas alturas de la narración has empezado a vislumbrar que voy a hacer una crítica brutal y destructiva contra cualquier producción que lleve la coletilla «super» siento decirte que estas completamente equivocado/a. No voy a criticar, analizar, spoilear y o valorar nada que tenga que ver con esta secuela.

Me reservo completamente mi opinión sobre el «sinsentido» de los niveles de poder, la horterada del «Golden Freezer«, el arcoíris cromático del pelo en las nuevas transformaciones o como han caricaturizado a Bills «el dios de la destrucción» hasta convertirlo en un gato “arrugao”, cursi y consentido por su mayordomo con pluma Wiss.

No, hoy no se va a tocar ninguno de estos temas. Porque hoy vamos a profundizar en la figura de su creador Akira Toriyama y los motivos le han llevado a resucitar esta serie tras haberla dado por concluida hace casi 2 décadas. Para ello contamos con una…

 

¡Entrevista a Akira Toriyama!

Marcos Villalón, 05 Abril, 2019, Artículos, Destacados, Entrevistas

 

 
Entrevistador: Buenos días Sr Toriyama, enhorabuena por el buen acogimiento que está teniendo Dragon Ball Super.
Akira Toriyama: Muchas gracias, estamos muy contentos con el resultado, es bonito ver como después de tanto tiempo la gente sigue disfrutando de Dragon Ball.
Entrevistador: ¿Qué motivos le han llevado a resucitar a Son Goku después de tanto tiempo?
Akira Toriyama: ¿Como? ¿Qué clase de pregunta es esta?
Entrevistador: Sr Toriyama ¿Hay algún problema con esta pregunta?
Akira Toriyama: ¿En serio me estas preguntando eso?
Entrevistador: Emmm… Si… Ehhh… La franquicia llevaba muchos años parada y yo solo preguntaba…
Akira Toriyama: A ver… ¿Porque iba a seguir yo, a mi edad, pintando monigotes si no es por pasta?
Entrevistador: Bueno ya… Pero también habrá otros motivos, digo yo. ¿No sentía algo de nostalgia, quizás?
Akira Toriyama: ¿Nostalgia yo? Que tengo el culo pelado de dibujar «Songokus». Lo único que me da nostalgia es mi yate. ¿Sabes? Que lo tengo amarrado oxidándose mientras respondo a tus estupideces…
Entrevistador: A ver… no se ponga así y no me falte el respeto. Era solo una pregunta inocente.
Akira Toriyama: Es que la preguntita me ha tocado las narices… ¿Porque ha vuelto a dibujar Songokus?…mimimi… ¿Te crees que llenar el yate de top models y bogavantes sale gratis? ¿Tú sabes cuánto vale una botella de Dom Pérignon Rosé? ¿A ver si te crees que las chicas de Victoria´s Secret beben a morro de tetrabrik?
Entrevistador: Disculpe, no quería enfadarlo… Yo solo…
Akira Toriyama: ¿Tú quieres que te responda a tu puta pregunta? He vuelto a dibujar porque estoy rodeado de inútiles que casi me arruinan… ¡Si no mira GT y la mierda que hicieron con eso… Hasta tuve que vender una residencia que tenía en primera línea de playa. O si no Dragon Ball Evolution… ¿Un Goku que va al instituto? ¿Pero estamos gilipollas o que? Así que aquí estoy a mis 63 años, aguantando a idiotas como tu…
Entrevistador: Solo le pido se tranquilice y que no me falte el respeto.
Akira Toriyama: ¿Sabes lo que te digo? Que vas a entrevistar a tu puta madre, yo paso de aguantarte. ¡Esta entrevista termina aquí! ¿O te crees que cobro por estar aquí sentado? ¿Por dónde se sale? ¿Porque ha vuelto a dibujar «Songokus»?…Es que la nostalgia mimimi… Sera «tontolapolla»…
05 de Abril, 2019
Deja Un Comentario
 

Desde mi punto de vista sería muy épico dejar el articulo aquí, con un «troleo maximus»… Pero para ser justos no he profundizado nada, en la figura de Akira Toriyama tal como he indicado unos renglones más arriba. Y ya que me sincero; Creo que lo interesante no está en porque ha retomado su trabajo después de tanto tiempo, si no más bien, en porque lo dejo cuando Dragon Ball aun saboreaba las mieles del éxito.

Para esto, como no, habrá que tirar de Delorian y retroceder a… ! Exacto los 80 ¡(no sé qué me pasa con esta época)

 

Sun Wukong, el Rey Mono.

A mediados de los 80, un joven y reputado mangaka (recordemos que ya había hecho la exitosa Dr. Slump) se inspiró «ligeramente» en una de las principales obras clásicas de la literatura China titulada Viaje al Oeste, para crear Dragon Ball.

Esta obra del siglo XVI tiene como protagonista a Sun Wukong, el Rey Mono que casualmente tiene cola, viaja sobre una nube, posee un bastón que puede extenderse y practica artes marciales.

¿Un asiático copiando? ¿Como puede ser? Bueno, son sus costumbres y hay que respetarlas.

 

La serie tuvo buena acogida, todo marchaba sobre ruedas, los lectores tenían una ligera sensación de «déjà vu» pero Toriyama iba incorporando elementos «completamente originales» para despistar al lector.
Como, por ejemplo, crear la saga del Torneo de Artes Marciales donde Jackie Chun utiliza su técnica de imitación del borracho…

Akira Toriyama era fan declarado de Jakie Chan.

No consigo dejar de imaginar a Jackie Chan viendo el capítulo:
– ¿Como ha dicho que se llama Chun o Chan? ¿Chun? ¿Ha dicho Chun No?

 

Curiosamente esta técnica de modificar ligeramente los nombres funcionaba y el manga iba creciendo en popularidad; Tanto que decidieron sacarla en anime… y fue justo aquí donde la productora decidió cambiar de editor.

Si… Cambiaron al señor Torishima, el editor que supervisaba a Toriyama de toda la vida, por el señor Yu Kondo.

Yu Kondo era un visionario, y fue un soplo de aire fresco para la serie, ya que aporto un montón de ideas innovadoras para que esta vendiera muy muy bien.
-Tu pon más sangre… Y pon muchos combates, que se den hostia fina, con muchas explosiones y destrucción… Emmm… También cárgate a muchos personajes… Muchos… Que los niños no puedan olvidarlo jamás… Sobre todo, a Krilin, cargarte al puto Krilin, revienta al calvo ese el primero de todos…
En este punto, no sé qué tipo de coacción utilizo La yakuza para que Toriyama firmara la secuela de Dragon Ball, pero lo hizo, y fue revelador la Z que coloco al final… La última letra del abecedario, como diciendo… esto es lo último que va a suceder en Dragon Ball. (Pobre iluso)

Estoy teniendo problemas con los derechos de autor.

Toriyama para continuar su obra necesitaba algo de inspiración. Y fue en la estantería de una tienda donde vio un resplandeciente cómic de Superman. En ese momento acudieron las musas e hizo un complicado símil. -Goku es fuerte… Mmm… Superman también es fuerte… y ¡Eureka! se le encendió la bombilla… Vamos que no le puso los calzoncillos por fuera a Son Goku porque no le dejaron.

Y con esta nueva trama ya tenía para seguir exprimiendo la gallina una larga temporada más. Ahora el problema era que a la par se estaba llevando la emisión del anime y este ya estaba alcanzando al manga. A este ritmo pronto se iban a quedar sin manga que adaptar.

Esto desembocó en 15 capítulos de Frezzer (villano inspirado en Yu Kondo) aumentando de poder con estúpidas transformaciones y una extraña filia por parte de Toriyama que consistía en querer matar al protagonista a toda costa. Así es… Mientras Toriyama estaba encadenado a la pata de la mesa dibujando 20 horas al día con un cuadro de ansiedad; Su máximo deseo era matar a Son Goku. Convertirlo en el guerrero legendario, el super saiyajin, para después enterrarlo y olvidarse de el para siempre, pero con tanto dinero de por medio, nadie le dejo.

¿Un asiático explotado? ¿Como puede ser? Bueno, son sus costumbres y hay que respetarlas.

De nuevo La yakuza llamo a su puerta y Toriyama necesito de más inspiración. Pero no fue hasta que regreso del videoclub con la película Terminator en la mano, que las musas le volvieron a visitar. ¡Eureka! se le volvió a encender la bombilla… Ahora se disponía a fusionar Dragon Ball Z con Terminator. La historia cada vez se complicaba más, todo se volvía más y más incoherente…

Esto ya es indefendible…

Yo en este punto ya me imagino al maestro Toriyama sedado de trankimazines con un gorrito de papel de aluminio.

Quizá, lo más revelador, sobre el nivel de estrés al que estaba sometido, fue como en esa saga (la de los androides) tuvo que cambiar de villanos en numerosas ocasiones, improvisando sobre la marcha, hasta contar con el beneplácito de su editor.

Villano número 1 (androides 19 y 20)
Yu Kontao: ¿Pero esto que mierda es? Si son un viejo y un gordo… ya estás haciendo algo para cambiar esta mierda de personajes.
Villano número 2 (androides 17 y 18)
Yu Kontao: ¡Si son 2 niñatos! ¡Ahora va y dibuja a dos modernos! Qué calvario ¡¿Para eso te pago? ¿Para que dibujes a hippies?
Villano número 3 (Cell, 1a forma)
Yu Kontao: ¿En serio? ¿Ahora vas y pones a una lagartija?… ¿O un saltamontes?… ¿Eso que mierda es? Si esta como escuchimizado… Ya lo estas cambiando… Si otra vez, me da igual… Lo cambias y punto.
Villano número 4 (Cell, 2a forma)
Yu Kontao: ¡Pero si es la misma mierda, pero con más cara de tonto. ¡Que lo cambies te he dicho! Si, otra vez, las veces que hagan falta…
Villano número 5 (Cell, 3a forma)
Yu Kontao: Joder, joder, joder… Mira tío… Déjalo… No lo intentes más, de verdad… Deja la puta lagartija. Has ganado, yo ya no puedo más… Solo te pido que acabes pronto con la saga.
 

¿Lleva un consolador en la frente?

Y Toriyama termino con la saga, volvió a matar a Son Goku, se metió de polizón en un carguero y huyo de JapónLa yakuza lo descubrió en Argentina vendiendo choripanes… (vale, esto último de huir de Japón es mentira, pero hubiera sido precioso)

No, el tío firmo otra vez… Si, otra vez, al grito de – ¡La última o me quito la vida! mientras se apretaba un lápiz en la garganta.

Esta vez con menos presión y sin su querido editor Yu Kondo, Toriyama hizo la cuestionable saga de Majin Boo. Al terminar esta, corrió a firmar un papel en el cual se podía leer:

Yo Akira Toriyama cedo todos los derechos de autor a la Toey Animation por siempre jamás.

De la Toey Animation nació el despropósito conocido como Dragon Ball GT y supongo que Toriyama se enteraría años después cuando se le pasaron las ganas de llorar, levanto las persianas de su hogar y comenzó a salir a la calle.

 

Después de conocer en profundidad la relación del Señor Toriyama y su creación Dragon Ball, se sobreentiende el por qué se desentendió de su obra durante 18 años y es razonable que no quisiera sentarse a dibujar un Son Goku nunca jamás.

¿Entonces que le ha llevado a recuperar su legado?

Si, ya sé que antes he hablado del dinero… Pero sinceramente, creo que ni por todo el oro del mundo Toriyama volvería a pasar otra vez por aquel viacrucis.

¿A no ser que el realmente él no lo ese dibujando?

Así es, en esta ecuación entra un nuevo componente (redoble de tambor) su discípulo Toyotaro. Otro joven y motivado mangaka que quiere continuar con el legado del maestro.

¿Y entonces que hace Akira Toriyama «sensei» si no dibuja? Os estaréis preguntando…

Pues… ¡Él es el editor! Si… Se ha convertido en un veterano editor, que supervisa el trabajo de su alumno Toyotaro y pone la mano al final del mes al igual que su querido amigo Yu Kondo.

No seré yo quien juzgue al ilustre maestro Toriyama, pero de este inesperado final se pueden sacar muchas moralinas y lecciones; Algunas hasta filosóficas, pero señores… Pensándolo bien, creo que lo mejor será que cada uno saque sus propias conclusiones.

 

Si os ha gustado darle like y suscribiros, seguirme en las redes sociales, apoyarme en patreon y bla, bla, bla…

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 6 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Marcos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.