Sociedad

Algo extraño le ocurrió…

Algo extraño le ocurrió… - Sociedad

Algo extraño le ocurrió…

No hay nada mas triste que saber que un hijo golpea a su madre o a su padre. Esta es la realidad que se vive a diario, muchos solo ignoran este hecho y lo dejan pasar como si nada, pero debemos de estar cociente de esto. Cuando un niño solo ve violencia entre sus padres, este de grande esta propenso a ser violentos y agresivos, porque es lo que a visto en el hogar y muchos no saben como reaccionar ante otras personas ya que es lo único que conocen. Mi madre dice ”jamas le levanten la mano, ni golpeen a sus madres, porque el diablo sabe lo que hacen y se los llevara” no lo creí hasta que estuve cociente de esta historia.

Esta es la historia de alguien a quien conocí, ya hace muchos años, mas de diez años, tal vez menos…

Decía que amaba a su madre, que la quería mucho, pero cada vez que bebía alcohol los fines de semana la golpeaba, su madre lo quería y jamas lo juzgo por los golpes que recibía de el, era una señora entre los 50 – 55 años de aspecto desgastado de piel negra, cabello largo y liso, muy amable y dulce, su esposo también la golpeaba, cada vez que bebía su esposo y su hijo la golpeaban ¿como podía soportar tanto?

Una de esas veces en que el bebía con la familia, se presento una trifurca, sus hermanos no dejaron que golpeara a su madre, y estos tuvieron que usar la fuerza para someterlo y que no la tocara, fue un gran pleito, en realidad la familia no se podía compartir en tranquilidad, si no era su esposo era su hijo,siempre ocurría algo, ella solo deseaba tener un buen rato con el cual pasar con sus hijos y nietos, en el fondo sabia que eso era mucho pedir. Él era muy apegado a sus sobrinos siempre jugaba y los aconsejaba, eran los hijos que no tenia.

En cambio a el, ya el alcohol lo destruía, el lo sabia pero no hacia nada para evitarlo, lo seguía asiendo, sus riñones ya no daban para mas, beber cada fin de semana provocaba un deterioro progresivo de su cuerpo, el alcohol lo consumía desde adentro, desde sus entrañas. En alguna ocasión antes de enfermarse de los riñones golpeo a su padre porque este agredió a su madre, ”casi lo medio mata” fue lo que dijo la vecina, él jamas golpeo a su madre cuando estaba sin probar alcohol, era un hijo muy atento con ella, pero cada fin de semana volvía a sus hábitos.

La enfermedad avanzaba, mientras mas alcohol tomaba. Un día de esos, que regresaba a casa ya a altas horas de la noche, vio a una mujer de blanco en un árbol cerca de su casa, lo estaba llamando, el se quedo parado mirándola un buen rato, decía que no sintió miedo pero no se acerco a esa cosa, porque no le daba un buen presentimiento.  Tiempo después le habían prohibido beber mas sus riñones ya no podían seguir realizando sus funciones, su cuerpo empezó a demacrarse y su salud se deterioraba.

Como el de vez en cuando dormía a fuera, como vivía a un poblado pequeño nada pasaba de peligroso, era seguro quedarse a dormir a fuera, mientras se acomodaba para dormir vio a lo lejos un gato negro, grande, muy grande pensó que era otra cosa, la ignoro por un rato, hasta que vio de nuevo allá a la distancia el mismo gato lo miro con curiosidad y se dio cuenta de que este tenia los ojos rojos, como sangre y lo miraba. Se quedaron mirando durante un rato y después este enorme gato se dio media vuelta y desapareció entre la oscuridad.

Siempre decía que escuchaba cosas, que veía sombras, todo a su alrededor se volvía extraño, y su salud estaba mas deteriorada, se le estaba dificultando hacer hasta lo mas básico, cuando ya estaba oscureciendo se encontraba en casa de su vecina a a lo lejos vio un caballo blanco con un hombre, lo señalaba pero su vecina no veía nada, esas cosas solo las veía y escuchaba él.

Como sus riñones, y el hígado estaban muy deteriorados cayo en cama, su madre lo cuidaba y velaba por el diariamente. Este quería salir pero como su madre lo cuidaba, ya era una mujer mayor por lo cual no poda hacer mucho por el, lo bañaba y daba de comer, había momentos que recordaba a sus sobrinos, pero no los volvió a ver ya que estos se habían ido a la ciudad.

El tiempo paso ya estaba en sus días finales,  en realidad no se sabe si seguía escuchando esas voces o veía las sombras el nunca lo dijo. Cuando estaba en sus últimos minutos este le suplico, implorando el perdón de su madre por todo lo malo que le causo y que le hizo. Dio su ultimo respiro sabiendo que su madre le perdonaba todo lo malo. Pero volvió a sus sentidos diciendo: ”Denme agua, que allá abajo es muy caliente”.

El no estaba en el cielo, el estaba en otro lugar. Por eso nunca levantes la mano o golpees a tu madre. Esta historia es verdad. Fue un mal hijo, pero un buen tío.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

4.50 - 2 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Yoselin

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información