Sociedad

Almas viejas: ¿Eres una de ellas?



Almas viejas: ¿Eres una de ellas? - Sociedad

El concepto de alma vieja viene del Taoísmo. Según la religión Taoísta, el alma vieja representa la etapa final de la reencarnación. El alma abandona el Tao para vivir nuevas experiencias y así poder regresar al Tao tras haber alcanzado los niveles de  sabiduría y percepción deseados. Por lo tanto, las almas viejas ya se han reencarnado varias veces y han adquirido una intuición y espiritualidad que la mayoría de la gente no tiene. Pero, ¿cómo podemos reconocer a una alma vieja?

Según el Taoísmo, las almas viejas sienten predilección por profesiones relacionadas con el arte, la filosofía y la ciencia. Siempre buscan el conocimiento y la verdad. Además, una alma vieja suele caracterizarse por su madurez. A las almas viejas les gusta estar con gente mayor, de la que pueden aprender. Los niños de alma vieja suelen aburrirse con niños de su edad y prefieren pasar su tiempo con los adultos, sobre todo con sus profesores.  No suelen estar interesados en juguetes o libros de niños y su forma de hablar no es acorde a su edad.  Estos niños son precoces y, a menudo,  rebeldes. Son muy inteligentes y no aceptan las normas a menos que tengan sentido para ellos. A veces pueden tener la autoestima baja y se exigen demasiado a si mismos.

Las almas viejas buscan la soledad, son personas tímidas y silenciosas, no les gusta salir en grupo y prefieren actividades solitarias como leer, meditar o simplemente reflexionar sobre temas trascendentales.  También tienen una rica vida interior y esto puede ser un problema, ya que sienten que no encajan en la sociedad y les resulta difícil integrarse en su familia o en la escuela. Sienten que son diferentes a los demás y no suelen compartir los mismos valores de su familia y amigos. Asimismo, están muy interesadas en los sentimientos y emociones y tienen una gran sensibilidad. Se preocupan mucho por los sentimientos de los demás y por las consecuencias de sus actos. Esto hace que sean seres muy intuitivos y reflexivos. Observan y piensan antes de actuar y se fijan en detalles que normalmente pasan desapercibidos.

Las almas viejas no son materialistas, no sienten ningún interés en impresionar a los demás y suelen valorar más las experiencias que los títulos académicos, la posición social o el dinero. No están interesados en modas o tecnología. Prefieren las cosas viejas o usadas: música vieja, pueblos antiguos, les gusta la historia y el arte. No se sienten a gusto en ciudades modernas y bulliciosas y están más interesados en actividades tranquilas. A las almas viejas no sólo les gusta lo viejo sino que también se sienten viejos. Se sienten como si ya hubieran vivido mucho aún siendo jóvenes y piensan que han aprendido de sus experiencias.  Son personas tranquilas y pueden sentir cansancio mental porque son conscientes de las injusticias de la sociedad en la que vivimos y sufren por ello.

Puede que conozcas a alguien que encaje en la descripción de alma vieja o incluso tú te sientas identificado con los rasgos de personalidad descritos en este artículo. Si sientes que eres una alma vieja igual nos puedes contar tus experiencias.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 9 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Descreída

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información