Literatura

Anaïs Nin y la literatura erótica



Anaïs Nin y la literatura erótica - Literatura

Anaïs Nin, un nombre que pocos y pocas conocen. Yo lo conocí hace unos pocos años y quedé enganchada con su historia. Me preguntaba ¿Cómo una mujer en los años 30’s fue capaz de romper con los parámetros éticos y morales de la época? ¿Cómo fue capaz de escribir con tanta sinceridad sobre su propia sexualidad? Me sorprendió muchísimo esto último. Leer sus escritos fue adentrarse en un mundo que no parecía nuevo para mí y que sin embargo no había visto. Sus inquietudes, preguntas y análisis los he tenido yo, pero nunca intenté ser sincera conmigo misma. Leerla fue para mí un despertar.

Sé que muchos y muchas la critican porque tuvo relaciones con muchos hombres y mujeres a la vez, también una relación incestuosa con su padre, pero lo que, al menos yo, admiro es esa sinceridad. ¿Cuántas veces hemos tenido pensamientos “prohibidos” para la sociedad y nos cohibimos solo por el hecho de no faltar a los otros, faltándonos a nosotros mismos?

Para quienes aún no lo saben, Anaïs Nin fue una escritora francesa, nacida en el año 1903. Hija de padres cubanos-españoles, comenzó a escribir sus diarios a los once años y prosiguió décadas después. Su estilo es vanguardista. Sus diarios son famosos debido al nivel de erotismo que contienen e historias que, para esa época, e inclusive hoy, escandaliza.

Una de sus vivencias más famosa fue la relación que tuvo con el escritor Henry Miller y su esposa June. Estaba casada con un banquero cuando conoció al escritor, viviendo un tórrido romance con él, sin embargo conoció a la esposa de éste y fue cautivada por su belleza, dejándose llevar por las emociones y sentimientos que ella le despertaba, mientras Anaïs estaba casada y viviendo con un banquero. Todas sus vivencias están plasmadas en sus diarios de la forma más sincera que pudo, con una sensualidad y erotismo indescriptible.

“Cualquier forma de amor que encuentres, vívelo. Libre o no libre, casado o soltero,
heterosexual u homosexual, son aspectos que varían de cada persona.”

 

También tuvo una relación incestuosa con su padre, según sus diarios, que fue negada por su hermano más tarde.
“Una vez nos sentamos bajo el sol llameante, solos en el jardín. Se sentó delante de mí. Observó que una de mis medias estaba arrugada. La estiré y me ajusté la liga. El espectáculo lo estremeció. Me mostró su pene, tenso. Me pidió que me levantara el vestido. Lo obedecí y empecé a ondularme, moviéndome como si esperara que me alanceara. Cuando ya no pudimos resistir más la excitación, fuimos a su habitación, me tiró sobre la cama y me tomó por detrás […] Empiezo a mirar con atrevimiento, cara a cara, mi amor incestuoso”.
Además tuvo relaciones con personalidades de la época, como los psicoanalistas René Allendy y  Otto Rank, entre otros.

También fue una mujer que decidió no ser madre, rompiendo paradigmas. Tuvo un aborto porque consideraba que no estaba hecha para la maternidad y que era suficiente con los hombres con los que se relacionaba. Se nota en ella, durante sus escritos, lo sobre-protectora que era con ellos.
“Me niego a seguir siendo madre. He sido la madre de mis hermanos, del débil y pobre Hugh, de mis amantes, de mi padre. Quiero vivir tan solo para el amor del hombre y como artista. Como amante, como creadora. Nada de maternidad, de inmolación, de generosidad. La maternidad sería otra vez la soledad: dar, proteger, servir, entregarse. No. No. No. ”
Esta mujer rompió con los estereotipos, escribió relatos eróticos cuando casi ninguna mujer se sentía capaz de hacerlo y menos firmándolos con su nombre. Exploro su sexualidad sin tapujos y sin prejuicios, fue fiel a sus sentimientos.

Juzgar si está bien o no lo que hizo y cómo vivió su vida, no nos corresponde, lo que podemos hacer es preguntarnos ¿Somos sinceros con nuestras emociones y sentimientos? ¿Hemos explorado realmente nuestra sexualidad hasta el límite? ¿Somos quienes realmente queremos ser, o somos lo que los demás esperan que seamos?

Todas estas preguntas me las hice leyendo sus libros, y me sentí identificada con gran parte de sus reflexiones. Las mujeres hemos estado vetadas y relevadas a un segundo lugar durante cientos de años, es difícil para nosotras liberarnos del yugo al que nos somete la sociedad en diferentes aspectos, uno de ellos y en el que existe más tabú, es el sexual.

Liberarnos es difícil, las palabras de Anaïs Nin nos infunden valor para ser reales a nosotras mismas, al menos.

Para finalizar les dejo algunas frases y los/las invito a mi página de Facebook dedicada a ella: Anaïs Nin, Frases en Español
“No veo nada de malo en acostarme con Henry en la cama de Hugo, como tampoco veria nada malo en entregarme a Allendy en la misma cama. No tengo ninguna moralidad.” Incesto, Diario Amoroso
“Es absolutamente cierto que nunca pienso en Hugo cuando estoy con Allendy o con Henry. Como tampoco pienso en Henry cuando estoy con Allendy. Una especie de separación tiene lugar en ese momento (una totalidad pasajera), que impide cualquier duda o parálisis. Es sólo después cuando se revela la mezcla y el conflicto.” Incesto, Diario Amoroso
“Estoy siempre entre dos deseos, siempre en conflicto. Pertenezco a Henry, a June y a Allendy. Hay veces que me gustaría descansar, estar en paz, elegir un refugio, un amor, para resguardarme en él… hacer una selección final. No puedo. Algunas noches, como ésta, a la hora del decaimiento, me gustaría sentir la totalidad. ” Incesto, Diario Amoroso
“Anoche, mientras dormía, le toqué el pene a Hugo como he aprendido a tocarselo a Henry. Lo acaricié y lo oprimí con mi mano. En mi ensueño pensé que era Henry. Hugo se excitó y comenzó el acto, lo cual me despertó del todo. Quedé profundamente decepcionada. El deseo se apagó.” Henry & June
“Nos besamos apasionadamente. Adapte mi cuerpo a cada curva de su cuerpo, como si me fundiera con ella. Gimió. Su abrazo me rodeo con una multitud de brazos; el mío fue una rendición embriagadora. Me perdí. Perdí la conciencia en este lecho de carne. Nuestras piernas estaban desnudas y entrelazadas. Rodamos y nos empujamos unidas. Yo, debajo de June, y June, debajo de mi. Me llovieron sus besos de mariposa y los míos la mordieron.”Henry & June
Te puede interesar leer:

Relato corto: Corriendo en la oscuridad     https://www.nocreasnada.com/relato-corto-corriendo-en-la-oscuridad/

Relato corto: Fragmentado   https://www.nocreasnada.com/relato-corto-fragmentado

Historia real:  La prostituta y el taxista   https://www.nocreasnada.com/historia-real-la-prostituta-y-el-taxista

Instagram: @arlettenin

Facebook: Letras orgásmicas, Arlette Nin

Facebook: Anaïs Nin, Frases en Español

 

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

4.33 - 3 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Arlette Nin

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.