Deporte

Análisis Del Partido España-Inglaterra De La Nations League

Análisis Del Partido España-Inglaterra De La Nations League - Deporte

España jugó el pasado lunes 15 el partido correspondiente de la Nations League que le enfrentaba a Inglaterra, en Sevilla, en el Benito Villamarín. El resultado fue decepcionante. Inglaterra se llevó el partido por un sorprendente 2-3, que pudo haber sido más llamativo, porque al descanso el marcador indicaba un 0-3 casi sonrojante.

¿Qué salió mal?

Casi todo.

El combinado español salió al campo confiando en su buen juego en las jornadas anteriores en la Nations League, y esperando repetir el resultado del partido jugado en Wembley contra selección inglesa, en el que nuestro equipo nacional se impuso con una demostración de rapidez, fuerza y dominio. Pero Inglaterra había aprendido la lección. Su control táctico del partido estuvo por encima de la posesión dominante de España. Estudiaron el partido al milímetro, diseñaron un plan para hacernos daño en defensa y lo lograron.

Los goles fueron cayendo mientras el público abría más y más la boca. Uno, dos, tres. Kane dio una clase magistral de jugar para sus compañeros y repartir asistencias. Sterling llegó y golpeó como un rayo, y cogió la espalda al mediocampo español una y otra vez. La defensa española estuvo quizás menos eficaz que en otras ocasiones. En cambio, los defensores ingleses acumularon hombres y piernas, y no se desordenaron a pesar de los latigazos rojos. Pero cuando España llegó hasta la portería rival, allí había un portero que estaba al quite.

España se vio incapaz de remar a contracorriente.

La primera parte fue tremenda para nuestro equipo. El castigo fue proporcional a la eficacia inglesa. Tres goles como tres soles. El shock dejó a nuestro equipo casi paralizado. La muralla era demasiado grande para escalarla. Aun así, el equipo tiene ahora una creencia y una confianza en sí mismo tan grande que no perdió en ningún momento la cara al partido. Los jugadores españoles han crecido en mentalidad. Se creen capaces de ganar en cualquier campo y en cualquier situación. Y lo son. Pero sólo cuando las cosas se hacen bien.

Hay que mejorar la velocidad de balón. Dar la oportunidad de la titularidad a Alcácer hubiera sido lo ideal, dado su estado de forma. Asensio no está en su mejor momento. Tampoco Ramos. Y De Gea no tiene suerte con España, es la realidad. En cuanto a Ceballos, su partido fue muy destacable. Lo contrario que Busquets, que está viviendo una de las rachas más bajas de su carrera; sin duda, haber hecho titular a Rodri no hubiera sido un error, porque el chaval del Atlético está jugando como un fuera de serie, sorprendiendo a propios y a extraños. En el lateral derecho, la falta de Carvajal se nota mucho; sus subidas son demoledoras para el rival, no tiene sustituto, y mucho menos Yoni.

Luis Enrique trató de arreglar la situación en el descanso. El equipo volvió con ganas y luchó hasta el final. Esto sí fue importante. En el minuto final aún seguía creyendo en la remontada. Pero no hubo tiempo para más.

En el fútbol de élite, no recibir goles es lo más importante. Si España no sale con más intensidad y prepara mejor los partidos para contrarrestar las fortalezas o los recursos tácticos del rival, tendremos que acostumbrarnos más veces a este tipo de sorpresas. No sólo hace falta tener la pelota. Hace falta también comprender que el fútbol se gana metiendo goles y no recibiéndolos.

 

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 1 voto
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Paso de todo

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información