Sociedad

Ansiedad Social Y Otras Formas De Perder El Trabajo

Ansiedad Social Y Otras Formas De Perder El Trabajo - Sociedad

La ansiedad social

Se le denomina ansiedad social al temor irrefrenable a ser observado y juzgado.

Las personas que lo padecen presentan síntomas como tartamudez, exceso de sudoración, incapacidad de observar a las otras personas a los ojos, timidez y náuseas.

Yo soy una de esas personas por desgracia. No llego a los extremos de paralizarme completamente cuando interactuo con otras personas pero sí que es verdad que me cuesta un montón mantener una conversación por más de 15 min, ese tiempo parece ser mi límite.

Este problema me surgió según fui creciendo, llegando casi a la adolescencia y es normal que surja a esas edades, ya que es cuando el autoestima de todas las personas baja un poco, debido a los cambios físicos y mentales a los que nos enfrentamos. Yo empecé a notar como la gente de mi clase me juzgaba por tener acné o el pelo lacio. Esto me creo dicha ansiedad social, el temor a ser expuesta al público y me viesen, además de numerosos complejos sobre mi físico.

Pasaron los años y conseguí avanzar un poco y poder relacionarme con la gente de mi alrededor, no sin esfuerzo. Y dado que creía que mi problema lo había dejado atrás decidí comentarlo con una amiga.

Para mi sorpresa a ella le pasaba lo mismo, ya que es normal en estos años que muchas chicas jovenes tengan este problema, ya que se nos “obliga” a ser perfectas al compararnos con modelos de revistas o actrices de hollywood.

Yo como cabezota que soy decidí superar por mi sola la ansiedad que me entraba con tan solo socializar, me engañaba a mi misma diciendo que no tenía complejos.

Es un truco que leí por internet, convencete a ti mismo y todo será más fácil.

Todo iba bien, incluso gané más confianza en mi misma. Tanto que me busqué un trabajo de cara al público, era la prueba de fuego.

 

Conseguí uno en un restaurante de mi ciudad, jamás había trabajado en hosteleria y no creo que vuelva a hacerlo después de la experiencia vivida.

 

Ya desde el primer día se me exijió un trato directo con los clientes, algo que no cabía dentro de mis posibilidades, no ne veía preparada.

Pasó la jornada laboral y acabé agotaba física y mentalmente dado el esfuerzo ejercido.

Mi jefe me hizo un llamamiento para decirme que no era lo que estaban buscando.

Yo le expliqué mi problema y él no solo no me presto atención, sino que se río de mi. Porque no le pareció algo serio. Pero lo es, puede cambiar la vida de una persona completamente porque los seres humanos somos seres sociables y si no socializamos, nos deprimimos, es una función vital.

Así pues desde este artículo quiero hacer un llamamiento a todos los que sois jefes o tenéis a alguien dependiendo de vosotros. Si esa persona os dice que tiene ansiedad social o fobia social como también se le llama, no le menosoreciéis, porque es un problema realmente grave.

Y a [email protected] que tenéis ansiedad social, no inporta que os digan que no se puede mantener una conversación con [email protected] u os llamen aburridos por no querer salir a tomar algo o de fiesta, tenéis que ser fuertes e intentar superarlo a vuestro ritmo.

Es mi humilde consejo.

 

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

4.90 - 10 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Tortuguilla

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría comenzar a escribir y además poder ganar dinero mientras tanto?
Escribe en NoCreasNada y te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información