Literatura

Apocalipsis PARTE 1

Apocalipsis PARTE 1 - Literatura

No se porque estoy escribiendo esto en mi diario; últimamente me siento raro, no tengo mucha hambre, hace dos días no he comido nada en absoluto y la verdad no me importa.

DOMINGO

Hoy es fin de semana y por primera vez no salí con mi novio, es muy raro pero no tengo ganas de hablar con él, la última vez que nos vimos se despidió con mucho cariño que me preocupa que sea la última vez que nos vimos, ¿y si términa conmigo? ¿yo debería terminar antes que él lo haga?, mejor dejaré las cosas como están; llevo sentado varios minutos frente a mi escritorio escribiendo esto en mi diario.

Son las 3:30 y acabo de vómitar algo de sangre, acabo de encender el televisor y están informando sobre una guerra, EEUU lanzó una bomba nuclear ayer por la noche hacia Japón.

Tengo miedo presiento algo muy malo. Son casi las 9:00 PM y vomité otra vez luego de cenar, imagino que debo tener TBC o algo así, mi padre dice que si la guerra ocurre, seria el fin de todo.

LUNES

Desperté y encendí el televisor, todos se encuentran serios, dicen que ahora si ha comenzado la guerra, ayer lanzaron una bomba mientras se reunían los integrantes de la ONU, quizá mi padre tenga razón, ya no hay marcha atrás.

No comí nada desde anoche y son casi las 5 AM, mi novio esta llamando pero no contestaré, no deseo hablar con él, hoy no, no tengo ganas de nada ni de nadie.

Es hora de acostarse, son 11:35 PM, escuché algo, como una fuerte explosión, pero fue bastante lejos y no lo negaré, estoy muy asustado, aterrado.

MARTES

Acabo de despertar y encontré a mi madre parada, de espaldas contra la puerta, algo goteaba sobre el piso, creo que es sangre ¡SI ES SANGRE! ¡Maldita sea! – ¿mamá estas bien? – le pregunté, ella volteo, hay no, sus ojos estaban blancos, su boca y nariz sangraban; se acerco muy rápido, tanto que me asuste, reaccioné muy mal y la golpeé con la guitarra en la cabeza.

Mi madre cayo al pis, estoy asustada; me cambié, metí ropa en una mochila y baje al comedor, allí encontré algo muy asqueroso, era mi hermana con las vísceras fuera de su cuerpo y algunas mordidas, algo me dice que fue mamá.

Vomité otra vez, aunque casi nada, porque no tenia nada en el estómago, me limpié, recogí toda la comida enlatada que había y salí de casa, buscaré un refugio, así que dejaré de escribir un tiempo.

JUEVES

No tuve tiempo de escribir antes, fui al centro de la cuidad, no tengo un plan, tampoco se a donde ir, a noche casi me muerde una de esas cosas, las calles están llenas de ellos, además son rápidos pero tontos.

Ayer fui a buscar a mi novio, pero estaba tirado en su habitación sin cabeza, mate a su hermana y salí corriendo, lo amaba, lo amaba mucho.

Encontré un policía muerto y le quite si pistola, pero ellos lo notaron y me siguieron hasta la biblioteca, observé el piso y era de madera, había unos cuantos espacios entre madera y madera, unos tres metros más allá hay una puerta en el piso, es obvio que conduce al sótano, no lo pensé mucho y metí en él.

Estaba muy oscuro pero no pude encender ninguna luz, esas cosas ya estan aquí, son pálidos, su piel es muy áspera, sus ojos son blancos y sienten mucha hambre, no caminan sino corren, dan miedo, mucho miedo.

Escribo esto desde el sótano, aunque ya se fueron, es un alivio, así que encenderé la luz.

SÁBADO

Casi muero del susto, ayer cuando encendí la luz del sótano, observé cuerpos apilados,  todos muertos, hombres, niños, niñas, mujeres, hasta animales.

Al instante sentí que algoe respiraba en el cuello,  cuando volteé, vi que eran dos cosas de esas, corrí muy rápido y no se si se me cayo algo, solo recuerdo que en golpeé la cabeza al salir; corriendo por la calle observe una casa, sin pensarlo ingresé, luego saque mi arma y mate a dos de ellos, una bala por cada uno, sigo en esa casa y parece algo reconfortable, ingreso a un cuarto y encuentro a un perro, esta muy lindo aunque ya no tenia ojos, su nariz estaba partida y su hocico abierto, tanto que se le rompió la mandíbula, su panza también estaba abierto y se observa sus pulmones desde aquí, tiene el lomo rasguñado y huele horrible, tanto que vomito. Es raro porque camino por la casa escribiendo esto en mi diario, dormiré igual que ayer en la cocina y con mi arma en la mano, es muy horrible aquí por la noche.

DOMINGO

Estoy arta de todo, me volveré loca sino hablo con nadie, no tengo a nadie, estoy sola.

Mejor saldré de casa y eso hago, me puse una gorra porque el sol esta muy fuerte, pero tengo que buscar comida y no hay nada cerca, creo que tendré que caminar.

Llevo más de cinco minutos corriendo, me perseguían todo un grupo de ellos, me metí al edificio de una banco que esta por el centro de la ciudad, parece que nadie me vio.

Subo las escaleras, parece que todo el personal esta infectado, soy el único que no ml esta, llegué al último piso, le encierro en un cuarto, aunque su cerradura es muy débil.

Busco la forma de salir, parece que estoy en el último piso, la caída sera muy doloroso, si es que se me ocurre saltar, no quiero morir, quiero seguir viva, pero parecé que la muerte esta asegurada para mi, no e smi culpa y nadie puede ayudarme.

Escucho un golpe y algo esta detrás de mi, hay otro ya hora son muchos, la puerta acaba de romperse y no hay otra salida. Sin pensarlo dos veces, corro hacia la ventana, lo siento, pero no hay otra salida.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

4.67 - 3 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Rosario

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.