Literatura

Apocalipsis PARTE 2

Apocalipsis PARTE 2 - Literatura

Creo que me faltan pocos segundos para morir, me preocupa no haber estado con nadie en muchos días y me hace falta algo tan lindo como eso y ya esta, lo acabo de decidir, no moriré hasta estar con alguien, no moriré hasta hacer el amor con alguien, hay espero no haber escrito es, pero si lo escribí, tengo humor aunque quizá sean las ultimas palabras en mi diario. Espera creo que si hay modo de salir.

Estoy muy feliz, en la ventana hay un pequeño que da al otro muro por el cual puedo ir al otro cuarto y eso hago, rompo la otra ventana y hace demasiado ruido, aunque esas cosas no se dan cuenta, están muy concentrados buscándome. Rayos! todos están saltando por la ventana, son muchos como dos docenas, parece que ya no hay nadie, así que bajo por las escaleras, mato uno que otro por el camino.

Llego ala calle y veo los cuerpos, da mucho asco, estas cosas están apiladas, sus cuerpos explotaron debido a la caída, vienen mas pero no me hacen nada solo se comen entre ellos por decirlo así. Camino por las calles y se acercan mas al lugar del accidente.

Encuentro un lugar donde pasar la noche, es un hostal, revise todos lo pisos, bueno solo dos y encontré muchas parejas muertas, destrozadas y brutalmente asesinadas, el rostro de una chica esta desfigurado y al parecer algo le mordió la boca y le arranco toda la piel de la cara.

Bajo nuevamente y cierro la puerta, coloco cualquier cosa pesada que puedo, cómodas, mesas, todo lo que impida ingresar a esas cosas, subo nuevamente y tomo una ducha, encuentro ropa limpia, comida y preservativos usados. El día ya casi termina y como mencione anteriormente de noche todo empeora, al parecer esas cosas encuentran personas, animales y los matan, muchos gritos, llantos y todo lo que pueda imaginar.

LUNES

Son las 2:30 de la madrugada y oí algo, creo que es u chico, esta pidiendo ayuda, algo empuja la puerta de la entrada, me da la impresión de que es el, muevo todas las cosas de la entrada y abro la puerta.

– sabia que había una persona viva aquí – me dijo

– sabia que quedaría una persona viva afuera – respondí

– gracias por todo – me dijo el

–  no hay de que – le dije mientras le sonreía

Se llamaba Daniel y tenia la misma edad que yo, es hermosos, solo quiero un beso, su compañía. Lo veo muy abrigado, tiene unos jeans desgastados, una camiseta azul y un poleron del mismo color que le cubre toda la mano.

Su madre murió hace unas cuadras atrás, se llamaba Edith y su hermana Mirian fue contagiada hace dos días. Abran pasado como 40 minutos desde que esas cosas volcaron su camioneta, mordieron a su mama y el pudo escapar.

MIÉRCOLES

Tenemos un par de días aquí y creo que nos conocimos bastante, ya nos besamos y quizá y hasta algo mas, pero eso no lo escribiré, ya se darán cuenta lo que ocurrió.

Estoy muy feliz con el, me da mucha esperanza de continuara viviendo, me alegra el día y lo amo, lo amo mucho, no exagero es solo la verdad.

JUEVES

Estoy llorando mucho, ¿sabes por que?

– Mariana, tengo que decirte algo importante, tal vez te molestes conmigo, lo siento mucho – me dijo

– si es porque esto es muy pronto, no importa, yo te amo – le dije

– Mariana, …. yo …

– Lo siento pero …. yo … – empezó a levantar sus mangas – yo estoy contagiada …. – me dijo mientras me dejaba las mordeduras y rasguños al rededor de su brazo

– ¿ por que no lo dijiste antes? – le grite

– no me hubieras dejado entrar – me dijo – y yo quería morir con dignidad …. – volvió a decir agachando la cabeza, dejando caer unas lagrimas por sus mejillas

Saque mi arma del bolsillo de la chamarra y le apunte, apoye la punta del arma contra su frente, pero no pude, me tembló la mano y lo amo mucho.

– ¡no puedo hacerlo! – le grite, baje el arma y la deje caer al piso, llore un poco y agache la cabeza, caí de rodillas al piso y lo abrace por la cintura.

– te amo, no se que hacer – tome el arma y me pare

–  no lo hagas – me dijo

– tengo que hacerlo cariño … te transformaras, no quiero verte envuelto en sangre – le dije

– déjame vivir, quizá sea inmune, tal vez ya hay cura y me puedo sanar, no lo hagas, dame una oportunidad – me suplico

– esta bien – le dije, nos acostamos y pasamos horas allí en el suelo sin decir nada, yo no quería decirle nada.

Llegamos a las 9:00 de la noche, todo estaba muy oscuro y me abrazaba, en un momento lo hizo muy fuerte, tanto que me dolió.

– te amo, lo siento … eres lo mejor que me ha pasado …., gracias por todo, te amo – le dije

Encendí la linterna y lo mi un poco pálido, sus ojos se encontraban sangrando y poco a poco se convertían en blancos, lo abrace y lo bese.

– espérame que estoy en camino – le dije y le dispare en la frente

No puedo seguir sin el …

MARTES

Hoy saldré y no importa que pase, matare a todas las cosas esas, vengare su muerte, estoy muy enojada y triste al mismo tiempo.

Así que bote todas las cosas apiladas, abrí la puerta, y corrí por la pista tan rápido como podía, disparando a quien podía, hasta que se acabaron las balas, estaba todo muy jodido, había una gran horda persiguiéndome y cada vez se agrupaban mas.

Encontré a un policía muerto, o eso parecía, tenia un arma y con balas, me acerco a tomarlas y me muerde, no lo puedo creer, me ha mordido y ahora estoy sangrando.

Lo único que hago es correr, y son muchos mas los que me persiguen, así que voy a entrar a una casa, no me dan tiempo de atrancarla, están rompiendo la puerta ya entraron, subo al segundo piso y al tercero, que suerte hay cuartos y un baño asqueroso pero no queda de otra, primero cierro la palanca y cierro la puerta.

No se que hacer, estoy atrapada, la ventana tiene barrotes y la ventana es muy pequeña y esta muy alto.

Golpean la puerta, no quiero morir así , quiero morir de manera decente, parece que no pueden ingresar, pero ya están aquí, los escucho, sus pasos, sus gruñidos. Tal vez sea lo ultimo que voy a escribir en mi diario, me cortare con algo para morir desangrado.

No hay nada para matarme, me morderé la lengua, aunque duele mucho y estoy sangrando, veo el trozo faltante de mi lengua allí en el piso, en un momento quería retener la sangre, pero ya no, ahora no importa, no puedo salir, si lago me comerán, yo no quiero eso, al menos no para mi.

Me siento débil, perdí mucha sangre y se hizo un charco grande, sale por la puerta y empiezan a golpear con mucha mas fuerza, están desesperados y yo también, me tomo el pulso y se me va deteniendo de poco a poco. Me siento sola … confundida … la radiación de la bomba hizo esto, mi padre tenia razón, no hay esperanza. Todos moriremos.

Estoy muy cansada y pálida, no tengo lengua y me siento vacía, la cerradura va a romperse, es raro y yo estoy muy cansada, siento como la visión se me nubla poco a poco, de pronto solo lo veo a el.

– Daniel, cariño ¿eres tu?

 

 

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

4.00 - 2 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Rosario

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.