Salud

Aprender a controlar el estrés (Primera parte)



Aprender a controlar el estrés (Primera parte) - Salud

Estrés positivo y estrés negativo:

El estrés es un problema de salud importante. No solo por el hecho de sufrirlo sino porque es una puerta abierta a otras enfermedades. Según la Organización Mundial de la Salud el estrés multiplica las posibilidades de sufrir hipertensión, un infarto, dolor de espalda, de cuello, de hombros y el riesgo de desarrollar una enfermedad mental.

Los motivos de padecer estrés no solo se reducen al ámbito laboral, también el estrés es causado por una mala salud, economía precaria, malas relaciones personales, estudios…

El estrés, sin embargo, tiene una parte positiva y hasta necesaria que es mantenernos alerta ante posibles peligros y ser capaces de reaccionar positivismo y con éxito para nuestra supervivencia.

El estrés es una alteración que se manifiesta con diversos síntomas: dificultades para dormir, taquicardia, problemas estomacales, dificultad para concentrarse, irritabilidad, dolores musculares etc…

El estrés aparece por circunstancias que lo generan como estar en un atasco y llegar tarde al trabajo, esperar los resultados de unas pruebas médicas, suspender un examen, que te den la noticia de que ha fallecido un familiar cercano etc…

Los motivos pueden ser más trascendentales o de menos importancia y ser vividos de diferente manera según la persona pero todos son fuentes de estrés.

Las fuentes de estrés son imprevistos o cambios de planes que nos obligan a cambiar y adaptarnos a la nueva situación, lo que no es fácil. Para adaptarnos podemos seguir estas pautas:

  • Aumentar el esfuerzo: ante el cambio tenemos que hacer todo más deprisa y conciliar la vida laboral con los horarios familiares.
  • Adquirir una habilidad: no hacer más sino mejor. Aprender un idioma o esforzarnos por ser agradables con nuestra suegra.
  • Aceptar algo desagradable: al aceptarlo dejamos de sufrir y la sintomatología del estrés disminuye notablemente. Sencillamente hay cosas inevitables que no podemos cambiar aunque sí afrontar de un modo positivo.

Renunciar a algo: si nuestros hijos nos piden demasiado tendremos que darles a elegir entre una cosa u otra.

El estrés siempre genera emociones que nos ayudan a adaptarnos al cambio o fuente de estrés:

  • Miedo y ansiedad: nos predispone a evitar peligros.
  • Tristeza: nos ayuda a reparar pérdidas.
  • Enfado: a centrarnos en las barreras y obstáculos.
  • Entusiasmo: a esforzarnos y conseguir algo.

El estrés es un proceso natural y adaptativos te las demandas, amenazas y retos. Sin embargo, cuando el estrés se hace crónico, prolongándose en el tiempo se convierte en un grave problema de salud. Mientras que cuando son esfuerzos ante el cambio en cortos períodos de tiempo nos ayuda a la adaptación.

Competitividad, prisa, inseguridad laboral, lazos de amistad y familiares no ya tan cercanos son comunes en los países más desarrollados y generan estrés pero si miramos el estrés como una oportunidad de sacar lo mejor de nosotros mismos ante ese reto o cambio con sus consecuentes reacciones físicas y psicológicas lo viviremos como algo positivo y podremos gestionarlo mejor.

Las reacciones biológicas del estrés están controladas por el hipotálamo, en la parte central de la base del cerebro. Su función es mantener el equilibrio interno del cuerpo mediante el sistema nervioso autónomo y con la producción de hormonas.

Cuando al hipotálamo le llega una señal de amenaza, se activa la reacción de alarma que pone en marcha el sistema nervioso autónomo. También suben los niveles de adrenalina en sangre (hormona que produce sensación de estimulación y activación). La función adaptativa para la supervivencia es producida por la alarma, el peligro cuando el hipotálamo propicia que el cuerpo movilice gran cantidad de energía produciendo y distribuyendo glucosa por los músculos, provocando que la sangre circule más y que se inhiba la alimentación y la reproducción. Además, la adrenalina disminuye el dolor. Así nos preparamos para afrontar las amenazas.

Si la amenaza dura más el estrés puede convertirse en crónico lo que conlleva un grave problema de salud. La reacción de alarma es una respuesta muy rápida, pero es solamente la primera parte de la reacción biológica que se pone en marcha en situaciones de estrés. Además del sistema autónomo, el hipotálamo también activa la producción de otra hormona: la corticotropina, la primera de toda una cadena hormonal, está estimulará las glándulas suprarrenales para aumentar la producción de otras hormonas llamadas glucocorticoides que están relacionadas con el metabolismo de la glucosa, con el sistema inmune y otras funciones vitales. De este grupo de hormonas las más conocidas son el cortísimo, la corticosterona y la cortisona.

Un estrés que se prolonga en el tiempo genera un agotamiento agudo que deja a la persona consumida y puede llegar a ser muy grave.

Las emociones positivas «curan» las respuestas biológicas del estrés. Nada mejor que experimentar vivencias agradables para recuperarnos y volver a nuestro estado natural de equilibrio.

Hablando ahora del estrés laboral los expertos han llegado a la conclusión de que el problema se produce cuando existe una descompensación entre el esfuerzo demandado y los recursos para mantener dicho esfuerzo. Los recursos con los que debemos contar para combatir la amenaza son: autonomía, desarrollo de habilidades, sueldo y horario, prestigio y valor social, posibilidades de desarrollo, apoyo social, apoyo de la organización, significado personal.

Las empresas evalúan las causas del estrés e intentan paliarlo pero les supone mucha dificultad.

CONTINUARÁ……..

 

 

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

0.00 - 0 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Lorena Caballero Ortega

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información