Literatura

Arrepentimiento



Arrepentimiento - Literatura

Hoy el otoño me trae reminiscencias de ti abrasando los pensamientos que guardo en mi memoria con el rojo de tus cabellos. Paseo por el parque mientras el viento levanta remolinos con las hojas caídas perdiéndome los recuerdos. Todo eres tú y el sabor de tus besos. Cada mujer con la que me cruzo, cada nombre que escucho, cada sonido de tacones altos que resuenan detrás de mí. Los pájaros que cantan en los árboles, la brisa fresca agitando la hierba, las carreras para no perder el autobús y el olor a café recién hecho invadiendo el aire de la tarde. Ojalá pudiera compartirlo de nuevo contigo desde este rincón del mundo en el que me refugio de la mentira.

Me pregunto qué quiero decir con “la mentira”. Quizás esa que sólo tú y yo sabemos. Podemos esforzarnos en sobrevivir sin saber nada del otro, pero, ¿qué pasa con eso de olvidar. Porque eso ya no es posible.

Pasan los días pausados y monótonos al ritmo de las manecillas del reloj, el sol sale y se pone dando paso a la luna que mengua y vuelve a crecer, recorriendo ambos el mismo cielo que nos sirve de cúpula allá donde estemos, y eso mismo nos une en la distancia. Voy contando los días transcurridos desde que nos separamos, e incluso las horas, minutos, segundos que no compartimos ya. Pero sigo viéndote en cada esquina, en cada andén de cualquier estación, en cada instante en que la belleza del mundo se muestra ante mis ojos.

Vuelvo a desear esa manera disfrutar juntos, tratando de construir una vida que no sé si me pertenece, pero contigo, siempre contigo, mi amor.

Hoy escribo otra vez en mi diario y ni siquiera estoy seguro de porqué lo hago. Hacía tiempo que no lo abría. No quiero sentir más dolor. Simplemente es una manera de desahogarme, de soltar lo que siento y que ya no puedo ocultar ni siquiera ante el resto del mundo. Un día me dijiste que no desapareciera. No te escuché y emprendí mi huida. Creo que a pesar de lo que decidí siempre me he arrepentido. Ya ves, aquí me encuentro de nuevo intentando escribir algo que explique cómo lo siento, cómo lamento mi torpeza, aunque no sea lo que debiera hacer.

Supongo que estoy confuso, no sé muy bien qué es, aún así, a pesar de todo, si sé que te sigo echando de menos y buscando en mí cada recuerdo de tu paso por mi vida. Y te odio, porque aún te quiero.

 

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 17 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Aicrag

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información