Sociedad

Auto-dirección del Aprendizaje – Parte 2.



Auto-dirección del Aprendizaje – Parte 2. - Sociedad

Experimento de Aprendizaje Centrado en uno mismo.

Parte 2: Recursos y Autoevaluación I.

Incluye las consignas de la 6 a la 12.

Nota inicial:

Téngase en cuenta que la “Nota Inicial” y la “Aclaración Inicial” de la Parte 1 son necesarias de tener en cuenta en las tres partes del “prototipo de manual”.

6_  Lluvia de ideas enlistando recursos para el proceso:

Pensar en medios útiles para posibilitar y facilitar, en alguna medida, el proceso de aprendizaje. Buscar generar una cierta amplitud de variedad entre las opciones. Cualquier recurso que guarde relación con el aprendizaje y/o el tema u objeto a estudiar es válido. Permitirse salir del “molde” creado por los propios propósitos y objetivos. La actividad puede parecer parcialmente contradictoria o poco relevante pero cobrará mayor sentido más adelante.

7_  Llevar un registro de características propias:

Ciertas características de uno son relevantes y tenerlas por escrito resultan un valioso recurso. La cantidad de tiempo disponible, los intereses generales, los elementos a los que respondemos con mayor facilidad, los sentidos físicos que predominan en nuestra configuración de la percepción, entre otras. No sólo influyen a lo largo de todo el proceso, sino que también resultan ser muchas más de las que uno puede imaginar. Es por ello que resulta beneficioso tener por escrito y agregar tantas como uno pueda imaginar y vaya conociendo en el camino, así como dedicar atención (cotidiana) a ellas. Los objetivos y propósitos que uno posee serían un buen ejemplo de dichas características particulares de uno mismo.

8_  Jerarquización Individualizada de Recursos:

Utilizando la lista elaborada y teniendo como criterio las propias características, en especial los propios objetivos y propósitos, determinar el valor de cada uno. Los recursos serán de mayor relevancia en la medida en que sean congruentes y afines con el criterio personalizado.
Muchos recursos pueden no ser útiles o no tan útiles, incluso volverse completamente obsoletos, para uno según sus propias características. Ello ocurre con cierta generalidad en los recursos más tradicionales utilizados en la enseñanza formal. Sin embargo, será mejor no excluir del listado ningún recurso por más que no parezca posible adaptarlo a uno mismo.

9_  Adaptación de los Recursos:

Buscar una mayor coherencia entre aquellos que ocupan un nivel inferior dentro de la propia jerarquía según las propias características.  En función de la satisfacción que uno experimenta ante un determinado recurso, necesita ir modificándolo para que le resulte más útil.
Aun así, es necesario mantener cierta predisposición de apertura hacia los ellos. Evitar cerrarse a todos, abriéndose por lo menos a uno o algunos. La capacidad de poner en práctica un cierto número de recursos simultáneamente es una característica propia que resulta imprescindible de ir conociendo.
A su vez, intentar abrirse y adaptar a uno mismo, paulatina y progresivamente, aquellos recursos que lo saquen a uno de su propia “zona de confort”. Resultan ser los últimos aquellos que parecen potenciar e intensificar el proceso.

10_  Predisponerse a la Autoconsciencia:

Observación regular y sincera del propio proceso. Permite responder por el mismo y por su calidad,  en la medida en que se dirige a consciencia. Requiere superar cualquier tipo de auto-engaño, sea que favorezca o ataque a la imagen que se tiene de uno mismo. Es necesaria una permisividad y una comprensión gentil, con la plena atención puesta en conocerse a sí mismo y a su propio proceso.

11_  Elaborar Criterios de Autoevaluación:

Partir de las propias características y objetivos significativos. Son parámetros útiles para medir cuánto uno se va acercando a la “Imagen del Cumplimiento”. Lo ideal sería que antes de dar cualquier paso, antes de hacer cualquier esfuerzo, se tenga lo más en claro posible la forma con la que se medirá la propia satisfacción y el avance del proceso (es decir, claridad del Propio Criterio).

12_  Puesta en práctica de los criterios y los recursos:

Observar la calidad de los segundos en relación a los primeros. Será de gran utilidad llevar un registro del nivel de la propia satisfacción y avances que van siendo alcanzados. Igual de beneficioso será leer el mismo con cierta regularidad a lo largo de las distintas etapas del proceso de cambio. Se trata de empoderar la significatividad de los esfuerzos y a uno mismo, con el mayor grado que uno tenga disponible de aceptación incondicional, comprensión empática y congruencia (tres actitudes centrales de la Terapia Centrada en la Persona).

A Continuación:

En la siguiente parte se seguirá exponiendo otros aspectos particulares de la Autoevaluación.

Nota de Cierre:

Confío en la Evolución Humana y deseo todo aquello que sea necesario para la misma, esperando así mismo ser un agente activo en su proceso tanto como esté dentro de mis posibilidades. Es por ello que espero que estas palabras sean útiles para el desarrollo de quien se tome el tiempo de leerlas.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 1 voto
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Exequiel Ivan Galeano

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.