Deporte

Autopsia de una exigencia.



Autopsia de una exigencia. - Deporte

Para mucha gente el fútbol no es más que un grupo de personas dando patadas a un balón, sin más. Probablemente esta gente no sepa mucho más apàrte de que no se puede tocar el balón con las manos. Dudo mucho que la gente con esa opinión nunca haya estado ciento veinte minutos con las manos juntas, rezando a lo que pueda haber, con el corazón en la garganta, abducido por la pantalla y por ese equipo que lo tiene enamorado irracionalmente. Porque para mí el fútbol es eso; un amor irracional e incondicional hacia una entidad, unos colores, un himno, y como me ha demostrado el atlético, es un fuerte amor hacia unos ideales y unos valores que por desgracia no todos entienden ni respetan.

Hay que agradecer a grandes jugadores su paso por el club… Mentira. Es una mentira nacida de la distancia, casi podríamos llegar a decir que es nacida de la ignorancia aunque quiero confiar en que es desde el desconocimiento y la falta de empatía. El atlético de Madrid, el gran pupas que me decían para devaluar una entidad que me ha hecho amar este deporte más allá de los títulos, una entidad con nombres propios como Luís Aragonés, Fernando Torres, Cholo Simeone, Diego Godín y muchos otros que se me vienen a la cabeza al ritmo de Leiva, Sabina o Dani Martín entre otros ya que el colchonero de corazón abunda en las calles, en los alrededores del Wanda como pasaba en el Calderón o el Metropolitano, no solo sobre el césped. De hecho, desearía que se viera más en el césped ese sentimiento, esos valores que se han inculcado a base de esquivar y sobreponerse a miles de piedras que nos intentaron cortar el paso, piedras con nombre propio como Sergio, Antoine, Theo, Lucas, Thibaut y muchos otros que escribieron con su puño y letra. Nombres en mayúscula, nombres que pudieron entrar en la história y prefirieron abandonar el barco, algunos por ambición económica, otros en busca de títulos recayendo en el Estambul Başakşehir FK , como el grandioso Arda Turan que buscaba un club “de peso” y se desplomó.  Porque pasar 5 años en una entidad, recibiendo el apoyo incondicional de más de cien mil corazón alrededor del mundo no es para exigir agradecimientos por tu parte, es para valorarlo.  Es una acción, que viendo el panorama actual de diversas aficiones, se debería apreciar mucho más y como mínimo se debe respetar.

 

Querido Antoine, tras un vídeo documental, después de meses de hacer sufrir a una afición, que sufrió mucho en lugar de pasar de tí como otros harían,unos mese de inquietud, de desconcierto en un vestuario que te ha hecho ser quien eres, unos goles y unas carreras en las canchas, unos cánticos en tu hotel para apoyarte, unas noches de lluvia que fueron incapaces de mover a un solo miembro del fondo sur tras una dura derrota ante el eterno rival, unas lágrimas… muchas lágrimas a lo largo de estos 5 años, de alegría y tristeza. Son miles de ofrendas a tí, a los colores que defendias por tus veinte millones y a los que la hinchada defendía por amor, son muchas noches y muchas burlas por parte de compañeros de trabajo o de colegio o de colegas a los que no escuchábamos, por amor, porque como bien sabemos; “a palabras necias oídos sordos”. Porque se es del Atleti en las buenas, en las malas y en las peores. Por esa camiseta que miles como yo se han puesto al día siguiente de una dura derrota, como la de Turín, solo por amor, por el que le tenemos al club y el que le queremos transmitir a nuestros jugadores, por todo eso y miles de cosas más que no has entendido ni entenderás, no vamos a darte las gracias a ti ni a Lucas ni a ninguno de los que os habéis ido buscando fama, títulos o dinero. Porque a mi me gusta ganar y si realmente lo deseo hago lo posible para conseguir títulos en mi equipo, no cambió de club cada tres o cuatro años en busca de títulos. Los cracks hacen ganar a su equipo con un gol de cabeza en el Camp Nou por ejemplo.

 

El tiempo que habéis pasado en el club todos los jugadores habéis recibido todo el amor de una afición y eso no se puede pagar, el amor es dar y recibir, si dejas de dar no exijas recibir. Fuísteis buenos futbolistas pero solo los colchoneros tendrán nuestro amor incondicional. Gracias Godín, Juanfran, Torres, Gabi y todos esos colchoneros que se dejaron la piel en el césped y ahora lo hacen en la grada, no somos solo una afición somos el Atlético de Madrid, somos Coraje y Corazón.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

4.17 - 6 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Josep Ulises Marcos Vidal

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.