Incredulo

  • Como hombre entiendo que no puedo ser feminista porque no sufro la opresión y mantengo los privilegios que oprimen a las mujeres, pero puedo apoyar en todo lo que sea necesario.

    Era un domingo de noviembre, se […]

    4.84 - 51 votos
    • Pero cuéntelo todo: diga que en la dictadura de Primo de Rivera, ya se había ensayado el voto femenino para las municipales; luego ya estaba considerándose seriamente antes de que existiera la República II. Y diga también, que Campoamor defendió el voto femenino, pero las diputadas Nelken y Kent argumentaron y votaron en contra; y que el voto femenino se aprobó gracias al apoyo mayoritario de los partidos de derecha, y que a Campoamor le costó su carrera política ya que ella se presentaba por la izquierda. Clara Campoamor escribió después: «El Voto Femenino Y Yo : Mi Pecado Mortal». Sin embargo, gracias a que era persona de estudios y ganas de trabajar, tuvo una vida profesional y personal buena fuera de la política.

      • El problema con Clara Campoamor, Diego, es que su historia es muy ignorada. Tuvo que luchar mucho y con mucho esfuerzo para ser la impulsora del voto femenino.
        Por aquel entonces el Congreso no permitía a ninguna mujer ejercer el derecho al voto. Una de sus propuestas para el proyecto de la Comisión constitucional fue este derecho, así como la igualdad para todos los niños nacidos dentro o fuera de un matrimonio, otra fue el divorcio. Una de sus frases célebres fue la de que «la libertad se aprende ejerciéndola». Fue Victoria Kent quien adujo que una de las razones para retrasar el voto femenino radicaba en que no todas tenían la experiencia suficiente para votar, y que eso precisamente favorecería a los conservadores. Clara Campoamor, ella misma lo decía, se sentía ciudadano de derecho antes que mujer.
        Ella lo que hizo es simplemente aceptar que Kent tenía razón ante os resultados electorales.
        Clara Campoamor es una figura representativa de fuerza, de ideales y de la lucha por la igualdad.
        «El voto femenino y yo: mi pecado mortal» (1935) es un ajustado relato de defensa de su actuación y de su lucha a favor de los derechos de la mujer. Me parece que usted no lo lo ha leído. O que es usted quien no cuenta la totalidad de la verdad.
        En cuanto al Real Decreto-Ley sobre Organización y Administración Provincial de 20 de marzo de 1925, que es a lo que usted se refiere con lo de Primo de Rivera, sólo fue un simulacro manipulativo para comprobar el apoyo que tenía el dictador Primo de Rivera en el electorado. Le recuerdo que el Real Decreto de 1924. Apartado B, las mujeres casadas quedaban excluidas del voto para evitar discusiones familiares. ¿A esto lo llama usted igualdad? Por favor, antes de criticar, lea usted un poco…

    • Interesante artículo sobre los derechos de las mujeres allí en su país. De este lado del mundo la cosa está brava y la mujer a puesto el puño en alto con firmeza y rebeldía. Es natural que el mensaje fundamental se venga transgiversando por quienes adoptaron un perfil que doméstica más de lo que libera. Y sin quitarle importancia a la colaboración del colega Diego T, quien bien aporta datos importante a la causa, no hay que correr del plano principal la idea fundamental que es la igualdad de derecho en todas sus formas independientemente de los méritos personales, esta lucha es social y trae consigo presagios históricos.
      Saludos, buen artículo!

      • Efectivamente, amigo mío. la idea fundamental de la igualdad es el derecho en todas sus formas. La igualdad se entiende como una relación de equivalencia, en el sentido de que todos tenemos el mismo valor, y precisamente por ello somos iguales.
        Pero, cuidado, equivalencia no quiere decir identidad, sino más bien homologación.
        Gracias por esta sincera aportación.