Salud

Bacterias: Compañeras De Vida

Bacterias: Compañeras De Vida - Salud

Cuando escuchamos hablar de bacterias, casi siempre lo asociamos a enfermedades, infecciones, o contaminación, las pobres tienen mala fama y muy bien ganada. En los comerciales siempre las muestran como unos monstruitos, con dientes afilados y muy revoltosas, que son destruidas por acción de jabones, y desinfectantes.

En realidad, las bacterias son organismos compuestos por una única célula, de tamaño microscópico, con dos formas básicas cocos (esféricos) y bacilos (bastoncitos), claro que hay otras variantes, y cuando se usa un microscopio de alta resolución es que podemos apreciarlas mejor, siendo su aspecto algo aterrador, pues pueden poseer cilios y flagelos que les dan una apariencia más impactante.

Pero no todas son malas, hay bacterias que muchos consumimos muy a menudo y que pueden aportarnos beneficios a la salud, como son las bacterias lácticas (géneros Lactobacillus, streptococcus, bifidobacterium, entre otras) estas bacterias tienen la capacidad de aportar sabor y aromas a los alimentos además de producir incluso sustancias antimicrobianas que afectan a otras bacterias las cuales, si son perjudiciales para la salud, e incluso algunas pueden mejorar la función intestinal.

Este grupo de bacterias “amigas”, y a las cuales en la industria alimentaria se les quiere y se les cuida, son protagonistas en la elaboración de yogurt, quesos, embutidos, encurtidos, que cuando los consumimos, casi nunca pensamos estoy comiendo bacterias.

Otra idea particular que tiene mucha gente es que las bacterias están en la suciedad, o específicamente en ciertos lugares, cuando realmente las bacterias están en todas partes, y conviven con nosotros en nuestros cuerpos, pues en muchas áreas tenemos grupos característicos de bacterias que habitan allí y es lo que se conoce como la flora bacteriana, tenemos bacterias en nuestra boca, nariz, piel, genitales, y también dentro de nuestro intestino.

Y como en toda relación podemos vivir felices hasta que por alguna razón se rompe el equilibrio, que significa eso en el caso de las bacterias, principalmente sucede cuando las bacterias de un área de nuestro cuerpo pasan a otra y se reproducen como locas incluso desplazando a las que viven allí habitualmente, esto es común en las infecciones de orina, cuando bacterias como Escherichia coli característica del intestino y presente en las heces, que bien por cercanía geográfica, mala técnica de limpieza al ir al baño o de cualquier otra forma, pasan a la uretra y nos pueden causar una terrible cistitis.

O si ingerimos un alimento en mal estado que tenga una considerable cantidad de bacterias, las cuales incluso lleguen a desplazar nuestra flora intestinal y suframos de una severa diarrea, o nos produzcan vómitos, habiendo algunas que incluso son capaces de producir toxinas como Staphyloccocus aureus o Clostridium perfringens.

Si bien es cierto que existen bacterias muy perjudiciales para nosotros, también las hay beneficiosas, así que no todo con ellas es tan malo. El verdadero problema con las bacterias es su capacidad para reproducirse exponencialmente, es decir cada una de ellas se divide a si misma generando dos células, y luego cada una de esas se divide nuevamente produciendo en cada división dos células a partir de una, y esto lo hacen cada 20 a 30 minutos, imagínense cuantas puede haber en unas 4 a 6 horas.

Tengan esto presente a la hora de preparar sus alimentos. Digamos que preparamos una carne molida, podemos pensar que esta libre de bacterias pues hirvió por un buen tiempo, pero si la dejamos sobre la cocina para que se enfríe y llega alguien y toma varias probaditas dejando en ella un pequeño inoculo de sus bacterias, y dejamos la carne allí, después se nos olvida guardarla en el refrigerador, al pasar unas cuantas horas imagínense cuantas bacterias podrá tener.

Un alimento que tenga 500 bacterias viables, en una hora tendrá 2.000, y en unas 5 horas serán 512.000 bacterias, asumiendo que se están duplicando cada media hora, y esto también dependerá de la temperatura ambiental, si está más cálido podrá ocurrir más rápido. Tengan esto presente la próxima vez que dejen la comida olvidada sobre la estufa.

Aunque las bacterias puedan ocasionar problemas, no se obsesionen con ellas ni se vuelvan paranoicos, pues ya saben que conviven con nosotros y están en todas partes: En el pomo de la puerta, en la mano del amigo que fue al baño y no se las lavó, en nuestra comida, etc. Lo que hay que tener es un poco de sentido común, y los cuidados básicos para seguir llevando una relación armoniosa con estos organismos con los cuales convivimos.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

3.67 - 49 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Ibeth Benitez

3 comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información