Anuncios
Sociedad

Barbasco

Barbasco - Sociedad

Aquella noche se vistió con esmero,ya tenía lista su mejor camisa,cogió las hojas de cube o barbasco,comenzo a machacarlas lentamente,no estaba apurado,ya había tomado su decisión y nada lo detendría,ellos(esa gente tan malvada) no dejaban de molestarlo,su familia estaba en peligro y él como hombre sabía lo que tenía que hacer,ninguna autoridad lo protegería,en sus manos estaba acabar con todo esto,jamás lo imagino cuando años atras fue llevado a esos trabajos,era tan joven,necesitaba el dinero,y aparentemente era lo cotidiano.
El capataz les dijo claramente.
-NADIE,nadie debe saber a donde van y con quien trabajan,esto es secreto,se les va a pagar bien,solo van a cosechar.
Entre los ahí reunidos se rumoreaba que era coca,la paga era considerable,y así con solo 17 años se convenció,el campamento era alejadísimo de su comunidad,tres días en bote,la primera vez fue una semana,lo que más le asombro fue ver a un hombre pidiendo limosna por los alrededores,en un inicio no asimilo el porque había un mendigo,las tareas eran rotativas,así de cosechar también pasaron a tareas como limpieza,transporte y laboratorio,la segunda vez le hicieron quedar un mes,ya para ese entonces supo que el mendigo había sido uno de los de laboratorio,con el olor constante de los gases se volvió adicto,haciendose el campamento cargo de él.
En su tercer viaje debía entrar a laboratorio,lo que más le preocupaba era terminar como “el loco”,se dijo,
-ni hablar ,YO NO VUELVO.
Cuando el capataz llegó a su pueblo,para recogerlos en la camioneta,el simplemente no salió de su choza,su tía estaba en el río lavando ropa,la camioneta se marchó,sin embargo escuchó volver a su tía demasiado pronto,le extrañó ,cuando se levanto para abrir la puerta,la vió sonreir tímidamente y al capataz llevando el cesto de ropa,se quedo atónito en un primer momento.
Vaya muchacho ,te quedaste dormido,la camioneta nos espera a afueras del pueblo,le dije a tu señora tía cuan importante es que no faltes, sonriendo con esa falsa sonrisa, le parecio aquel instante una horrorosa serpiente.
-Apurate muchacho.
Corrío hacía las afueras del pueblo,la camioneta no estaba,pero el capataz sí.
-Mira Eusebio,yo no puedo perder mi tiempo,tu nos perteneces y te pagamos muy bien por tu trabajo,esta es la primera y última vez que yo te espero,a la siguiente mataremos a tu tía,yo no juego.
-Comprendiste muchacho.
Estaba tan anodadado,abrío la boca para contestar y no salió ningún sonido.
Debes contestarme:-sí señor.
A lo que respondió con un seco
-Sí señor.

Pasado las semanas se destacó en laboratorio,al cabo de un año estaba aburrido y cansado de esa tarea,tenía las manos agrietadas por los químicos,la comida no faltaba en su casa,había ahorrado dinero,pero su tía lo miraba extaño cuando el volvía a casa,por cada mes le daban una semana de descanso,en la última jornada habia pasado tres meses en el campamento,faltando pocos días para cumplirse las tres semanas de descanso su tía le pregunto:
-Hijo que es lo que siembras allá.
-Es yuca tía.Ya se lo dije la vez pasada.
-Mijito,me dijiste que plátano,que yuca,pero a pesar de que escondes tus manos yo se que haces allá.
-tía no puedo hablar de eso.
-y no tendrás vida si sigues allá.
-yo no quiero que le pase nada tía.
-ay mijito,yo ya viví bastante,igual iré a ver a tu abuelo y me quedaré con él,tu debes irte lejos,se feliz hijo,en este año no eras tu,no volviste a sonreir desde que te recogió ese hombre cocodrilo.
Así siendo ya mayor de edad huyó de su pueblo,dejó su querido Loreto y terminó en un recondito pueblecito de Pasco ,comenzó a trabajar cargando madera,se enamoró ,formó una familia y se establecío en una remota comunidad,en una de sus visitas al pueblo le pareció ver a un antiguo compañero del campamento,ya tenía 40 años,fue sólo un instante,parpadeo y ya no estaba,Martina sabía sobre su pasado,pero el no fue capaz de decirle que creyó ver a “alguien”,no quería preocuparla en balde.
A la semana tocaron su puerta,su hija fue al cobertizo a avisarle que le buscaba un “viejo amigo”,horrorizado supo lo que vendría a continuación,
-saldremos a caminar Marta,regreso en un par de horas.
-¿Hilario que haces acá?
-El jefe quiere que regreses.Eras muy hábil,uno de los mejores.
-yo no puedo,ahora tengo familia.
-es difícil conseguir químicos que no se vuelvan adictos,tu lo sabes, eras excelente,y sabes que el jefe no aceptará un no como respuesta,no necesito decirte que pasará si no vuelves con nosotros.
El sabía perfectamente que sucedería,y no estaba dispuesto a permitirlo.
Marta lo notó inquieto esos días,y aquel extraño amigo,al que Eusebio no dejó recibirlo como se debe hacer con las visitas.
Aquella noche despertó con un escalofrío,Eusebio no estaba,su lado de la cama ya estaba frío,fue con sigilo a la sala y lo vio sentado,de espaldas a ella,ya estaba vestido y parecía cantar en voz baja,decidió no molestarlo y volvió a la habitación,la siguiente hora no pudo dormir,al dar las 5 de la mañana bajó a ver que tanto hacía su marido,inmediatamente supo que algo andaba mal.
Eusebio seguía en la misma posición.
-Eusebio estas bien,no obtuvo respuesta.
Al acercarse vio la mesa,las hojas machacadas y sus ojos sin vida.
-Y si vuelven que harías?
-Yo los protegería a ustedes Marta,no lo dudes.
El estaba sentado en su silla favorita.Y Marta solo recordaba su promesa; que él los protegería,y podia ver que esa protección fue aún a costa de su propia vida.

 

 

Anuncios
¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 1 voto
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

reylilm

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información