Deporte

El Barcelona logra el empate con un jugador durante toda la segunda parte

El Barcelona logra el empate con un jugador durante toda la segunda parte - Deporte

Cristiano hizo el empate en el 15′ y se retiró lesionado en la segunda mitad. Una genialidad de Leo Messi sirve para mantener la imbatibilidad del equipo azulgrana. 

Seguro que muchos no recordaban un ‘clásico’ tan descafeinado como el que se avecinaba esta noche en el Camp Nou. Ni aquel Real Madrid – Barcelona del 2008 con la liga ya decidida se aventuraba tan soso y mediocre. Ni siquiera en el famoso ‘clásico de Miami’ se respiraba un ambiente tan monótono y vulgar como el que estas últimas semanas nos han deparado. Quizás porque el Barça ya es campeón, quizás porque el Madrid inevitablemente tiene los ojos puestos en la final de Kiev. Quizás por el ambiente festivo que había vivido el F.C. Barcelona en esta semana o por la negación de Zidane de hacerle el pasillo al ya campeón de liga. El caso es que el partido pintaba aburrido, grotesco e intrascendente.

De suerte para el espectador este argumento se truncó al inicio del partido. Para mi sorpresa fue un gran partido que superó con creces mis bajas expectativas. Todo empezó con Suárez, que llegó, marcó y desapareció del partido. Mal el uruguayo. Cristiano hizo su papel el tiempo que pudo. Marcó el empate y estuvo muy participativo. Una lástima que una ‘torcedura’ en su tobillo le obligase a abandonar el terreno de juego al descanso. El Madrid dominó gran parte de la primera mitad en la que pudieron haber marcado algún gol más, pero el infortunio de los blancos sumado a la habilidad de Ter Stegen frenaron las acometidas madridistas. El partido se ponía feo para el Barça y llegaron los 10 minutos más poco honorables de los que pueda recordar en la historia del fútbol. Primero Messi con una entrada criminal a Ramos. Luego, Bale, que estuvo todo el partido dando caña y para rematar Sergi Roberto que se fue al vestuario, roja directa para el catalán. Pintaba feo el partido para el Barça al descanso. La segunda parte fue un partido de ida y vuelta, dominado vagamente por los blancos gracias a la superioridad numérica. Él que parecía que no era su noche apareció para hacer el 2-1 y devolver ánimos a la afición blaugrana. Caracoleó en la frontal, se fue de uno, de dos y con un remate con el interior de su bota izquierda la pone al palo derecho de Keylor Navas que nada podía hacer en ese remate. Parece que Bale lo vio, y le gustó. Poco después recoge un balón muerto en la frontal del área culé y la manda a la escuadra del meta alemán. Imparable. 2-2 y vuelta a empezar. A partir de aquí el Madrid volvió a sentirse superior, pero el gol no llegó nunca pese a las innumerables ocasiones en las que el árbitro pudo haber pitado penalti en el área del Barça.

Fue un partido bronco, con muchas faltas y entradas muy duras, como si un título estuviese en juego. En ciertos momentos me llego a recordar a aquellos clásicos tan tensos con Mou y Pep en los banquillos llenos de faltas y expulsiones. La diferencia es que en aquellos partidos si había algo en juego. Esta vez, con un mundial a la vuelta de la esquina era del todo innecesario. Eso sí, el espectador no se ha podido aburrir.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

4.55 - 11 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Vier21

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información