Deporte

Bendita Messidependencia

Bendita Messidependencia - Deporte

Pues no. «Nunca es un buen momento para que Leo Messi descanse» tal y como profetizaba Ernesto Valverde. El entrenador del Barcelona sabe mejor que nadie que el destino de este equipo depende de lo que el rosarino decida y la visita ante el Villarreal era el mejor día para darle descanso. En primer lugar porque la Liga es la competición con mayor margen de error tras el buen hacer del equipo durante todo el año y, por otro lado, porque no es cierto que los tres puntos de El Madrigal valgan los mismos que los del sábado próximo ante el Atlético, el más inmediato perseguidor del cuadro azulgrana.

Aun así, era tan imposible prever lo que pasó a domicilio del Villarreal como duro de aceptar el juego del equipo a pesar del desenlace. Porque sin Messi y también sin el apercibido Gerard Piqué el Barcelona fue aguándose a pesar de un buen inicio en el plano ofensivo con sendos goles de Philippe Coutinho y Malcom Silva, a los que se les intuía un resurgir que quedó en nada porque los que tuvieron que tirar del carro acabaron siendo los de siempre. Sin embargo, peor estuvieron Clément Lenglet y Samuel Umtiti que, vendidos por sus compañeros y superados por los rivales, acabaron abriendo una avenida que le dio cuatro goles al cuadro castellonense.

Por suerte, bendita Messidependencia, tras el 2 a 3 tuvo que aparecer Messi a jugar la media hora de rigor que goza cada vez que se va al banquillo por decisión táctica, comprensible ante los dos próximos y decisivos choques ante el Atlético y el Manchester United. Lo que cuesta más de entender es la sangría que provocó un Villarreal que concedió dos goles iniciales y que si no ganó fue porque Messi puso el 4 a 2 con un golazo de falta y Luis Suárez batió a Sergio Asenjo en la última jugada del partido. Es decir, dos genialidades de las dos figuras del Barcelona salvaron al equipo del desquicio de partido que vivió.

Son dos jugadas que marcan la diferencia entre la cordura y la locura. De no haber aparecido los dos cracks el Barcelona hubiera salido mentalmente muy tocado del partido justo antes de dos choques decisivos. Pero los dos goles que salvaron un punto y permiten afrontar lo que viene sin conocer la derrota, algo que resulta positivo según dice Valverde. Pero que no olvide que, a veces, lo que acaba marcando la línea entre la muerte más estrepitosa y la vida más luminosa es un simple mal día. Por suerte, a Messi se le recuerdan pocos. Bendita Messidependencia.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

4.00 - 3 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

fusion02

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.