Sociedad

Beneficios De Hacer Teatro

Beneficios De Hacer Teatro - Sociedad

Más que una simple disciplina artística, el arte histriónico ofrece a su practicante una serie de ventajas interesantes para su desarrollo personal, e inclusive profesional.

 

Lo que originalmente surgió como un rito para adorar al dios Dionisio por los griegos, luego una fórmula perfecta de la Iglesia Católica para llevar la palabra de Dios mediante representaciones y finalmente en sus múltiples formas de expresión entre drama y comedia, el teatro es ese rincón de cuatro paredes donde en medio de la oscuridad los espectadores son testigos de una magia.

 

Esa magia que permite que se olviden del contexto mientras pasean por una historia que parecen vivir en directo es lo que ha permitido el mantenimiento del teatro como forma de expresión artística durante siglos enteros desde su aparición. Muchos han escuchado de dramaturgos de renombre internacional o actores que han dejado una huella imborrable, pero pocos se detienen a pensar en los aportes que ofrece el arte histriónico.

 

Para el que se adentra en el teatro como forma de vida o experiencia en algún momento le quedará para el resto de su existencia las siguientes enseñanzas:

 

  1. Pérdida del miedo escénico

Un actor de teatro siempre sentirá miedo esos minutos previos al hacer aparición en las tablas. Ninguna función en el teatro da más seguridad que otra, y si el actor se confía de una buena función entonces puede que llegue a tener la peor función de su vida.

Justamente ese carrusel de emociones que siente antes de subir a escena permite que se convierta en un domador de sus miedos, por ende, el miedo escénico irá desapareciendo de su vida en la medida que tenga más presentaciones. Esta ruptura con el pánico al público le dará más soltura cuando tenga que hablar frente a diversas personas y también verá cómo mejorará sus relaciones interpersonales.

 

El actor durante toda su vida tendrá que domar esos miedos previos a la presentación, y el momento en que deje de sentir en esos gusanitos dentro de su estómago entonces habrá muerto la magia del teatro dentro de él.

 

  1. Mejor expresión oral

Así como los locutores deben constantemente estar trabajando su expresión oral, los actores también deben convertirse en artistas de sus voces, pues serán estas las que permitirán transmitir una emoción en una escena indicada.

 

El actor continuamente debe ser autocrítico de su modulación y dicción, y a ello se suma que el dominio en la respiración diafragmática le da fuerza al momento de dirigirse a un auditórium. Ese constante trabajo con la respiración es lo que les da la fuerza para proyectar la voz en cualquier escenario que cuente con buena acústica. Los actores no saben lo que es trabajar con micrófono sobre las tablas, o por lo menos los buenos actores. Si es docente o piensa convertirse en conferencista, hacer teatro durante un tiempo de su vida le dará una buena guía para dirigirse a un público grande.

 

  1. Dominio de la expresión corporal

Un actor rara vez sufre de joroba. Parte de los entrenamientos de los actores, aparte de su voz, es el cuerpo, pues ambos constituyen los instrumentos para comunicar emociones. Es por esta razón que el buen actor siempre camina erguido.

 

El actor debe aprender a dominar toda su expresión corporal, desde la punta de sus cabellos hasta las uñas de los dedos de los pies, en un autocontrol supremo que le permita predecir cualquier movimiento y una soltura que sea agradable visualmente. Este autocontrol además le permite agudizar los reflejos.

 

  1. Expansión de la creatividad

El hacer teatro pone como reto a todos los involucrados a desarrollar la creatividad, desde el director, pasando por los actores, los diseñadores de luces, de vestuario, de escenografía. Es mantener al niño interno activo y despierto, además de contento cada vez que logra de manera satisfactoria la meta. Una persona con su niño interno sano y bastante creatividad son más proactivos en los proyectos que emprenda.

 

  1. Mayor seguridad en sí mismo

 

Finalmente, todo el dominio de las emociones, de la voz, de la expresión corporal y el desarrollo de la creatividad permite que la persona adquiera una seguridad en sí misma que precisamente es uno de los mayores culpables de la timidez.

 

Si tu hijo o adolescente sufre de timidez crónica, el teatro será como darle las alas que necesita para que tome el vuelo de su amor propio. El hacer teatro reta a cada uno de los involucrados frente a un proyecto determinado, inclusive permitiéndoles descubrir talentos de sí mismos que desconocían.

 

El teatro, más que una expresión artística, es la salvación para los tímidos, es el desahogo para los dramáticos, es la catarsis de los miedos, es ahogar sobre las tablas los fantasmas que ya no quieres ver más en tu vida.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

4.80 - 10 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

kpravia

3 comentarios

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información