Sociedad

Beneficios Del Pensamiento Positivo



Beneficios Del Pensamiento Positivo - Sociedad

El pensamiento positivo es algo que se puede entender en diferentes formas. La gente puede creer que se trata de ver todo bonito aunque en la realidad existan problemas muy claros y complicados o que pensar positivamente nos impide observar las cosas que no nos gustan de nuestra vida y así auto engañarnos; sin embargo, no se trata solo de una idea infructuosa, sino de una herramienta que puede cambiar nuestra vida para siempre.

Nuestra sociedad regularmente rechaza la idea de tener un pensamiento más positivo, a la mayoría nos encanta hablar de dolor, sufrimiento y de los tropiezos constantes, de ser las víctimas del mundo o unos desgraciados sin remedio, sin ver qué aprendizaje le podemos sacar a cada adversidad que tenemos en la vida.

Recuerdo en varias ocasiones escuchar a una persona decir sobre el pensamiento positivo: “Ahora resulta que todo lo vas a arreglar con el poder de tu mente Kalimán”. Obviamente este tipo de comentarios están basados en prejuicios y falta de conocimiento sobre el tema, ya que justo el pensamiento positivo es un gran poder que podríamos usar a nuestro favor.

El pensamiento es la herramienta más poderosa para manejar nuestro estado de ánimo, con este nos podemos hacer responsables de nuestras emociones; el problema es que la mayoría de la gente, creemos que todo lo que nos ocurre es culpa de alguien más, incluso responsabilizamos a las circunstancias, de nuestros estados emocionales, sin embargo, somos nosotros con nuestros estado de ánimo quienes provocamos todo lo que nos ocurre.

Yo por muchos años creí que mi situación económica era por mi mala suerte, incluso creía que Dios no me bendecía por que no era lo suficientemente bueno, entonces todo lo que ocurría en mi vida era culpa de la bendición o la maldición, de la buena o mala suerte, sin darme cuenta que mis pensamientos determinaban como enfrentaba cada día de mi vida.

En un tiempo pertenecí a un negocio de mercadeo en red y una de las dueñas, una mujer admirable llamada Wendy, muchas veces la escuche decir: “Si no puedes trabajar por tus sueños por que estás triste, deprimido, cansado o crees que te falta dinero, hazte cargo”. Estas palabras no dejaban nada a la suerte, si no tienes novia hazte cargo, si te falta dinero hazte cargo, si estás pasado de peso hazte cargo, si tienes una mala relación de pareja hazte cargo; nada es por casualidad o azar del destino, sino por el empeño que pongamos para cumplir nuestros sueños y el primer paso para este empeño es el pensamiento positivo, si no crees que lo vas a lograr, tienes razón, no lo lograrás, pero si crees que lo vas a lograr, también tienes razón, lo lograrás; ya que el pensamiento positivo no es más que la fe y como dijo Jesús en Marcos 9:23, “Si puedes creer, al que cree todo es posible”, dice todo, no algunas cosas sino todo, pero el requisito es creer y el pensamiento positivo genuino es eso, creer.

El predicador Norman Vincent Peale sabía del maravilloso poder de la fe y se dedicó a escribir un libro extraordinario, el cual titularía “El Poder de la fe”, pero su editor le hizo una gran propuesta con el fin de alcanzar a todas las personas y no solo a las religiosas, que el título fuera: “El Poder del pensamiento positivo” y se convirtió en un auténtico éxito. En dicho libro Norman menciona que nunca en la vida ha existido una persona exitosa que tenga pensamientos y actitudes negativas. Si esto lo resumimos a nuestro diario vivir, podríamos decir que nunca tendremos éxito en cualquier asunto que deseemos resolver sino comenzamos con el pensamiento positivo, es decir, con fe.

Puede ser que todo el problema de nuestra vida sea ese destructivo habito de pensar negativamente, aun muchos pensamientos que parecen buenos no lo son en realidad, como esa idea constante de temerle a Dios; cómo una persona puede confiar en alguien a quien le teme, no tiene sentido. En el libro de Reflexiones Diarias de A.A., en la el día 17 de abril menciona: “Temer a Dios es tenerle miedo a la alegría. Mirando retrospectivamente, me doy cuenta de que, durante las épocas en que más le temía a Dios, no había alegría en mi vida. Según aprendí a no temer a Dios, aprendí también a experimentar alegría”.

Para solucionar este mal Emmet Fox propone algo que el nombra “la dieta mental”,, consiste en hacer una ayuno de pensamientos negativos durante siete días, esto no significa nunca tener pensamientos mal sanos, sino mas bien no darles fuerza, dejar de enfocar nuestra atención en ellos, y si durante esos siete días nos descubrimos enfocados nuevamente en pensamientos negativos, debemos esperar unos días y empezar de nuevo. Emmet Fox menciona que las dietas para adelgazar y la disciplina para hacer ejercicio es un juego de niños comparado con la dieta mental, pero que si la logramos terminar, podríamos cambiar nuestra vida; qué podemos perder, intentémoslo reconociendo que la Fuente Divina tiene todo bajo control.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 5 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Ernesto Rojano

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información