Cine y Televisión

Bohemian Rhapsody: La Película Sobre Un Genio Inconsciente.

Bohemian Rhapsody: La Película Sobre Un Genio Inconsciente. - Cine y Televisión

La esperada película de Bryan Singer/Fletcher (Bryan fue reemplazado) por fin llegó a cartelera. La historia de la banda británica Queen, centrada en su carismático líder Freddie Mercury, nos inundó desde la imagen en movimiento con toda su fuerza rítmica, melódica y estética.

El film a modo de un clásico biopic, establece parámetros claros desde un comienzo al instaurar la fragmentación anecdótica como eje fundamental del montaje de la película. Sin duda que abre un espejo de retazos de la vida de una mítica banda desde sus comienzos, no obstante, éstos a modo de acumulación van contando una historia atiborrada de pequeñas ausencias que para los fans serán una carencia irremediable.

 

El protagonista Rami Malek, conocido por su notable papel en la serie tecno thriller Mr. Robot, se apropia de la personalidad de Mercury de una forma brillante y, a ratos, sorprendente. Imita a Freddie sin copiarlo, logra su impronta sin plagiarlo llevando su actuación a un escenario multiforme y enigmático. Su leve sonrisa, cual ángel caído, marca un gesto inigualable en su performance, logrando un trabajo sólido y a la altura de lo que merece uno de los mejores cantantes de la historia del rock.

A pesar de que el film no es cien por ciento fiel a la cronología de la historia de Mercury y su banda, omitiendo además varios episodios conocidos, logra establecer cierto ritmo interno que favorece la relación música-impacto con la audiencia, privilegiando la emoción de la experiencia del espectáculo por sobre la reflexión y el escudriñamiento de la psicología de los personajes-celebridades.

 

Precisamente aquí es donde se nos presenta a un Freddie genial, acompañado de sus amigos y colegas de rock, Brian May, Roger Taylor y John Deacon conformando un mítico elenco de músicos que, aunque la historia nos los muestre como inadaptados, la película no ahonda en ese perfil de la banda inglesa. Esta genialidad parece inconsciente, Freddie avanza en su espacio ritual simbólico sin que lo note, sin que sepa sus conflictos no resueltos, sin que de atisbos de estar consciente, al menos eso parece.  No se plantea el universo de contradicciones del artista ni tampoco se profundiza en la relación extraña y aparte que tiene con su novia Mary Austin.

 

La película muestra sin abordar los conflictos que apenas se esbozan, no escarba en el corazón del artista ni en sus demonios internos que dieron a luz canciones como “Love of my life”, “I Want to break free” o la mismísima “Bohemian Rapsody”.

El final es apoteósico porque Freddie está en la piel de Malek que desde el escenario cósmico se reencarna en el artista indescifrable, en ese memorable concierto en Wembley donde estalla un Mercury carismático con el peso de la muerte encima, pero con su música sublime vitoreada por cientos de miles de almas como un gran torbellino de comunión plena, como un gran enjambre de encuentro total.

Una película digna, necesaria para las nuevas generaciones, que se sostiene gracias a una banda inigualable, a una voz única y a un actor que con sus sutiles rictus deja viva la llama de ese Freddie que todos quisiéramos volver a ver en un escenario.

 

También te puede interesar:

Amy Adams

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

4.75 - 8 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

yogiqrosawa

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información