Política

Borja…



Borja… - Política

Han pasado ya varios días desde la sentencia que condenada a Borja a dos años de cárcel y 180.000 euros de multa. Y, cómo no, se han retratado varios personajes de nuestra querida España opinando sobre esto.

Pues como han pasado algunos días, creo que ya es hora de mirarlo todo desde la óptica de la tranquilidad. Del sosiego y de la mesura. No es muy normal que un joven que para la gran mayoría de los españoles ha hecho una buena acción, pueda salir preso. No parece que nuestras leyes están bien escritas si se permite eso. Vayamos por partes. ¿Intentar recuperar el bolso robado a una anciana está bien? Yo creo que sí. ¿Pedir al ladrón que lo devuelva? También es lo correcto. ¿Está mal que el ladrón robe? Sí, sin duda.

Según testigos y según se deduce de la sentencia, la victima, o sea el drogadicto que ese día, al parecer, iba hasta las cejas y buscaba más parné para su vicio, eligió a una señora, mucho más débil que él, para robarle el bolso. Eso, creo, que también está mal. Borja salió corriendo para recuperar el bolso de la señora asaltada, lo pidió y al negarse el ladrón a devolverlo, la dio dos puñetazos. Uno en la cara y otro en el hombro. De resultas de aquello, el hombre muere. ¿Hizo bien Borja en golpearlo? Según la sentencia no. Debería haber llamado a la policía o perseguirlo. O sea, que si la policía tarda en acudir y el ladrón se escapa, queda impune el frito de su hurto. Y si lo golpea, pero no pasa nada, porque todo queda en un par de bofetadas, aquí no suceda nada. No parece muy coherente…

Y sobre todo, un detalle que llama la atención: si la agresión se produce en el momento del robo, Borja hubiera salido exculpado. Pero como lo hizo después del robo, no cabe la legitima defensa. Y, ante la justicia, es una agresión.

Por lo tanto, queridos amigos, cuando veáis un robo y os llame el sentido de la justicia, podéis hacer tres cosas: la primera, pasar olímpicamente. No te creas problemas y todo sigue igual. Total, qué más da si a una pobre anciana la dan un tirón. La segunda, es llamar a la policía y esperar. Es decir, que cuando lleguen los servidores de la ley, el caco ya está en su puñetera casa. Y la tercera, es darle un par de sopapos, pero con la mano abierta. Y flojos. Así de esta forma, no se cae en la posibilidad del homicidio imprudente. Nadie se muere por una bofetada. Salvo que las drogas te hayan hecho tal estropicio que con lo mínimo te quedes. Pero eso, el forense del juicio, no ha podido asegurarlo. Tampoco que el puñetazo sea la causa de la muerte. Y sin embargo, sí dice claramente que el agresor, Es decir, Borja, es decir, el que quiere recuperar lo robado, quisiera lesionar al ladrón.

Entonces, y resumiendo, dos bofetadas no demasiado fuertes y que salga el sol por donde pueda.

Se me olvidaba… la defensa asume que Borja no entre en prisión, tal y como al parecer, ya pide la Fiscalía. A lo que no renuncia, es a los 180.000 euros. Por lo tanto, a mí, sin querer entrar en demasiados detalles, se me antoja un interés algo crematístico en el cumplimiento de la sentencia. No el afán por ver a quien ha matado a tu padre –con el que apenas te tratabas– en el trullo. Curioso sentido de la justicia…

Lola.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

1.92 - 26 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Lola Barnon

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información