Economía

Bretton Woods ¿Qué fue y qué nos dejó?



Bretton Woods ¿Qué fue y qué nos dejó? - Economía

Al mencionar a Bretton Woods no solamente debe permanecer en nuestra memoria un lujoso destino turístico en New Hampshire, sino que se debe pensar en el papel que ha jugado en la economía actual.

Para Julio 1944, con la Segunda Guerra Mundial latente y conflictos de intereses cada vez más remarcados, se llevó a cabo una conferencia de carácter internacional en la que 44 países tuvieron presencia. Dentro de esta conferencia dos propuestas importantes estuvieron enfrentadas. La primera correspondía a los británicos, formulada por John Maynard Keynes, propuesta que buscaba la creación de algún organismo que vigilase la economía, la segunda (que terminó siendo aceptada) correspondiente a los estadounidenses y formulada por Harry White en la que se proponían ajustes a los tipos de cambio y evitar la discriminación comercial.

Ambas propuestas buscaban la manera de conseguir tipos de cambio fijo y libertad comercial, el principal problema residía en que distintos países que se encontraban bajo el patrón oro respaldaban con este metal precioso sus monedas locales, las cuales habían sido devaluadas debido a las altas cantidades destinadas a gastos bélicos; la solución fue adquirir un «patrón dólar» que estableció una equivalencia entre una onza de oro y 35 dólares, provocando que esta divisa se volviera un estándar en todo el mundo y dándole a Estados Unidos la última firma que requería para convertirse en la potencia hegemónica de ese momento.

En cuanto al comercio libre, de la conferencia de Bretton Woods nace la respuesta conocida como GATT (General Agreement on Tariffs and Trade), organización en la que 23 países se incluyeron y que pretendió eliminar barreras comerciales, promover el comercio entre distintos países en conjunto del acuerdo entre cuotas y tarifas, y, desafiar el proteccionismo bajo el cual muchas economías se encontraban envueltas.

Las otras dos instituciones financieras derivadas de Bretton Woods fueron el Banco Internacional para la Reconstrucción y el Desarrollo (debido a la devastación provocada por la guerra) hoy mejor conocido como Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional (FMI), los cuales celebrarán 75 años de existencia este 2019. La idea principal trataba al FMI como asegurador de la estabilidad de tipos de cambio, el abandono de controles cambiarios y el subsidio a la exportación; y al BM como aportador de capitales para la necesaria reconstrucción de los países afectados por la guerra y para el desarrollo de las regiones atrasadas en el mundo.

Hoy en día, ambas instituciones siguen siendo fuertes y representan en su totalidad los intereses de la nación en la que fueron creados, publican informes varias veces al año y proponen en ellos las posibles soluciones a problemáticas económicas, políticas y sociales dados los distintos países y sus situaciones. A pesar de que los arreglos pactados dentro de la conferencia de Bretton Woods fueron respetados por muchos años consecutivos se terminó con ellos tras la llegada del presidente Nixon y la implementación de políticas macroeconómicas que hicieron que mantener dichos acuerdos fuese insostenible para EE.UU.

Las principales secuelas económicas que nos quedan son las instituciones ya mencionadas (incluyendo todas las acciones que lleven a cabo), el recuerdo del peso que alguna vez tuvo  EE.UU en la economía mundial y los principios de buscar nuevas formas de dominación sobre los (desde entonces llamados) países en vías de desarrollo, las cuales han ido evolucionando y siguen siendo impuestas, alegando que las medidas tomadas llevarán al desarrollo y protección de economías menos avanzadas, pero (a mi parecer) desembocando en aquello que ha remarcado e intensificado los fuertes obstáculos de la creciente y real desigualdad social dentro de la que vivimos.

 

 

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

4.56 - 9 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Sara Salcedo

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.