Política

Breve experiencia en la política en venezolana



Breve experiencia en la política en venezolana - Política

En el año 2017 estaba recién llegada a Venezuela después de una ausencia viviendo en Estados Unidos por mas de un año, una gran experiencia que en otra ocasión les narrare, uno de mis objetivos al regresar era formar parte activa de la construcción de cambios que deseo para mi nación, en un gran gesto inocente de mi parte creí que desde la plataforma política podría materializar ese gran sueño, que aun permanece en mí, conocía alguien que formaba parte de un partido político, lo contacte, inmediatamente me ofrecieron un cargo a nivel municipal, no tenia ni idea de como funcionaba la estructura interna, pensé que lo conformaba un equipo de personas de ideales similares, que trabajaban juntas de manera organizada y estratégica en pro del beneficio de la comunidad, repito lo hice de manera inocente.

El principal objetivo de un partido político es sumar voluntades, participantes, esto les permite tener mayor o menor poder en el Congreso o Asamblea Legislativa, por tal motivo, no son muy selectivos al momento de aceptar a alguien. No voy a especificar el nombre del partido, pero en líneas generales todos son muy similares, por lo menos en Venezuela, solo quería trabajar por mi país. Mis estudios me enseñaron a crear estructuras, a planificar, a usar de manera eficiente los recursos, encontré un equipo destructurado, personas que resuelven en el camino, si acaso a eso se le puede llamar «resolver», al poco tiempo escuchaba rumores de pasillo respecto al por qué me habían otorgado un cargo que a muchos les habría tomado años, según las normas debería empezar desde la base de la pirámide estructural a un nivel parroquial, los distintos cargos funcionaban de manera independiente, pero debían rendir cuentas a otros, no existía el trabajo en equipo, en las reuniones la agenda trataba sobre la imagen que tenia la jerarquía superior integrada por los miembros nacionales sobre nosotros.

Era un equipo que llevaba años teniendo mas o menos los mismos integrantes, algo que era criticado con bastante fuerza a nivel Nacional, no soy alguien muy social, ni creo en amistades instantáneas, quien me integro al grupo solía decirme que debía aparecer en ciertos eventos acompañada e ir sumando afectos a nuestra causa, eso me sonaba a culto, susto!!!, la autenticidad siempre llama la atención y mis intenciones eran muy honestas, Venezuela es el amor mas grande de mi vida, algunos vecinos me observaban desarrollando actividades, se acercaban a  preguntar como funcionaba o si podían formar parte del equipo, en la breve experiencia la realidad ya había cambiado mi utopía al respecto, aunque me abstenía de comentar la verdad, tampoco los motivaba a integrarse.

Tenia infinidad de proyectos en mente, buscaba alianzas estratégicas para realizar actividades culturales, recreacionales, informativas y de desarrollo humano que involucraran a la comunidad para aumentar el sentido de pertenencia, algo de lo que carecemos en gran medida, deseaba rescatar los espacios públicos, buscaba financiamiento, muchas veces hacia las cosas con mis propios recursos económicos, para solo recibir respuestas poco alentadoras de mis propuestas, aunque existían personas que si tenían buenas intenciones, pero falta de preparación, con apoyo y orientación podrían haber realizado proyectos exitosos. Su objetivo era captar a los lideres natos de las distintas comunidades, las personas que eran conocidas y respetadas por todos, pero a la mayoría no les interesa la política.

Algunos miembros tenían un ego enorme, sobre todo quienes ya tenían cargos políticos por votación general, estos amaban ser reconocidos, aparecían para la foto de las redes sociales o medios de comunicación, adjudicándose a titulo personal el desarrollo de la actividad, sin haber realizado mayor esfuerzo en la misma, el equipo que mas trabajaba eran los jóvenes universitarios, entusiastas, rebeldes, llenos de frescura y empuje, pero indisciplinados, yo los adoraba, me hacían reír sus ocurrencias y admiraba sus ideales. En el equipo existían dos bandos unos que apoyaban a cierto miembro y los demás a otro, una absoluta lucha de poderes, la empatía no existía, la «diplomacia» en mi lenguaje, reinaba la hipocresía, al darse la espalda se destruían mutuamente.

Llegó el 31 de Marzo de 2017 un día que siempre recordare, por primera y única vez de manera paralela y espontanea el estado se cerro por todas las vías de acceso, el pueblo estaba molesto, descontento con el régimen, salieron a las calles a demostrar su inconformidad con la profunda crisis que vivimos, intentaron enviar refuerzos desde otro estado pero no existía forma de entrar, los cuerpos de seguridad eran insuficientes y por ese pequeño instante me sentí satisfecha, fue el comienzo de los que serian 5 meses que jamas olvidare, y la vía de escape a mi errada decisión de formar parte activa dentro la política, desde ese momento comencé mi lucha desde otro escenario, uno donde ya había participado en otros años, allí podía ser yo misma con absoluta libertad, sin dobles caras, sin fingir, sin «diplomacia».

A los pocos días eramos atacados por colectivos armados enviados por el ejecutivo nacional, guardias nacionales y cualquier otro grupo armado que defendía al régimen, atacando, persiguiendo, torturando y asesinando inocentes que ejercían su derecho legitimo de protesta. El 11 de abril en uno de los tantos ataques por parte de la guardia nacional se llevaron a uno de los nuestros, quien horas mas tarde apareció en un centro medico de la ciudad con una bala en su cuerpo, el 13 de abril lloraba la muerte de Tonny. Hasta ahora no se ha hecho justicia en su caso, como en el de los cientos que fueron asesinados ese mismo año.

Los políticos aprovecharon para hacerse notar, ser fotografiado por medios de comunicación siendo atacados por los cuerpos de seguridad del estado era el sueño de muchos, intentaron acercarse a quienes daban la cara por el país y defendían los derechos de todos, esos quienes fueron asesinados, torturados, algunos hoy permanecen detenidos injustamente, olvidados por todos. Nuestra lucha perdió fuerzas con un falso plebiscito el 16 de Julio de 2017,  porque siendo una herramienta legal y constitucional, la redacción de las preguntas llevadas a consulta no estaba sujeta a nuestra leyes, un error imperdonable y jamas reconocido por parte de la oposición venezolana, por esta razón perdimos esa gran oportunidad de materializar un cambio.

Después del fracaso del plebiscito negociaron unas elecciones de gobernadores a nivel nacional, estos vendieron sus conciencias por un cargo político, como si el país fuera un pastel que pudiera repartirse en trozos, apagaron las calles, porque según ellos había llegado el momento que permitiéramos actuar a los políticos, en su afán de protagonismo algunos cometieron el abuso de auto proclamarse «candidato de la resistencia» llegaron a nuestros espacios con música, haciendo campaña, cuando hacia poco habíamos enterrado a otro de los nuestros Eduardo, un joven que fue asesinado por funcionarios uniformados del CONAS que llegaron en carros civiles disparando a mansalva. Todavía no había entregado mi cargo dentro del partido, a solicitud de quien me había integrado en un principio, el equipo pretendían aprovechar mis conexiones para que apoyara a determinado candidato en el nuevo panorama político que vivía el país, pero todo tiene un límite, mis convicciones no se negocian y menos permito que sean burladas por intereses personales de otros.

Mi posición fue firme, directa, por más que ofrecieron beneficios si el candidato llegara a ganar las elecciones regionales en el estado, entregue oficialmente el cargo, uno que no llegué a desempeñar gracias a la absurda lucha de poderes dentro del partido, era digna de una telenovela de horario estelar, historias que no me generaban ningún tipo de interés, mis intenciones eran las de trabajar por la comunidad, no la aspiración política o un puesto de trabajo en una alcaldía o gobernación, el personaje no gano las elecciones, luego de poco tiempo se vio involucrado en un fuerte escándalo de uso ilícito de capital a nivel internacional, algunas veces la intuición habla y lo hace con fuerzas. Mi condena final para este equipo fue preguntarles como pretendían gobernar un país entero cuando no lograban organizar ni una parroquia. Para mí los resultados se miden con hechos no con palabras.

 

 

 

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

3.82 - 11 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Mónica Nava

3 comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información