Literatura

Cachitos De Tinta Y Alma: Microrrelatos

Cachitos De Tinta Y Alma: Microrrelatos - Literatura

RECORDADOS POR LA HISTORIA

Agosto del 479 a.C, Platea; Grecia.

Desplegamos nuestra columna hacia su flanco derecho, defendido por los mejores hombres del enemigo. Escudo contra escudo nuestras lanzas perforaban la carne de nuestros oponentes, abriendo hueco en su maltrecha formación. Éramos como un solo ser cubierto de escamas de metal, un gran demonio formado por miles de griegos que luchaban por la libertad.

 

POR UN PUÑADO DE DÓLARES

Año 2159.
Desde hace más de setenta y cinco años, la empresa Biox Genetics se ha convertido en el máximo exponente de la investigación genética con ADN humano. Sus avances científicos, han permitido erradicar enfermedades como el cáncer o el sida en los países desarrollados del primer mundo, aunque todavía, una gran cantidad de pueblos, están sufriendo las consecuencias de tan agresiva búsqueda. Millones de personas de los países pobres, han sido expuestas a cepas contagiosas, con el único pretexto de conseguir una cura universal para toda la humanidad. Aunque esto no es así.
Henry Nart, un reputado abogado afincado en Washington, lleva más de diez años investigando y combatiendo las irregularidades cometidas por la empresa Biox Genetics, entre las cuales, se encuentra la del uso de humanos para sus experimentos. Ellos lo niegan todo, así como también lo hacen parte de los políticos más influyentes del país, entre ellos, el Senador Albert Forrester.
El acceso a estos medicamentos es proporcional al poder adquisitivo de las personas, y quien no paga, muere. La ética y los derechos humanos con los que tanto se llenan la boca los responsables de Industrias Biox Genetics es únicamente papel mojado. Las gentes del denominado primer mundo tienen un pañuelo en los ojos que les impide ver la realidad. Para la gran mayoría, los responsables de esta maquinaria empresarial son algo similar a divinos salvadores, los cuales han erradicado la peste que llevaba asolando la humanidad desde hacía siglos. Pero lo que ellos no saben, es que, para salvar sus vidas, han tenido que morir pueblos enteros, niños inocentes, padres, madres y abuelos…, es decir, gente inocente, las cuales, su único delito había sido no disponer del suficiente dinero para satisfacer a los despiadados dirigentes de industrias Biox Genetics.
Esto es solamente una pequeña historia, aunque no deja de ser cierto. Muchas empresas ganan dinero a costa de las vidas de personas inocentes, que lo único que buscan es ganarse dignamente la vida, y poder llevarse tanto ellos, como sus familias, algo de pan a la boca. Cientos de ejemplos están a la vista de todos nosotros, aunque la gran mayoría debe quitarse aún la venda de los ojos.

 

LA VENGANZA DEL MUERTO ERRANTE 

El latir de su corazón, resonaba por cada una de las oberturas del acantilado, acompañado del rítmico jadear de su respiración. Estaba aferrado a una hendida roca que sobresalía de la pared, colgado a más de ochenta metros del suelo. Por encima de su cabeza se escuchaban unas voces. Dos hombres hablaban entre sí. Segundos después, se escuchaban dos caballos galopar en dirección contraria al escarpado acantilado. El hombre, que permanecía colgado de la roca, a punto de caer, y tras realizar un enorme esfuerzo, consigue alcanzar la cima de la pared y ponerse a salvo. Recupera el aliento lentamente, mientras contempla la inmensidad del horizonte desde las alturas. No dejaba de sonreír. En un acto de reflejo, el magullado desconocido se toca con cuidado el bolsillo derecho, e introduce la mano para buscar alguna cosa. Vuelve a sonreír mientras saca el misterioso objeto. Una pequeña caja negra, parecida a un antiguo cofre del tesoro, aparece en las manos de ese hombre. La abre, y de ella saca una antigua y desgastada llave. Después de observarla detenidamente y comprobar que no ha sufrido ningún daño, la vuelve a guardar. Todo ha salido bien al final, y el riesgo ha valido la pena. El maltrecho hombre casi pierde la vida, pero ahora tiene en su poder la llave que esconde un oscuro y valioso secreto; y lo mejor de todo, es que sus perseguidores lo dan por muerto. Pero hay veces, que hasta los muertos regresan para vengarse. 

 

CAMINO AL VALHALLA

He aquí, en estos trascendentales instantes de mi vida, me dirijo a ti, Odín, señor de los cielos, padre de los dioses. Concédeme un último aliento y dame el valor para combatir contra nuestros enemigos. Que tus fuerzas sean las mías, y que mi espada riegue con la sangre de nuestros adversarios este yermo suelo. Y si caigo, dulce destino el Valhalla para todo el que muere luchando.

 

UNA PRIMERA VEZ

¡Qué bonita es la nieve! Se repetía una y otra vez Jack, que observaba como caían los copos a través de un gran ventanal. Mientras tanto, el capitán de la nave ordenaba prepararse para el aterrizaje. El joven cabo Jack Slimer estaba emocionado. Llevaba mucho tiempo esperando este momento. Para él, este sería su primer invierno fuera de casa, así como también, su primer invierno en el planeta Tierra.

 

¿ESTAMOS SOLOS?

¿Habrá vida allá arriba? Se preguntaba Pedro como cada noche al contemplar las estrellas desde su balcón, mientras se fumaba un cigarrillo. ¿Sabrán ellos de nuestra existencia? Pensaba mientras le daba otra calada. ¿Serán igual que nosotros? Continuaba dándole vueltas a la cabeza mientras se consumía el pitillo. Luego, una vez apagado el cigarro, vuelve a la realidad de su rutina terrenal. Mientras, en el universo, millones de seres se hacían las mismas preguntas que Pedro mientras observaban las estrellas.

 

MI PRIMERA GUERRA

Entre julio y noviembre de 1916 se produjo la batalla del Somme (Francia), en el contexto de la Primera Guerra Mundial (1914-1918). Para muchos jóvenes fue su primera y última guerra.

El estallido de las bombas, resonaba por todo el escenario de muerte y horror en el que se había convertido el frente, mientras que mi pelotón, acosado por las balas enemigas que silbaban a escasos centímetros de nuestros cuerpos, caía en la tierra ensangrentada que se enfangaba a nuestros pies. Luego, la muerte, vino a buscarnos con su sonrisa fúnebre.

 

DIME TU NOMBRE

Desde el primer día que la vi, no me la pude sacar de la cabeza. Era como una diosa, iluminada de una radiante luz hipnótica. Cada día, la veía pasar delante de mi puesto de trabajo, y pensaba, cual sería la mejor manera de acercarme a ella y entablar una agradable conversación. A pesar de todo, el miedo al rechazo me hacía echarme para atrás.
Una mañana, salí de casa decidido a parar a aquella chica, y explicarle todo lo que mi corazón sentía por ella desde hacía más de un año. La esperé impaciente y nervioso delante del trabajo, pero la chica, no apareció. Día tras día la esperaba, con el deseo de poder volver a verla; incluso la busqué por cada uno de los rincones de la ciudad, pero todo fue en vano. Nunca más la he vuelto a ver, ni siquiera a saber de ella, y a pesar de todo, después de más de cuarenta años, mi corazón late con fuerza cada vez que recuerdo a aquella chica sin nombre.

 

CRUCE DE CAMINOS

Un nuevo amanecer despertaba engalanado bajo la aurora de manto rosado. El Sol, en privilegiada tribuna, se levantaba iluminando la magnífica ciudad de Atenas. Los relucientes rayos de luz lanzados por el divino Apolo llenaban de brillo las fachadas de los blancos edificios, y sus altos tejados carmesíes, refulgían como el fuego sagrado en el altar del mismísimo Zeus. En toda la ciudad se percibía el aroma de la sal traída por la brisa marina, y el ajetreo de pescadores y comerciantes que recorrían todas las calles desde el puerto hasta el mercado, daban el toque de salida a la jornada. Los orgullosos atenienses habían disfrutado de años de bonanza gracias al gobierno del “tirano” Pisístrato, y ahora lo seguían haciendo bajo la autoridad de sus hijos Hipias e Hiparco, aunque pronto se rompería todo este equilibrio, ya que las más nobles familias estaban conspirando para hacerse con el poder. Por otra parte, la amenaza persa comenzaba a hacerse presente y a ser un tema recurrente tanto en los consejos aristocráticos (Areópago), como en las asambleas populares (Eklesia).
Muy Lejos de allí, en el corazón del Imperio Persa aqueménida, nacía Jerjes, hijo de Darío y la Reina Atosa; este neonato llevaba en sus sangre la herencia de su abuelo materno Ciro (II) el Grande, fundador del gran imperio Persa. Años después, ya como rey, su destino se cruzaría inevitablemente con el de Atenas y sus habitantes, los cuales no imaginaban en ese día tan magnífico, que la amenaza más grande de su historia acababa de nacer.

 

AULLIDOS DE LIBERTAD

Fiereza cubierta de la belleza más indómita, pureza que a la brillante Luna suplicas tu amor. Alma noble y fiel, amante inmortal, protector de tus hermanos. Cuestionado desde el principio de los tiempos; siempre temido, a pesar que tus ojos reflejan solo el anhelo de la libertad que siempre fue tuya y que el hombre un día te robó. Eras rey en tus vastos dominios, señor entre todas las fieras del bosque, las montañas y los fértiles valles regados por espejos de plata. ¡Lucha bella criatura, lucha!¡Reclama nuevamente tu trono! Nunca desfallezcas y sigue aullando en la oscura noche, pues el hombre sigue siendo siervo, y tú, el señor de los grandes bosques.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

3.31 - 36 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

miquelangelo

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información