Política

Cada vez tenemos menos libertad de Expresión



Cada vez tenemos menos libertad de Expresión - Política

Últimamente se ha puesto de moda sustituir la saludable expresión ideológica necesaria en toda democracia real por el siempre coercitivo método de aplicar el Código Penal.

El domingo, la Guardia Civil identificó a los componentes del grupo Adebán, por interpretar estos la canción “Arriba, Abajo” en un acto reivindicativo celebrado en Canfranc para reclamar la reapertura de la línea férrea internacional.

Hablamos de una canción que se posiciona en contra de la monarquía y que Adebán lleva en su repertorio desde hace más de cuarenta años, adaptándola a las nuevas circunstancias políticas y sociales, incluyendo oportunas estrofas. La canción está basada en una jota castellana. El protagonista inicial fue el jubilado rey emérito, Juan Carlos I, y ahora es su hijo Felipe VI.

El motivo de la polémica son estrofas como esta:

Arriba, abajo,

que Felipe se busque un trabajo,

abajo, arriba,

no queremos a la monarquía.

La libertad de expresión es un elemento crítico necesario para la democracia, el desarrollo y el diálogo. La libertad de expresión es un derecho universal sano e imprescindible del que todo el mundo debe gozar. Todos tenemos derecho a expresar nuestra opinión; y a mantener esa opinión sin interferencias, tal como lo establece la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

En España, la libertad de expresión está sufriendo un grave retroceso desde 2015, cuando el Partido Popular impuso su mayoría absoluta para aprobar en solitario la Ley Orgánica de Protección de la Seguridad Ciudadana (LOSC), más conocida como Ley Mordaza, con su correspondiente reforma del Código Penal, en vigor desde el 1 de julio de ese mismo año.

La verdadera finalidad de esta Ley es obstruir e impedir el activismo social, obstaculizando su derecho a expresar reivindicaciones de manera pacífica. Impidiendo además el derecho a la información. Usuarios de redes sociales, periodistas, profesionales del derecho y artistas musicales son los principales procesados en virtud del artículo 578 del Código Penal. Desde 2015, los procesamientos y las sentencias condenatorias derivados de su aplicación han aumentado drásticamente; de tres en 2011 a treinta y nueve en 2017, y actualmente son declaradas culpables casi setenta personas de media al año. Con esto, las autoridades nos están indicando que no se van a tolerar ciertas formas de discrepancia, y mucho menos el cuestionamiento o las ideas alternativas.

De ahí que la Guardia Civil haya instruido un expediente informativo con motivo de la copla arriba citada al grupo musical que la interpretó a petición del público asistente, esto es cuando menos antidemocrático y anticonstitucional. El artículo 20 de la Constitución Española dice:

1. Se reconocen y protegen los derechos:

a) A expresar y difundir libremente los pensamientos, ideas y opiniones mediante la palabra, el escrito o cualquier otro medio de reproducción.

B) A la producción y creación literaria, artística, científica y técnica.

C) A la libertad de cátedra.

D) A comunicar o recibir libremente información veraz por cualquier medio de difusión. La ley regulará el derecho a la cláusula de conciencia y al secreto profesional en el ejercicio de estas libertades.

2. El ejercicio de estos derechos no puede restringirse mediante ningún tipo de censura previa.

Cuando terminaron su actuación los músicos de Adebán y estaban ya recogiendo los instrumentos se les acercaron los agentes de la Benemérita. Esto relata Escartín, uno de los componentes del grupo, “vi cómo un sargento de la Guardia Civil le pedía el carnet de identidad a mi compañero Jesús, e inmediatamente después nos lo pidieron a todos. Le pregunté por qué lo hacía y me dijo que esa canción no se podía cantar porque atentaba contra la monarquía”.

Un Estado de derecho ha de ser garantista y evitar las pulsiones restrictivas de la libertad de expresión. Es decir, debería estar prohibido prohibir. Evelyn Beatrice Hall escribió con acierto en una biografía de Voltaire: «Aborrezco tus opiniones, pero aborrecería aún más que se te impidiera expresarlas».

¿Y aún nos preguntamos por qué Unidas Podemos debería estar en un Gobierno de Coalición? Quizás para evitar estas tropelías.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

4.80 - 41 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Aicrag

21 comentarios

  • Yo tiendo a ser republicano, pero cada vez entiendo más a los monárquicos. Un rey no es más que el sumo pontífice de la religión civil del Estado. La separación Iglesia Estado, que es esencial a la democracia ciudadana, implica que las labores litúrgicas y simbólicas necesarias para vitalizar la unidad e identidad con la propia nación de los ciudadanos, pasen a alguien no religioso. En la Antigüedad, estas labores religiosas eran propias de la monarquía (faraones, emperadores romanos, los reyes judíos, etc) y en la actualidad las cumple el Jefe de Estado; la única diferencia en democracia, es que no lo hace por gracia de Dios o Alá. Pero esas ceremonias tienen que hacerse, y alguien tiene que oficiarlas. No hay sociedad que no tenga esta institución. Estados Unidos es aún más ceremonioso, lo que pasa es que esta labor corresponde al presidente.

    • No puedo negarte tu parte de razón, porque en cierto modo lo que dices es muy cierto, sin embargo la república es un modelo de sociedad política que no puede definirse solamente porque el jefe del Estado sea elegido. La idea de república, desde mi punto de vista es también un modo característico de concebir la política, las instituciones y los valores políticos, y ello gracias a la vinculación de la libertad al ejercicio de la virtud cívica. Además el republicanismo revitalizaría la democracia y solucionaría muchos de los problemas territoriales que hoy sufre España. Como bien dices, pocos son los ciudadanos que de verdad hacen una reflexión sobre los principios, el sentido y los fines de la democracia y de la política misma, es verdad que sienten el malestar y el desencanto de un Estado que no responde a sus necesidades, pero ni siquiera entienden dónde radica el problema de sus males. Hoy, al calor de la crisis económica, han arreciado la decepción y la crítica, encarnadas en movimientos de protesta y nuevos partidos, sin embargo eso no ha hecho más que confundir aún más a una sociedad más bien poco preparada que sólo sabe hablar de la crisis de la democracia.
      También comparto tu crítica a los presidentes que hemos tenido, pero para eso están las urnas, para quitarlos si no sirven al bien general. Sin embargo a esas ranas monárquicas hay que aguantarlas, pese a su ineptitud o vida disoluta. Y además gastar nuestro dinero en su manutención, la de su familia y la de sus caprichos. Soy republicano, jamás legitimaré una monarquía. Por otro lado creo que Felipe VI es un Jefe de Estado competente, preparado y válido, pero me gustaría verlo someterse al reto de unas elecciones. No me vale que sea eficiente si tiene la prebenda de un apellido; la valía se demuestra en igualdad de condiciones y oportunidades.

  • Quizás la cuestión está en interpretar de manera diferente República y republicanismo. La república en sí no es más que un régimen específico, sin embargo, y en esto te doy la razón, el republicanismo en nuestro país es más bien un anhelo de cambio atribuido a los movimientos de izquierda, y así, claro es imposible de articular en la realidad. Se trata de pensar en la república como un sistema político que protege la libertad y que se fundamenta en el derecho, en la ley como expresión de la voluntad soberana del pueblo. El republicanismo propone y defiende la república como el modelo de gobierno óptimo para un Estado, lo que hay que entender es que este modelo no sólo obedece a ideas de izquierda, y aquí es donde se desarrolla el conflicto, la mayoría de españoles cree que República es sinónimo de socialismo o comunismo, y nada más lejos de la realidad. Y es verdad eso que apuntas de que muchos de los que sacan la bandera tricolor no añoran en realidad la República, porque en verdad no conocen o no entiende el concepto en su más amplio sentido y su más grande expresión.
    En lo relativo a la conciencia británica con respecto a su monarquía es entendible. Pero nosotros no somos un país con una tradición monárquica tan fuerte ni tan arraigada. Y creo que no haría daño alguno permitir que el pueblo opinara al respecto. Cuando menos, de ganar la monarquía quedaría legitimada.

  • Es verdad que Podemos, a diferencia de otros partidos, llevaba en la versión mini de su programa el derogar la Ley Mordaza. Sin embargo, si lees el programa extenso, aparecen varias propuestas que, puestas juntas, constituyen una nueva Ley Mordaza aún más severa, pero con una orientación ideológica distinta.
    Podemos quiere despenalizar los mensajes con los que está de acuerdo; y ustedes también. Pero al mismo tiempo, quiere hacer imposible criticar al islam, a la ideología feminista o LGTB, a la política pro-inmigratoria, a los extranjeros, los gitanos…
    Creer en la libertad de expresión es otra cosa: es la creencia que es mejor aceptar toda clase de opiniones, erradas o no, estemos de acuerdo o no, sin más límite que el derecho a la intimidad y el uso instrumental de la comunicación para organizar la comisión de delitos.
    Yo creo en esta idea, por eso, por ejemplo, aunque soy pro-monárquico, no quiero que se censuren opiniones críticas con la monarquía o con el rey, si se hacen de forma no violenta.
    Nunca censuraría nada por ser «sexista», «racista», «homófobo», «islamófobo», «cristianófobo», etc; porque creo en la libertad de expresión. Podemos no cree. Ni la mayoría de partidos.

    • Te doy la razón en muchas de las opiniones que viertes en tu comentario, Diego, es más, tanto tú como yo estamos haciendo un uso adecuado de la libertad de expresión, con respeto, leyendo y replicando cada cual con sus propias creencias, pero sin censurar las contrarias. Y es verdad también, como dices, que la mayoría de los partidos no lo hacen. Pero tal vez hemos de ser nosotros, el pueblo, quienes tengamos que empezar a ejemplificar esta conducta puramente democrática. Y también estoy contigo en eso de que nunca censurarías nada por ser sexista, racista, etc., yo tampoco lo haría. En eso consiste, de eso se trata, solamente hay de saber poner el límite adecuado a esta libertad.
      Creo haber leído en un artículo tuyo que eras simpatizante de VOX, yo lo soy de Podemos, y sin embargo debatimos, coincidimos en algunas cosas y discrepamos en otras, pero jamás se nos ocurriría cruzar la línea roja y faltarnos al respeto. ¿Por qué entonces esto no lo vemos en nuestros representantes? ¿No deberíamos exigirles a ellos también esto? Porque, en realidad, ¿Qué queremos todos? Que España sea un lugar mejor, sin duda. Pues partiendo de esa base razonable para cualquiera, sólo hay que ir configurando un programa. Mira, es más, la política debería ser un proyecto de país transversal. Sin izquierda ni derecha todo nos iría mejor. No se trata de que la clase obrera tenga que llevar el peso del trabajo o de que las élites deban soportar la carga económica. El capitalismo tampoco es esto en realidad.
      Los políticos nos quieren hacer creer que vivimos en un país ideal o, cuando menos, que ellos intentan que así sea, pero la realidad es que son ellos los grandes beneficiarios de este sistema. Nos garantizan una protección que nunca llega, pero nos cargan fiscalmente y no facilitan una sana producción. Esto lógicamente nos aleja de ese país ideal para todos, porque en realidad sólo es una utopía irrealizable, desplegada únicamente en los mítines de campaña. Después volvemos a lo de siempre, una economía negra, salida de profesionales a otros países, licitaciones amañadas, servicios de pésima calidad y subsidios ridículos que enquistan la pobreza. Y a lo que íbamos, a que encima nos callan y nos instan a que no opinemos sobre ciertas materias o instituciones.

  • Amigo, están mal en España, con relación a ka libertad de expresión. Aquí, en El Salvador, podemos putear a los políticos en el facebook y nadie nos dice nada, pero, ahí, como se trata del Rey. Ojalá acaben con esa costumbre heredada de la época cuando la monarquía era considerada sagrada.

    • El problema es que no se sabe en este país poner un límite adecuado a esta libertad. En rasgos generales, la libertad de expresión no puede considerarse como tal cuando entre en conflicto con otros derechos de las personas, es decir, tampoco podemos consentir que esta tenga relación con la violencia, el delito o cualquier otro caso que pueda provocar daños en un tercero. Pero no creo que por decir en una copla que el rey se busque un trabajo haya que censurar a esos músicos. Y es verdad eso que dices de que aquí la monarquía es sagrada, esto con una república no pasaría.
      Gracias por tu comentario.

    • En España se puede criticar a ciertas cosas y otras no. Y hay grupos que pueden decir toda clase de disparates y otros que no pueden ni replicar. Me alegro que en su país conserven una mayor libertad en este sentido. Aprovéchenla para dialogar mucho

  • No creo que Podemos relajara la ley de censura, o la eliminara; lo contrario es más probable. Cito como argumento la denuncia de Irene Montero a un juez por hacer una coplilla, claramente con intención satírica y humorística, relacionando su éxito político con la cama donde duerme. El juez fue condenado a 50.000 euros de multa y 20.000 de indemnización a la susodicha Montero. Si en vez del juez hubiese sido yo, estaría arruinado de por vida. Luego, hay personajes en Podemos que son aún más exigentes y quieren implantar el sistema británico, donde hay cientos de personas en la cárcel por tuits o pintadas. No cabe esperar más libertad de expresión de Podemos; a menos que consideremos libertad de expresión sólo lo que está claramente alineado con la ideología morada. Véase la ley mordaza andaluza, hecha por el psoe con podemos y votada también por PP.

    • Claro, pero tú estás comparando los versos de un poema de la revista de la asociación de jueces Francisco de Vitoria que insinúan que las responsabilidades políticas de la portavoz de Podemos y de la exdiputada Tania Sánchez se deben a los «apetitos inconstantes» del líder de la formación, Pablo Iglesias, tales versos decían así: «La diputada Montero/ Expareja del ‘coleta’/ Ya no está en el candelero/ Por una inquieta bragueta/ Va con Tania al gallinero», se trata, como puedes ver de un hecho sexista y machista, este texto erosiona la dignidad, va más allá de lo gracioso. Y sobre todo los autores nos son músicos, ni artistas, o tuiteros, son magistrados que han de velar por garantizar ciertas conductas. Puedes estar seguro de que si este poema lo hubieras escrito tú no habrías pasado por un juzgado, ni te hubieras arruinado de por vida como dices. Ya no es que los términos, que aisladamente y en su conjunto comportan insultos, insidias y vejaciones graves para la propia estima de la demandante, sino que su contenido no puede gozar de la protección de la libertad de expresión por venir de quien viene.

      • A mi no me parece sexista ni machista; pero supongo que lo importante es la interpretación de Montero, y no la de los demás. A mí me parece una crítica pícara de toda la vida, de las que llenaban los epigramas en el siglo de Oro.
        Por otra parte ¿Y si es «sexista» qué? Por qué no se pueden expresar opiniones sexistas.
        La idea de que expresar una opinión desagradable es un «acto de violencia» no la compro; porque violencia es cualquier acción en la que se usa el poder propio de forma excesiva, rompiendo las propias reglas del juego. Hablar o escribir no es violencia, porque las personas tenemos recursos de sobra para procesar ese tipo de información. Es lo que mejor hacemos los seres humanos. En cambio, es violencia reprimir este tipo de comunicaciones, porque se impide a la gente pensar; expresarse es parte del proceso del pensar.

        • Pero Diego, ya no estamos en el Siglo de Oro, los tiempos cambian, los hombres también. Expresiones que entonces podrían ser jocosas dada la etapa histórica en la que se dijeron hoy pueden ofender. En realidad se trata trabajar para promover la igualdad de género, esa es la lucha en la que la sociedad española está inmersa en nuestros días. Y es verdad que sin darnos cuenta, en nuestra vida cotidiana, escuchamos y hasta repetimos frases que minimizan a las mujeres, con lo que estamos contribuyendo a perpetuar esas conductas machistas. No lo hacemos aposta, es más, en la mayoría de los casos diría que hasta sin ninguna mala intención, por eso la necesidad de concienciarnos todos y conscientemente terminar con estas conductas. Y esto debe estar encaminado precisamente a eliminar de nuestro ideario toda esa infinidad de frases destinadas a demeritar el valor, el talento y las habilidades de las mujeres. Ellas no son objetos sexuales cuyo único fin es complacer o satisfacer a los hombres. Y de ahí la necesidad de reflexionar sobre el impacto de permitir y reproducir estas frases. Esto no es violencia, al contrario, la igualdad es paz.

          • claro hombre, lo estaba parafraseando. Orwell escribió 1984 ya gravemente enfermo, para legarnos un último llamamiento a que no cometamos su mismo gran error de juventud: dejarse embaucar por el pensamiento totalitario y liberticida. El Orwell veinteañero vino a España a matar españoles para acabar con «el fascismo» y apoyar a los socialistas catalanes. El Orwell posterior a la guerra, reflexionó sobre esta experiencia y produjo «Animal Farm» y «1984» que, aunque están especialmente inspirados en el horror del totalitarismo globalista (socialismo) en realidad también se aplica al totalitarismo localista (separatismo étnico, nazismo, indigenismo…) y a las nuevas formas de totalitarismo global como el feminismo, el New World Order o el islamismo.

          • Comparto esta reflexión contigo, salvo en lo relativo al feminismo, creo que hay una intencionalidad malsana para desacreditar un movimiento puramente reivindicativo de igualdad de sexos. Son muchos los interesados en hacer creer a la sociedad que este movimiento pretende someter a la mujer al grupo en detrimento de su individualidad. Es decir, que el feminismo no se fija en sus méritos como persona sino que la incluye en el colectivo como elemento de fuerza contra el hombre. El machismo busca hacer creer a aquellas mujeres menos informadas que de hacerse feministas se diluirán dentro de ese grupo y perderán su individualidad, cuando en realidad es todo lo contrario. Se pretende desde la derecha hacer ver que como en el comunismo, aquí también el grupo está por encima del individuo. Por lo tanto, sólo se valora a la mujer como parte de ese grupo. Es decir, que si una mujer como individuo no se considera feminista, es una traidora y una alienada. Y esto no es así. Esto es una falacia.
            El feminismo persigue sobretodo derechos jurídicos, y se centra sobretodo en la posición de la mujer en la sociedad, ya sea en la familia, su relación con la pareja o en su faceta laboral.
            Nace con el único deseo, yo creo que natural, de igualdad entre hombres y mujeres, el problema es que muchos críticos han creado una imagen distorsionada de todo ello. Se les ha comenzado a llamar, de forma peyorativa, «feminazis», y el fundamento de tal intento de descrédito es hacer ver a los demás que la fuerza de este movimiento se concentra en el desprestigio del hombre, más que en la lucha real de la igualdad de sexos.
            Se están mezclando con intención perversa términos como la violencia, el maltrato u otros, generando así una imagen distorsionada del movimiento feminista.

  • Efectivamente, las libertades no gustan a los del establishment. Que se opine sobre todo, menos lo que no me gusta.
    La monarquía es siempre el escollo insalvable de la libertad de expresión y pensamiento, que es el pilar fundamental de la democracia.
    Por eso, los partidos «republicanos» del establishment, se definen a sí mismos como «republicanos pero que toleran esta monarquía», como el PSOE.
    Tal como comenta al final del artículo, el Ministerio de Interior era una de las claves importantes para un gobierno de coalición con Podemos, y una petición histórica de Pablo Iglesias, por dos razones: Limpiar las cloacas del estado y que definitivamente salgan de ella expolicías y miembros franquistas y otros corruptos, y garantizar las libertades fundamentales de una democracia, como la de pensamiento, expresión y manifestación.

    Buen artículo que emerge un tema del que hay que introducir en debate.

    12
    • Lo sangrante es que aquellos que vivimos democráticamente, incluidos los políticos elegidos en las urnas y que nos representan no podamos pronunciarnos sobre lo que dice o hace un Jefe del Estado que ha llegado al cargo por apellidarse Borbón. Como bien dice en su comentario, ya es hora de abrir un debate sobre esto y sobre nuestra democracia.
      Gracias por su aportación.

      12
      • Es cierto que no debe haber instituciones que no se puedan criticar y fiscalizar. Pero eso debe ser compatible con no interferir en sus funciones, que son importantes. En el Reino Unido y la Commonwealth se hacen chistes y críticas a la familia real, pero hay una consciencia de que atacar la propia institución no beneficia a nadie. Este es el caso de España: históricamente, la monarquía está asociada a la democracia y la libertad (como en la independencia de Francia o el periodo actual), mientras que la república está vinculada a la guerra, el separatismo y la degradación. Esto no tiene por qué ser así; no es así en Estados Unidos o en muchos países hispanoamericanos; pero es así en España. Admita usted que la mayor parte de los que sacan la bandera pre-constitucional tricolor no añoran la II República (en la que hubo alternancia política) sino el régimen que se dibujaba a partir del 36, con la victoria del FN y el asesinato al mes siguiente del líder de la oposición.

        La dictadura de Franco duró 37 años (menos de lo que llevan PNV o los separatistas catalanes o el PP gallego controlando sus regiones), y hubiese durado MENOS si no hubiese tenido a una oposición que, lo último que quería, era un régimen como el de la II República. El modelo era la URSS, China y Cuba. Con bandas terroristas como el Grapo, Eta o la banda asesina a la que perteneció el padre del líder de Podemos.

        • Quizás la cuestión está en interpretar de manera diferente República y republicanismo. La república en sí no es más que un régimen específico, sin embargo, y en esto te doy la razón, el republicanismo en nuestro país es más bien un anhelo de cambio atribuido a los movimientos de izquierda, y así, claro es imposible de articular en la realidad. Se trata de pensar en la república como un sistema político que protege la libertad y que se fundamenta en el derecho, en la ley como expresión de la voluntad soberana del pueblo. El republicanismo propone y defiende la república como el modelo de gobierno óptimo para un Estado, lo que hay que entender es que este modelo no sólo obedece a ideas de izquierda, y aquí es donde se desarrolla el conflicto, la mayoría de españoles cree que República es sinónimo de socialismo o comunismo, y nada más lejos de la realidad. Y es verdad eso que apuntas de que muchos de los que sacan la bandera tricolor no añoran en realidad la República, porque en verdad no conocen o no entiende el concepto en su más amplio sentido y su más grande expresión.
          En lo relativo a la conciencia británica con respecto a su monarquía es entendible. Pero nosotros no somos un país con una tradición monárquica tan fuerte ni tan arraigada. Y creo que no haría daño alguno permitir que el pueblo opinara al respecto. Cuando menos, de ganar la monarquía quedaría legitimada.

          • Yo tiendo a ser republicano, pero cada vez entiendo más a los monárquicos. Un rey no es más que el sumo pontífice de la religión civil del Estado. La separación Iglesia Estado, que es esencial a la democracia ciudadana, implica que las labores litúrgicas y simbólicas necesarias para vitalizar la unidad e identidad con la propia nación de los ciudadanos, pasen a alguien no religioso. En la Antigüedad, estas labores religiosas eran propias de la monarquía (faraones, emperadores romanos, los reyes judíos, etc) y en la actualidad las cumple el Jefe de Estado; la única diferencia en democracia, es que no lo hace por gracia de Dios o Alá. Pero esas ceremonias tienen que hacerse, y alguien tiene que oficiarlas. No hay sociedad que no tenga esta institución. Estados Unidos es aún más ceremonioso, lo que pasa es que esta labor corresponde al presidente.

            Los republicanos dicen: no es justo que alguien realice este puesto por nacimiento, y no por elección. Pero entonces, tampoco es justo que Einstein, Messi, Scarlet Johansson, Mbappé… tengan un tratamiento especial o una formación especial o un rol especial, ya que estaría basado de forma muy importante en condiciones que tenían al nacer. Genéticas especialmente.
            La capacitación de los reyes, incluso de los borbones, también deriva de la genética: no del ADN celular, pero sí de la herencia cultural (memes) que hoy sabemos importa igual o más que la herencia codificada en genes.

            Es verdad que al no ser elegidos, pueden salir rana; algunos salen rana, como Juan Carlos I (que debió abdicar en 1981) o Alfonso XII; pero también ha habido personas como Carlos III o Isabel II. Si observamos los presidentes que realmente hemos elegido los españoles, no veo ningún Carlos III entre ellos, más bien veo mediocridad cuando no traición y criminalidad. No opino de Adolfo Suárez, que estuvo poco tiempo; pero todos los posteriores terminaron su mandato con gran descrédito; que ya González lo insultaban en su último año por la calle, y los de después no veas. El pueblo no está hecho de ciudadanos sabios, sino de una mayoría de personas con zorra idea de política que no entienden ni un programa electoral; por eso no me parece tan mal que haya un sumo pontífice hereditario, aunque necesitado de ganarse la aprobación popular haciendo su trabajo simbólico y re-ligioso (de re-ligare, volver a unir). No veo la incompatibilidad con un régimen de libertades.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información