Literatura

Café Amargo

Café Amargo - Literatura

Pensé en ti ayer,

justo al tomarme mi café de la mañana.

El clima estaba lluvioso

y creí por un momento que te extrañaba.

 

Pobre de la chica ingenua que fui,

al pensar que tu ibas a estar para mí,

pero ni siquiera tomaste el café que hice,

ese martes antes de partir.

 

Y no sé qué hago todavía con tu taza de café,

porque cada día que pasa parece que se enfría,

y sólo te deja un sabor amargo en tus papilas gustativas,

un sabor amargo que me estremece cada día.

 

Tal vez debo aprender muchas cosas,

tal vez sólo debo dejar de prepararte el café.

de igual forma no vienes nunca,

de igual forma te dejé de querer.

 

Pero el amargo del café me gusta,

me gusta porque me recuerda a los tiempos a tu lado

porque a pesar de que me  hiciste daño,

no soy amargo como el café que te hago.

 

Y pasé tantas noches pensando

en que todo había sido un error,

como si la culpa fuese mía,

como si la culpa no fuese de los dos.

 

Pero por ahora estoy bien,

cada mañana me tomo mi café,

de la misma forma en un risa nace,

tu café frío parece calentarse.

 

Y a pesar que ya no espero tu regreso,

con mi famoso café amargo en las manos,

todavía te lo sigo preparando

porque de alguna forma pienso en el pasado.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

4.64 - 14 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Génesis Delli

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría comenzar a escribir y además poder ganar dinero mientras tanto?
Escribe en NoCreasNada y te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información