Tecnología

Calientapies Ufesa

Calientapies Ufesa - Tecnología

Cuando llega el invierno, mi marido es muy friolero, pero sobre todo son los pies los que más fríos tiene siempre y, la verdad es que si se siente frío en los pies es como si se tuviera frío en todo el cuerpo, por lo que buscando no sé qué cosa, no lo recuerdo porque ya hace unos cuantos años, se me ocurrió regalarle estos calientapiés, ya que los vi buscando otro producto, y os puedo decir que acerté con el regalo, y todavía aun los tiene y están como nuevos, los cuida muy bien, le daría mucha pena si se les rompiera y quedarse sin ellos porque les da un buen uso todos los inviernos.

==Los calientapies==

La caja en la que vienen es estrecha, no es muy grande y tan solamente viene el producto con las instrucciones traducidas en varios idiomas, y uno de ellos el español, son muy cortas porque tampoco tienen que contar mucho, digo esto porque su funcionamiento es de lo más sencillo, tan solamente se conecta a la corriente eléctrica y no hay más, para lo único que vienen bien es para saber el mantenimiento de éstos, ya que es como todo, si a un producto se le cuida bien nos puede durar mucho tiempo.

Los calientapiés, son como unas zapatillas de estar en casa, son de color marrón con los bordes en un color granate, tienen un tacto muy suave, aunque con el tiempo esa suavidad se va quitando, según se van lavando, tengo que decir, que éstos vienen juntos, unidos los dos pies y no se puede andar con ellos por casa, tienes que estar con ellos sentado y con los pies en alto, que es lo que hace mi marido, se los pone cuando está cómodo en el sofá con los pies descansando, con lo que no se le ensucian excesivamente mucho, ya que no rozan casi el suelo, y mientras no se los pone los tiene metidos en su caja, con lo que los tiene bien cuidados.

Es talla única, por lo que si tienes los pies pequeños como si los tienes grandes, te valdrán igual, mi marido tiene un 43 de pie y le están estupendamente, yo creo que para un número más vale, pero no para mucho más, por lo que pasando mucho más de ese número creo que se quedarían pequeños, a lo mejor ahora los hacen más grande, pero no lo creo, las dimensiones exactamente son de 29×29 cm.

==Funcionamiento==

Cómo os comentaba antes, su funcionamiento no tiene mucho secreto ni dificultad, ya que es de lo más sencillo, tan solamente hay que conectarlo a la red eléctrica y en el mismo cable viene un termostato con tres temperaturas diferentes, mi marido al principio y para que se caliente rápidamente lo pone en la tercera, pero cuando ya cuando están bien calentitos los suele poner en la segunda, pocas veces le he visto bajarlo a la temperatura mínima.
El termostato viene con un indicador luminoso, que no hace falta que os diga para que es el indicador, ya que todos lo sabemos.
Cuando pasan noventa minutos y sigue encendido, éstos se desconectan automáticamente, algo que está muy bien por seguridad.

==Quienes no pueden utilizarlos==

Cómo en los medicamentos, estos calientapies también tienen sus cosas negativas y no pueden utilizarlos todas las personas, como son los niños, no es recomendable que se les ponga, pero si esto ocurriera se tiene que estar muy pendiente de ellos.
Tampoco lo pueden utilizar personas con capacidades sensoriales, físicas o mentales mermadas o con falta de experiencia o conocimiento, por lo que estas personas tienen que estar bajo la supervisión de una persona responsable, y sobre todo, hay que evitar que los niños jueguen con el producto.
No se debe de utilizar el calientapiés con personas que estén imposibilitadas, con bebés o con personas que no tienen sensibilidad al calor.

==Limpieza==

Es muy fácil su limpieza, ya que se quita la funda y se pueden lavar en la lavadora perfectamente, yo por lo menos los lavo en la lavadora y me queda tan bonita la funda, y además, en la propia funda vienen las instrucciones de lavado, así que sin ningún problema.
Por dentro hay como una plancha de calor donde va conectado el cable y el termostato, pues ese no se puede mojar ni nada porque entonces dejará de funcionar y adiós aparato.

==Precio y dónde comprarlos==

Sinceramente, ahora mismo no recuerdo ni donde los compré ni lo que me costaron, porque de esto hace ya muchos años y no lo recuerdo, pero he mirado por internet y se puede comprar en las páginas que tienen electrodomésticos, y el precio está sobre unos 38 o 40€, la verdad es que no están mal de precio, pero sí que podrían valer un poco menos, así que si ahora cuesta esto, cuando yo los compré me costarían un poquito más.

==Opinión personal==

Llegando a este punto, tan solamente me queda daros mi opinión sobre ellos y en especial la de mi marido que es el que los usa todos los inviernos, aunque yo también me los he puesto alguna vez.
Me gustan mucho, pero lo que no me gusta es que ambos pies tengan que estar unidos, a mí eso me pone muy nerviosa porque soy muy movida y no puedo estar quieta, por eso, a mí personalmente, me parecen bastantes incómodos, pero solamente por esa razón, sin embargo, a mi marido es algo que le da igual, le es totalmente indiferente, él se siente muy bien con ellos y bueno, es el que tiene que estar agusto ya que son de él.

Al igual que no me gusta que estén los dos pies juntos, tengo que decir que me gusta la longitud de su cable, porque acostumbrados ahora a que vengan los cables muy cortos, pues este no, ya que es bastante largo y da para mucho, me parece algo perfecto y que tenían que volver a hacer así los cables, y el termostato, pues bueno, tiene forma ovalada y no está mal, también lo veo algo grande, pero es algo que no es demasiado importante, al menos para nosotros.

Es un aparato fantástico, en el momento que se pone, se va calentando poco a poco, si se pone en el nivel uno es verdad que tarda bastante en calentar, y hay que ponerlo en el tercero como hace mi marido para que caliente bien y luego con bajar la temperatura es más que suficiente.
Cuando va cogiendo el calor, en estos días de frío que no entran en calor los pies ni por muchos calcetines que te pongas, al menos mi marido, pues es un verdadero placer ir sintiendo poco a poco calentitos los pies, es normal que a mi marido le guste tanto cuando llega a casa y se queda tranquilo, ponérselos.

El calor que dan no llega a calentar hasta quemar, porque no llega a eso, pero sí que calienta tanto en la tercera temperatura que hay que bajarlo sí o sí, porque llega a resultar algo incómodo tanto calor en los pies, y eso que mi marido aguanta mucho el calor, pero para bajarlo él, ya os podréis imaginar lo que puede llegar a calentar, una temperatura intermedia está muy bien, así que ni el tres ni el dos, el uno es perfecto, por lo menos para mí, pero es verdad que cada persona es un mundo y todos no somos iguales.

El mantenimiento es muy sencillo, en el momento que se quiten de los pies, hay que dejarlos enfriar para después guardarlos, yo recomiendo que se haga lo que hace mi marido, que se metan en la misma caja en la que viene para que estén bien protegidos, porque además no es recomendable poner nada de peso encima de ellos, y mejor sin no se pone nada encima, ni pesado ni no pesado, yo los tengo guardados ya en el armario y la caja en pie y sin nada encima de ellos, ahí guardados ya hasta que de nuevo venga el frío.

==Conclusión final==

Creo que es uno de los regalos que más le ha gustado a mi marido, acerté totalmente con él, y es que no se lo esperaba, en ese momento quería regalarle algo especial, que lo diera bastante uso, y no me equivoqué, en su momento me alegré de su compra y hoy en día me sigo alegrando por el uso que le ha dado y le da desde que se los regalé.
Si los tuviera que recomendar, os digo que os los recomiendo totalmente, sobre todo para las personas que siempre tienen los pies fríos en invierno y para las personas que no les importe el impedimento ese de que se tenga que tener los pies juntos y que no se puedan separar, ni andar con ellos, es para estar tranquilamente leyendo, o viendo la televisión, lo que se quiera, pero tranquilos, lo malo es si llaman a la puerta, y después de tenerlos calientes los pies tenerlos que sacar de ellos.
Lo que es muy importante que se sepa, es que no se puede uno acostar con ellos en la cama para dormir, para eso es mejor una bolsa de agua caliente por ejemplo, pero estos calientapiés no son recomendable para hacer eso.
No sé que deciros más sobre ellos, creo que no se me olvida nada, solamente que pueden ser un buen regalo, tanto para otra persona o para nosotros mismos.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

4.00 - 1 voto
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Afrodita

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría comenzar a escribir y además poder ganar dinero mientras tanto?
Escribe en NoCreasNada y te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información