Humor

Capítulos 15 y 16 (Un cadáver exquisito)

Capítulos 15 y 16 (Un cadáver exquisito) - Humor

Capítulo 15.- Pues yo no he sido

 

– Pues yo no he sido -dijo Violeta- yo le he dado gaseosa, si en la botella había otra cosa no es cosa mía ¡qué cosas!

Visto lo visto, los sanitarios de urgencias miraron a Toribio a quien ya no le latía el corazón aunque el estómago –no se sabe por qué- parecía seguirle funcionando. Después miraron a Jacinto y tras ponerle unos cuantos vendajes (estilo Momia) le dijeron:

– ¡Está usted como una flor!

Y se marcharon directos hacia la funeraria.

 

Aun contusionado, Jacinto se apoyó en Violeta y fueron cojeando hasta el coche. ¿Qué habría pasado en la urbanización? ¿Qué habría sido del fuego? ¿Dónde estarían los niños? ¿Cuánto costaría el arreglo de la cama? ¿Qué podrían ponerle al Sevilla-Zaragoza?

Capítulo 16.- ¡Beeeeeh!

 

Pedro  frenó  violentamente  delante de  Villa Tita,  su chalet en llamas.

 

En su época de noviazgo, Pedro llamaba cariñosamente Tita a Violeta. La podía haber llamado Cuqui, Cari, Gordi, Churri, Vacaburra… pero fue Tita.

 

El destino te puede tener preparadas cosas impredecibles. Son esos detalles que hacen de la vida algo mágico. Toda tu vida puede cambiar por una minucia. Por un acto liviano, fútil. Una estupidez, vamos. Por ejemplo, si te arrancas un padrastro con cuidado que no se te rompa, puedes ser famoso por salir en el libro Guinness de los récords. Tendrás que superar la cifra de 357,6 metros de tira de pellejo que consiguió arrancarse un pastor neozelandés aburrido, por dejar descansar a sus ovejas del estrés sexual a las que mantenía sin cesar. “Al César lo que es del César y a la oveja, matarile, rile, rile”, decía el muy bribón.

 

Curiosa también fue la manera en que Violeta y Pedro se conocieron.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

0.00 - 0 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Palabras Inefables

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.