Cine y Televisión

Casos más escalofriantes del expediente de los Warren



Casos más escalofriantes del expediente de los Warren - Cine y Televisión

Ed y Lorraine Warren, eran una de las parejas más famosas de investigadores paranormales. Ed Warren, fue un demonólogo reconocido por la Iglesia católica, se dedicaba a pintar y llegó a ser un gran autor de diversos libros de ciencia ficción. Por otro lado, Lorraine Warren, fue una médium y clarividente profesional. Gracias a lo que se obtiene de los expedientes de los mismos, se pudieron filmar diversas películas basadas en casos paranormales que sucedieron en vida real, así como lo fueron los exitosos film’s como: «Annabelle: La Creacion», «La Monja», «Anabelle», «Expediente Warren: El Conjuro», «Expediente Warren: El caso Enfield» «La maldición de la llorona» y por último, «Anabelle: Vuelve a casa». 

He aquí, unos de los casos más escalofriantes y conocidos de los Warren:

El asesinato demoníaco

En el año 1981, Arne Johnson, fue acusado de matar a su patrón, Alan Bono, tras una discusión. Su defensa buscó el veredicto de “Inocente” al alegar que fue víctima de una posesión satánica (al parecer fue el primer litigio en usar este recurso), sin embargo, no funcionó porque el jurado determinó que había manera de probar tal cosa, y Arne terminó con condena de 10 a 20 años de prisión, aunque sólo estuvo encerrado cinco de ellos. Pero antes de este suceso, los Warren habían hecho un exorcismo durante días, junto con varios curas, a David Glatzel; Johnson estaba  presente y el demonio brincó a él luego de que lo instigó a hacerlo.

Discovery Channel, exploró el caso en su programa «A Haunting«, en el episodio “Where Demons Dwell”. Aquí mencionan que David comenzó a ver a un hombre viejo después de que él y su pareja fueron a limpiar la casa que habían adquirido. Este demonio lo aterraba en visiones, le advirtió que si se mudaban le iba a hacer daño y dicho y hecho, a partir de ese momento David mostró arañazos y heridas, así como un comportamiento extraño. Tras bendecir la casa los síntomas empeoraron, hasta levitó cuando llegaron los Warren y lo libraron del mal, aunque la historia continuó trágicamente con Johnson.

La dama blanca de Easton

las lápidas del cementerio Union de Easton, Connecticut, se remontan al siglo XVIII, algunas de ellas ya ni se pueden leer de lo gastadas que están. Se dice que en este lugar habita el fantasma de una mujer y que se aparece por las noches en la carretera cercana, en donde varios automovilistas la han “atropellado”, pero cuando se detienen a ver qué pasó no encuentran ningún cuerpo (ni de humano, ni de animal) pero sí hay una abolladura en sus vehículos.

Ed Warren, habla de la dama blanca en su libro «Graveyard: True Hauntings from an Old New England Cemetery«, ahí dice que se trata de una mujer asesinada del siglo XIX, y que su cuerpo fue arrojado detrás de la iglesia Baptista de Easton, ubicada al norte del cementerio. Ed, además de escribir sobre el caso, capturó en video al fantasma el 1 de septiembre de 1990, a las 2:40 am, al poner la cámara cerca de la puerta del cementerio; comentó que vio a una mujer llorando, de cabello negro y largo, vestida de blanco, pero desapareció al poco tiempo de manifestarse.

La familia Smurl

Jack y Janet Smurl, tuvieron compañía paranormal por más de diez años. Los problemas iniciaron en 1974, cuando comenzaron los ruidos, había olores fétidos, se prendía el radio sin estar conectado, se oían pasos, se abrían y cerraban los cajones e incluso la presencia aventó a su perro contra la pared. Ed y Lorraine dijeron que había tres espíritus “bajos” y un demonio poderoso.

Probablemente una de las peores cosas que pasaron fue la agresión física y sexual del demonio; a Jack le toco ser abusado por un “súcubo cubierto de escamas, con el cuerpo de una mujer joven, pero la cabeza de una mujer vieja” y en otra ocasión por “un ser mitad hombre, mitad cerdo”; mientras que Janet fue sometida por una “sombría figura humanoide”.

Los Warren, fueron en 1986 e intentaron ahuyentar a los inquilinos con música religiosa y oraciones, lo cual no funcionó, y cuando la familia pidió la ayuda del padre Robert McKenna las cosas empeoraron a tal grado que la familia decidió mudarse. Curiosamente una inquilina posterior comentó que no notó nada extraño. En 1991 salió una película para televisión basada en estos hechos.

El Poltergeist de Enfield

El caso estrella de la secuela resulta ser uno de las historias paranormales más documentadas de la historia. Ocurrió en 1977, en una casa de Brimsdown, Londres. Peggy Hodgson denunció que sus hijos habían visto muebles moverse y juguetes lanzarse solos como proyectiles. El caso tomó relevancia y carices inquietantes cuando uno de los policías aseguraba que había visto una silla moverse sola, aunque no pudieron asegurar que no fuera desplazada mediante algún subterfugio desde otra habitación. Con el tiempo, la cosa se iba complicando para la familia y en las manifestaciones empezaron a aparecer voces demoníacas que atormentaban a las niñas, que además empezaban a levitar extrañamente en su habitación.

La cosa saltó a los medios y la prensa de Reino Unido le dio una cobertura inusual para este tipo, mientras tanto, los Warren pasaron por allí para hacerse la foto y dar su opinión de expertos en el tema, pero ni mucho menos llevaron la voz cantante en el caso. Fue el periodista Guy Lyon Playfair quien, junto a un equipo de investigación, estuvo presente en muchos de aquellos sucesos. En una ocasión, afirmaron que una pieza de lego se levantó y golpeó al fotógrafo. Posteriormente, Melvin Harris tomaría numerosas fotografías con la cámara en modo automático en las que las que se veía a las niñas supuestamente levitando.

El caso no duró un par de semanas, como en la película, sino que se alargó durante un periodo de dos años en los que la psicóloga Anita Gregory también hizo sus pesquisas e investigaciones paralelas. Janet, la hermana, empezó a cursar episodios de posesión en los que hablaba con otra voz ( se puede comprobar en audios documentados reales) y en las que aseguraba que era un tal Bill Wilkins, que había muerto en el sofá del salón de la casa de una hemorragia cerebral mucho tiempo atrás.

Incluso llegó a estar internada durante más de un mes para que se le realizaran varios estudios. Finalmente, la psicóloga consiguió tomar fotos de Janet doblando cucharas y lanzando objetos a propósito, y confesó más tarde que algunos de los sucesos fueron provocados por ella y su hermana mayor para dar miedo a sus hermanos pequeños. Finalmente, el 90% de los sucesos paranormales se replicaron por métodos científicos y el resto mediante teorías psicológicas sobre histeria colectiva, ya que los familiares sí que estaban convencidos de la posesión de Janet. El periodista y el fotógrafo aún creen que fue real.

Anabelle, la muñeca maldita

El caso de Anabelle se remonta a 1970, cuando una mujer le compró a su hija una muñeca Raggedy Ann en una tienda de antigüedades. Cuando la dejaba apoyada en la cama aparecía en distintas posturas cuando regresaba a la habitación. La mujer achacó que podría haberse movido cuando alguien hubiera empujado la cama, hasta que empezó a hacer lo mismo por toda la casa. Además, había notas que pedían socorro o «ayuda a Lou».

Un día regresaron a casa y encontraron a la muñeca cubierta de sangre. Cuando contrataron a un médium para ayudarles, éste se puso en contacto con una niña de siete años llamada Anabelle, que fue asesinada y abandonada en un descampado años atrás. Anabelle, aseguró estar muy a gusto viviendo con la familia, dentro de la muñeca, pero los Warren, que se pasaron a investigar, determinaron que en realidad lo que había dentro de la muñeca era un demonio, por lo que la encerraron en una vitrina que se encuentra en el museo de ocultismo de Connecticut.

El horror de Amityville

Quizá el caso más famoso de los Warren, probablemente gracias a la extensa saga de películas, está plagado de controversia y litigios. En 1974, el hijo mayor de la familia De Feo asesinó a tiros a seis miembros de su familia, incluyendo padres y hermanos, en su casa de Long Island.

Los siguientes inquilinos, la familia Lutz aseguraron que en la casa ocurrían hechos sin explicación. Olores, sonidos, puertas e incluso una extrañas gotas de gelatina que salían del suelo. Un frío inexplicable impedía calentar la casa a pesar de las chimeneas. Abandonaron la casa y bajo críticas de sensacionalismo dejaron que se les hiciera la prueba del polígrafo para comprobar que no mentían. La pasaron.

Los Warren aparecieron por allí un mes después, asegurando que había una presencia demoníaca en forma de niño

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 4 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

EscritorDiaz

2 comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información