Sociedad

Cavilaciones de un adicto



Cavilaciones de un adicto - Sociedad

Soy adicto a las mujeres. ¿Para qué negarlo? Me encantan, y quizás por eso no estoy hecho para la monogamia. De hecho, ningún hombre lo está. Creemos estarlo por causa del condicionamiento social. En realidad el matrimonio monógamo no es otra cosa que una construcción social. Y por supuesto, me he enamorado y he sufrido y en algún momento he creído en el amor al estilo Romeo y Julieta, pero en definitivas no tengo más religión que seducir a una mujer, abrazarla, sentir el aroma de su piel, fundir mi cuerpo en el suyo…tocar el cielo.

Sin embargo, también observo pasar los días, las semanas, los meses, los años, y sé que con los años llegará la vejez.  Me veo anciano, caminando con un bastón, ligeramente encorvado. Sí, porque pienso que tendré una vida longeva. Llegaré a los 120 años, feo y arrugado, y por supuesto, sin que ninguna mujer me mire. ¡Qué horror!

Ya estoy por cumplir 45. Todavía luzco joven, no aparento la edad y soy un hombre razonablemente atractivo como para seguir seduciendo, aunque ya las conquistas de veinteañeras despampanantes no me son habituales como 10 años atrás. Es el peso de los años. Lo único que puede hacerse para remediarlo es poseer estatus, ascender en la escala social. Y yo jamás he sido un hombre adinerado, famoso o de posición. Para ligar  siempre me he valido de una buena presencia, que aunque no pueda compararse con la de un Brad Pitt en sus treinta, cuando se combina con mi autoconfianza hacen estragos. Pero como más o menos dice la canción. “el tiempo pasa, nos vamos poniendo viejos y el amor no lo reflejo como ayer” A partir de los 50 no será lo mismo, porque las mujeres hablan mucho de amor, pero en realidad solo se sienten atraídas por los hombres que tienen poder o atractivo físico, y este último, si existe, a partir de los 50 comienza a desaparecer con rapidez.

Como escribí, existe una solución: Poseer estatus, que es algo que otorga poder. Me puse a pensar en la cuestión y llegué a conclusiones. Puedo adquirirlo siendo un emprendedor, convirtiéndome en un empresario, pero sin querer ser pesimista concluí que es casi imposible. Para empezar tendría que abandonar mi vocación literaria, lo cual supone una gran renuncia. Por otro lado el esfuerzo podría resultar vano, considerando que además de no tener la aptitud para los negocios, si ocurre que la tuviese lo tendría bien difícil con tantas regulaciones frenando el desarrollo socioeconómico y humano en nuestra tierra.

Pues bien, queda otra variante: Sumarme y meterme de lleno en la comparsa. Ahí sí que triunfaría en unos pocos años porque (“modesto apártate” o pisoteando la modestia) soy bueno con las palabras. Me hago reserva de cuadros de un jefecito para empezar, o asumo la dirección del sindicato en el núcleo, etc.  Y no paro hasta ser un importante cuadro administrativo o político del Partido. Tengo una reputación cuestionable pero ellos saben perdonar al que “rectifica” a tiempo. Entonces, a la vuelta de 10 años tendré auto, buena casa, y muchas otras comodidades. En fin, PODER. Y tras el poder…las mujeres. Dijo Henry Kisinger (por cierto, tenía una esposa mucho más joven y bonita) que “el mayor afrodisiaco es el poder”.

Pero eso tiene un gran problema. Habría que mentir más que Pinocho, aplastar a mis semejantes, besar demasiados traseros… No, no, no, mi hígado reventaría.

Lo único que me queda es encomendarme a la Providencia Divina y esperar que cuando la vejez me alcance, los niveles de testosterona estén bien bajos, como corresponde a la edad, y ser un patriarca sereno, lleno de paz, observando a mi descendencia desarrollarse en un país próspero, donde la gente no tenga que simular para salir adelante.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 1 voto
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Pedro P

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información