Sociedad

Charlas Anónimas



Charlas Anónimas - Sociedad

_…Y ¿te acuerdas de Virginia Blanco?

_¿Virginia Blanco?…¡Ah!¡Claro! ¡La vecina! Hija de la señora Carmen Blanco. Excelente persona, por cierto. Vivían en la tercera casa, después de la redoma.  Virginia fue compañera mía en la escuela primaria. Una muy buena alumna; aunque un tanto distraída y tímida. Perdimos el contacto al llegar a la secundaría. Ella dejó los estudios. Tengo entendido que se enamoró locamente de un casanova de esquina.  Según dicen, la madre trató inútilmente de alejarla de aquel bueno para nada, pero cayó en sus redes.

_Lamentable.  Siempre la veía pasar un tanto sería. Aparentaba ser una chica mayor. Su hijo concebido a tan corta edad, aparentemente, fue el vector que la condujo a madurar apresuradamente,   desde luego tuvo que aprender a lidiar con responsabilidades que no eran para su edad. Era casi una niña.

_Una niña muy hermosa por cierto.  No lo que se entiende como belleza física, no, mas bien era su dulzura. Recuerdo que muchas veces me senté a su lado, en aquellos rayados pupitres de madera.  Su mirada se sostenía intrigada en la estela de letras signos y números que dejaban las jóvenes maestras; yo en cambio no perdía la oportunidad para burlarme una poco de ella, remedandola, mientras los compañeros mas cercanos, se desternillaban de risa con mis estúpidas ocurrencias. Con el tiempo me hice mas formal y comencé a saludarla.

_Bueno, que te puedo decir. Muchas veces llegué a encontrarla con su pareja en los buses después que se marcho de estos lares. Incluso pude notar una vez, que el marido llevaba debajo del brazo el bolso de ella, mientras discutían disimuladamente; mas bien él parecía reclamarle algo. Ella lo miraba aterrada en tanto que él trataba de no llamar la atención de las otras personas.  Yo estaba allí en el asiento de al lado.  Con indignación veía de reojo la escena  y en un pequeño descuido, se esfumaron y comenzaron a escucharse los comentarios de la gente hablando en tono bajo acerca de  la situación sin que nadie hubiera tenido el valor de inmiscuirse. Pues lamentablemente la joven mujer a sido victima de violencia doméstica.

_¡¡Oye, me dejas en shock!!

Si pudiera ser distinto.  Si todas esas hermosas flores pudieran ser  amadas, respetadas como esos vasos mas frágiles de quienes  hablan las escrituras. Si toda esa violencia que se genera por inseguridad, maldad, ignorancia, o cualquier otro motivo, fuese revertida… No mas mujeres rotas.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

4.00 - 1 voto
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Angeles Encasa

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información