Política

Charnegos



Charnegos - Política

Franco acertó en muchas cosas

-Acertó en los pasos a dar para alzarse con la victoria en una Guerra Civil en la que, en principio, lo tenía todo en su contra.

-Acertó en evitar que España entrara en la II Guerra Mundial alineada con los países del Eje, como Hitler quiso que hiciera, después de haberle prestado una ayuda decisiva para ganar la guerra en España.

-Acertó en ejercer el poder de forma personal sin permitir la existencia de partidos políticos que llevarían a España a la destrucción, tal y como estaba sucediendo al final de la Republica y como ocurre hoy en día.

-Acertó en el gobierno de España haciendo que un país eminentemente agrícola como lo era España durante la II República, pasara a convertirse en la novena potencia industrial del mundo.

-Acertó en la forma de dirigir España de manera que pese a ser un dictador, llegó a contar con el cariño de su pueblo.

-Acertó, incluso, hasta a la hora de aconsejar al presidente de los Estados Unidos Lyndon Baines Johnson con que saliera, cuanto antes, del avispero en el que se iba a convertir Vietnam, que no le traería nada bueno para su país.

Pero hay que reconocer que en una cosa se equivocó Franco:

En su forma de solucionar el problema del nacionalismo en Cataluña, pues él, siguiendo la misma política que habían seguido todos sus predecesores en el gobierno de España, optó por darle a Cataluña un trato de favor en detrimento de otras regiones españolas, buscando dos cosas:

-La primera fue buscar el bienestar de los catalanes haciendo que, estando contentos con su imbricación en el Estado español, abandonaran sus ideas separatistas.

-La segunda fue el propiciar el que haciendo de Cataluña una región rica y pujante frente a otras regiones muy pobres como Extremadura y Andalucía, sobre todo, se favoreciera un flujo migratorio interior desde estas regiones hacia Cataluña con la idea de que, con el transcurso del tiempo, estos españoles venidos desde fuera de Cataluña se integrasen en la sociedad catalana haciendo que se diluyera el sentimiento nacionalista.

Pero Franco no contó con la figura del “charnego”, aunque en su descargo hay que decir que, en aquellos tiempos, era difícil prever la aparición de un fenómeno como este.

El “charnego” suele ser un individuo proveniente de una familia extremeña, o andaluza, que ha nacido en Cataluña, o que llego a ella de muy joven, y que reniega de sus orígenes proclamando, a los cuatro vientos, sentirse catalán y para nada español. Es un individuo muy beligerante respecto a España y a todo lo español, porque el hecho de apellidarse “López”, “Hernández”, “Pérez”, “García”…crea en él un sentimiento de profunda frustración, pues cuando en el colegio, en el instituto o en la universidad, pasaban lista y mencionaban en voz alta a los “Buxadé”, “Maragall”, “Turull”…y al llegar su turno decían “García”, sin que su apellido contuviera ninguna “x” o “ll” eso le hacía sentirse inferior e integrado en menor medida respecto a sus compañeros de “ocho apellidos catalanes”; sin embargo aquellos que tuvieron la gran “suerte” de nacer en Cataluña y cuyos progenitores fueron más previsores y los registraron como “Jordi”, “Montserrat”, “Nuria”, “Enric”…ha tenido, andando el tiempo, el mismo efecto que tenía la marmita con la poción mágica de Astérix y Obélix.

El “charnego”, en cualquier caso, es un individuo que vive acomplejado por un apellido que, siempre pondrá de manifiesto unos orígenes que sitúan a sus ancestros fuera de Cataluña y que, por ese motivo, se cree en la obligación de hacer méritos para que los catalanes que lo son de muchas generaciones lo acepten como uno de los suyos; y esos méritos consisten en, como ya he dicho antes, tratar de ser más beligerante con España, y con todo lo español, que esos catalanes que lo son de muchas generaciones. Sin embargo, estos pobres no saben que “eso no lo verán sus ojos”, pues, tal y como lo demuestra el xenófobo, e impresentable, individuo que está al frente de la Generalidad de Cataluña, en sus famosos tuits, por más que se esfuercen nunca los verán como iguales, pues en esa absurda teoría supremacista que exhiben, ellos hablan de “raza catalana” y de que “se debe de frenar la migración desde otros puntos de España a Cataluña, para impedir que la sangre pura catalana se mezcle con la sangre bastarda de la raza española…”.

Bueno, yo quiero creer que, realmente, no puede haber nadie con tal grado de retraso mental como para para creerse esto, pues la especie humana es solo una, y las diferentes razas que hay dentro de la misma (negra, caucásica, asiática…) son adaptaciones morfológicas al medio; no existiendo diferencias, desde el punto de vista intelectual entre unas y otras, pues el tamaño del cerebro entre individuos de diferentes razas es el mismo. La afirmación, por parte de Torra y Junqueras, por ejemplo, de la existencia de una “raza catalana”, quiero creer que es solo parte de ese argumentario plagado de mentiras que conforman el ideario separatista en pos de conseguir la separación de esa parte de España del resto; quiero creer que ellos difunden esa idea desde el conocimiento de que es solo una mentira más, otra herramienta para la consecución de sus fines, porque si no fuera así y, realmente, creyeran esos disparates que dicen, ello  solo pondría de manifiesto su ignorancia y me suscitaría gran tristeza el saber que dos líderes políticos de su altura no estén enterados de la existencia de un naturalista inglés del siglo XIX,  llamado Charles Darwin, que fue el autor de una obra de obligada lectura titulada “El origen de las especies” y otra menos conocida, pero igualmente importante, titulada “El origen del hombre”, que es la adaptación de las ideas expuestas en la primera de las obras citadas al caso particular de la especie humana.

Si bien, tal cosa de la que hablan esos dos individuos no existe (una raza catalana separada de una raza española, pues lo que hay es una raza blanca, o caucásica, en la que estaríamos integrados todos los europeos e individuos descendientes de estos que se hayan asentado en otros continentes, tales como los americanos del norte, que allí son mayoría, como consecuencia de haber exterminado a las razas autóctonas) si es cierto que, durante estos días, con motivo de los disturbios que, tristemente, han tenido como escenario a la ciudad de Barcelona, me ha venido a la mente la diferencia entre neandertales y cromañoides; ambos como evolución de los primates, pero mientras que los primeros acabaron por desaparecer, como consecuencia  de una menor capacidad de adaptación al medio, los segundos siguieron con su evolución, aunque apenas perceptible, pues nosotros, siguiente paso en la evolución, somos, prácticamente, lo mismo que ellos. De igual manera, estos separatistas, en su mayoría “charnegos”, si bien cuentan con una capacidad cerebral igual a la de los españoles que estamos orgullosos de serlo, el hecho de no poner sus cerebros a trabajar, leyendo y  formándose como individuos, sino creyéndose las patrañas que otros les cuentan, hace que el número de sinapsis (contactos establecidos entre neuronas a nivel eléctrico que, se cree, están en la base de los procesos mentales) sea menor que un individuo que tenga el hábito de la lectura y que tenga un cerebro más preparado para llevar a cabo complicados procesos como extraer conclusiones y llegar a tener un criterio propio. En Fisiología se dice “la función crea el órgano”, en el sentido de que si un órgano está trabajando continuamente, lo hará con mucha mayor eficiencia que en el caso de un individuo en el que ese órgano no esté habituado a trabajar; así, los riñones de una persona sana, que estén habituados a trabajar, limpiando su sangre de impurezas es de suponer que realizarán esa función perfectamente, pero si conectamos a esa persona a una máquina de diálisis, para que sea esa máquina la que limpie su sangre, sus riñones acabarán por volverse “vagos”, hasta volverse totalmente inservibles.

Así pues, un “charnego” separatista, no me cabe la menor duda de que es un individuo menos habituado a pensar y a extraer conclusiones por sí mismo, por lo que será menos inteligente debido a que su cerebro está menos habituado a trabajar, de ahí que su comportamiento, lanzando adoquines, esté más próximo al comportamiento de unos neandertales,  frente al comportamiento más cromañoide de la policía, mucho más organizada, siendo un comportamiento mucho más racional, que no olvida, en ningún momento, que los energúmenos a los que tienen enfrente, intentando hacerles daño, son compatriotas, por mucho que ellos renieguen de este hecho.

El odio que se pone de manifiesto en las acciones de los “charnegos” alborotadores delata ese primitivismo, esa menor actividad cerebral que les hace ser más vulnerables a las emociones más rudimentarias, anulando su capacidad de raciocinio.

Por otra parte, no puedo dejar de sentir lástima por ellos, al pensar en esa contradicción en la que permanentemente viven, al sentirse obligados a defender “a muerte” a unos líderes políticos que les desprecian, a ellos y a sus ancestros venidos de otros puntos de España, y pienso que, quizá, esa menor inteligencia, consecuencia de una menor actividad cerebral, les ayude a superar esa contradicción,  a no pensar en ella, de manera similar a cómo una araña macho corre, alegre, a copular con la hembra, ignorante de que, después de la cópula, será devorado por aquella. Esa estupidez les ayuda a ser felices, creyéndose formar parte de una comunidad que, jamás, le aceptará del todo; una comunidad que, siempre, tendrá presente que se apellida “García” y no “Buxadé”.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

2.40 - 5 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

osiris50

5 comentarios

  • La discriminación se produce en todas las sociedades y por diferentes factores, raza, género, ideología, etc. Su origen suele atribuirse a nuestro pasado; a nuestra historia. No haga pedagogía engañosa con el tema franquista, no creo que en España haya nadie a estas alturas que crea que con Franco no hubo discriminación. Hemos visto esclavizadas a miles de personas por el mero hecho de ser de izquierdas, debido a una enfermiza creencia de superioridad por parte de la otra parte. Y no olvidemos que las mujeres han sufrido durante la mayor parte de la historia de nuestro país un trato discriminatorio con respecto a los hombres. Y sí, tiene toda la razón del mundo cuando dice que esos catalanes que se creen superiores por el mero hecho de tener un cierto apellido nunca aceptarán a aquellos otros nacidos allí pero de origen extremeño o andaluz. Pero eso es sólo un síntoma de sentimiento nacionalista, y no importa si es regionalista o centralista, cualquier sentimiento nacionalista es discriminatorio. Y, ¿sabe cuál es el error? Primero, una carencia, la de la tolerancia y, segundo, una aberración, la de creerse superior.
    Comparto con usted la segunda parte de su artículo, pero, lógicamente, discrepo de la primera. Franco, fue un dictador sanguinario, y nunca el pueblo le quiso, simplemente, ¿quién era el valiente que se atrevía a discrepar? Pobre de aquel que no corease su nombre… Miedo, Sr. Osiris50, no cariño es lo que el caudillo obtenía de su pueblo.

    4
    1
    • Señor Aicrag, ustedes suelen olvidar un «pequeño detalle»: durante la II Republica, tanto en su proclamacion, como en 1934, cuando se produjo el golpe de Estado contra la misma por parte del PSOE como en el ocaso, con motivo del pucherazo en las elecciones generales de 1936, HUBO MUERTOS POR MOTIVOS RELIGIOSOS; si, señor Aicrag, cada vez que se producia un hecho convulso durante la Republica, habia milicianos odiadores, quien sabe si dirigidos por gente de mas enjundia, que «aprovechaban» para arremeter contra la Iglesia y contra todo lo que oliera a religion (nunca he entendido esa obsesion de algunos por las ideas y creeencias que puedan tener los demas). Y ESTOY HABLANDO DE TIEMPOS EN LOS QUE NO HABIA ESTALLADO LA GUERRA, señor Aicrag, estoy hablando de ASESINATOS Y DE QUEMA DE CONVENTOS Y DE IGLESIAS QUE NO FUERON PERSEGUIDOS POR LAS AUTORIDADES REPUBLICANAS PORQUE LO VIERON BIEN; ESTOY HABLANDO DE INDEFENSION DE UNA PARTE DE LA POBLACION POR SUS CREENCIAS RELIGIOSAS, POR PARTE DE UN REGIMEN QUE, LEJOS DE HABERLES PROTEGIDO, COMO ERA SU OBLIGACION, LOS DEJO A SU SUERTE, CUANDO NO FUE COLABORADOR NECESARIO CON LOS ASESINOS Y PIROMANOS.
      Pero yo no tengo problemas en hablar de las mujeres y del feminismo, señor Aicrag, no tengo ningun problema, porque usted sabe que EL VOTO FEMENINO SE CONSIGUIO EN ESPAÑA GRACIAS A LA DERECHA, USTED SABE QUE EL SUFRAGIO ACTIVO FEMENINO SE CONSIGUIO GRACIAS A QUE LA DERECHA, EN PLENO, QUE VOTO A FAVOR DEL SUFRAGIO ACTIVO FEMENINO Y QUE SE OPUSIERON LOS PARTIDOS REPUBLICANOS Y PARTE DEL PSOE, LOS SEGUIDORES DE INDALECIO PRIETO, porque eran de la idea de que la mujer era un ser inferior cuya opinion «estaria mediatizada por su marido, en la alcoba, y por el cura, en el confesionario», quienes serian los que, a la postre, decidirian el sentido de su voto. Incluso las diputadas Margarita Nelken y Victoria Kent se opusieron y que solo Clara Campoamor fua favorable al mismo.
      Por otra parte, señor Aicrag, usted que me acusa de «demagogo» cada vez que algo de lo que escribo no le gusta, no caiga usted en ese error: usted sabe, señor Aicrag, que la conquista de los derechos no ha sido ni uniforme ni simultanea en todos los paises del mundo, ni para las mujeres, ni para los homosexuales, ni para los negros, ni para los gitanos… y asi ha sido que el derecho al sufragio universal activo fue reconocido en Francia durante los años 40 del siglo pasado; y le recomiendo que vea usted la pelicula «Enigma», señor Aicrag, en esa pelicula que trata del nacimiento de la Informatica, a manos de un genio llamado Alan Turing, se refleja como en el Reino Unido de los años cincuenta del siglo pasado, se demonizo a ese genio por el hecho de ser homosexual, siendo sometido a un procedimiento de castracion quimica, al ser considerada la homosexualidad como «enfermedad mental»; eran otros tiempos, eran otras ideas…no todo lo malo que sucedio entre 1940 y 1975 en el mundo fue culpa de Franco, señor Aicrag.
      Las manifestaciones en apoyo al «regimen» con motivo de la ejecucion de la sentencia del Juicio de Burgos fueron masivas en todas las ciudades de España, señor Aicrag y la asistencia a la capilla ardiente de Franco tras su muerte, lo mismo (380.000 personas) y aqui no pasaba eso que usted dice, señor Aicrag, aqui no habia comisarios politicos que estuvieran pendientes de ver quienes asistian a las manifestaciones y quienes no; usted debe de estar confundido con la Cuba castrista; en la España de Franco, la gente era libre de asistir a las manifestaciones o de no hacerlo, señor Aicrag.
      Es mas, con motivo de la ejecucion de la sentencia del Juicio de Burgos hubo manifestaciones de repulsa dentro de la propia España, ¡hubo manifestaciones contra el regimen, asi que imaginese que grado de opresion!
      Tambien es falso eso que dice usted de que hubiera esclavitud por motivos ideologicos; de hecho, muchos opositores al regimen, como el abuelo de Pablo Iglesias Turrion, acabaron siendo funcionarios; si se refiere a los republicanos que trabajaron en la construccion del Valle de los Caidos, ese trabajo fue voluntario y les sirvio para redimir penas; nadie fue forzado a trabajar a alli.
      Gracias a Pedro Sanchez, Rodriguez Zapatero y su sectaria Ley de la Memoria Historica, se van conociendo mas y mas datos de quien fue Franco y su figura se agiganta, aunque les pese a ustedes, señor Aicrag.

      1
      3
      • Sr. osiris50, creo que no me ha interpretado bien, yo a lo que me refiero en mi comentario es a las cuestiones de identidad, nación y Estado, temas muy vinculados con lo emocional y lo ideológico y que son producto de disputa siempre. Lo que le digo es que ningún nacionalismo es bueno, porque este trata siempre de separar. Ellos y nosotros. ¿Por qué para unos los nacionalistas son siempre los otros? Esto es algo muy negativo. Y suele ser producto del interés de algunos grupos sociales; por lo general, las élites.
        El concepto de nación tiene consecuencias, algunas son benignas, pero también hay otras malignas. Las benignas nos llevan al Estado benefactor o del bienestar, pero las malignas nos conducen a un sentimiento de xenofobia. ¿Por qué? Sencillo, porque mientras más distintos sean los resultados económicos dentro del Estado, más fácil lo tendrán esos políticos cínicos y malintencionados para manipular a las masas de que sus intereses están siendo sacrificados en beneficio de otros. Y este es el discurso, y le daba la razón en mi comentario, que estos traicioneros elementos que dirigen la Generalitat están haciendo valer para dividir a todo un pueblo. Pero le decía también que esta visión patriótica tiene dos caras, y que es un hecho natural del sentimiento nacional. Y este, Sr. Osiris50, es a todas luces el mayor enemigo de la paz, porque rompe la cooperación de la que depende la verdadera unidad de España. Y no me puede negar que, si esto no se para, si no somos capaces como pueblo de contener esta estupidez, de ver quién es mejor, quién es peor, quién es el bueno o quien es el malo, seguramente nos destruirá.

        • Señor Aicrag, no estoy de acuerdo con usted en el hecho de que TODOS LOS NACIONALISMOS sean malos porque en el sentimiento de pertenencia a una comunidad, y de amor por esa pertenencia, subyace el sentimiento de desprecio, o de odio, por las demas comunidades; eso es como si usted me dice que no ama, en especial, a los miembros de su familia porque eso implica el menosprecio al resto de la Humanidad; si usted ama a su mujer, a sus hijos y a sus padres, implica un alejamiento del resto de los seres humanos. Y ante esta idea no estoy en absoluto de acuerdo.
          En el caso del nacionalismo catalan mas exacerbado, mas radical, mas fanatizado, eso es asi porque ese malentendido amor por su «patria chica» va aparejado de un odio, igualmente exacerbado, por lo que debiera ser su «patria grande» (España), pero porque asi se ha querido difundir desde las esferas interesadas en que ese odio crezca.

          • Claro, es que estamos hablando de un nacionalismo exacerbado, y esto implica que, con demasiada frecuencia, el ciudadano da por buena la autocomprensión del nacionalismo; es decir, aceptan a pies juntillas lo que el nacionalismo dice sobre de sí mismo. Mire usted, una ideología alcanza éxito cuando consigue disimular su carácter como tal, de tal modo que sus postulados aparecen ante todos sus seguidores como la constatación del sentido común, y no como una opción ideológica cuestionable. Y por eso el nacionalismo triunfa, porque consigue instaurar la percepción de la realidad de generaciones enteras.
            Así, muchos ciudadanos ordinarios que no se consideran nacionalistas dan implícitamente por válidos estos supuestos básicos del nacionalismo. O lo que es lo mismo, que las naciones, pequeñas o grandes, existen, y que aspiran de manera natural a constituirse en Estados. En realidad la nación es una realidad natural, y no una construcción ideológica.
            El nacionalismo encubre su verdadero carácter ideológico, por ejemplo, disfrazándose de emoción; con lo que se confunde frecuentemente al nacionalismo con un sentimiento de pertenencia, esto es una pulsión natural de amor a los orígenes, al terruño donde se ha nacido, a la lengua materna.
            Se tergiversa así una postura en principio natural de la humanidad en clave nacionalista. Franco dejó de ser el militar excelente que era, para pasar a ser un caudillo por la gracia de Dios en lucha contra los comunistas despiadados, Puigdemont se convierte en el adalid de un llamamiento a la libertad, y hasta el mismo Abascal pasa de estar chupando de la Comunidad de Madrid a transformarse en un belicoso activista contra la secesión, y predica ahora con la eliminación de las comunidades.
            No se trata, como me dice usted, de que porque uno ame a su familia odie al resto de la humanidad. Cada uno puede querer mucho a los suyos y no por eso tiene que atacar a los demás. Se nos presupone como humanos cierta inteligencia, humanitarismo, consideración, bondad, sensibilidad y sociabilidad. Lo que pasa es que cuando todo esto se lleva a extremos desorbitados y mal entendidos, surge ese estado alterado de conciencia en el que tendenciosamente prima la intención atávica de apego a las raíces por encima de todo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información