Recetas

Cinco obras clásicas recomendadas para niños

Cinco obras clásicas recomendadas para niños - Recetas

Si eres padre o madre, seguro que te estás preguntando si tus nenes han de ir al conservatorio. A lo mejor, ya lo tienes decidido. Pues bien, una de las cosas que les facilitaría su paso por la escuela de música es, como puedes imaginar, algo tan obvio como que les guste la música clásica. Así harán algo más que repetir como robots las notas que les indica la partitura. Disfrutarán con ella. Disfrutarán con la música.

Te recomiendo que empieces a partir de ahora mismo. Que les animes a escuchar obras clásicas. Pero no que comiences con los cuartetos de Beethoven o las sinfonías de Bruckner, sino con algo más simple. Algo como las cinco obras que te propongo a continuación, y que no son sino historias sencillas contadas con música. A los críos les encanta las narraciones acompañadas de música de la buena. Así, que, ¡allá van!:

  1. Cuadros de una exposición (Modest Mussorgsky): El músico romántico y nacionalista M. Mussorgsky compuso esta colección de piezas cortas inspirándose en los lienzos de un amigo suyo. Dichas piezas cuentan lo que se ve en cada uno de los cuadros, y, entre uno y otro, hay un “paseo”, una pieza muy famosa que representa a Mussorgsky yendo de cuadro en cuadro: un juguete (El gnomo), un castillo italiano (El viejo castillo), un carro tirado por bueyes (Bydlo), etc, son algunas de las piezas que forman esta obra maestra que Mussorgsky compuso para piano y que Maurice Ravel orquestó con tanta fortuna.
  2. Pedro y el lobo (Sergei Prokofiev). El cuento musical favorito de los niños narra cómo Pedro, que vive en medio del bosque junto a su abuelo, consigue atrapar al lobo que ronda por esa zona. Y lo hace ayudado por un pájaro y un gato. También aparecen un pato y unos cazadores que le echan una mano a Pedro. Cada uno de los personajes tiene una melodía adjudicada, y, también, un instrumento que les representa: el de Pedro son los violines, el fagot es el del abuelo, el pato se expresa con el oboe, etc.
  3. El aprendiz de brujo (Paul Dukas). La obra más famosa del francés Dukas es este poema sinfónico que fue adaptado por Disney en Fantasía. La historia que cuenta el poema homónimo de Goethe es narrada, musicalmente, por Dukas ¡en solo diez minutos!. Los críos suelen recordarla, porque en la película de Disney es Mickey Mouse el que hace de joven e inexperimentado aprendiz.
  4. El carnaval de los animales (Camille Saint-Säens). Otra obra francesa, y llena de humor. Saint-Säens representa con su música burros, conejos, gallinas, elefantes, pájaros y cisnes con una orquesta de cuerda, dos pianos y un pequeño conjunto de viento-madera.
  5. Guía de la orquesta para jóvenes-Variaciones y fuga sobre un tema de Purcell (Benjamin Britten). Britten compuso esta obra para que niños y no tan niños distinguieran, con cada nueva variación sobre una melodía de Henry Purcell, las diferentes secciones de la orquesta sinfónica. La obra concluye con una fuga espectacular. Se recomienda escuchar la versión que Lorin Maazel grabó para la Deustche Gramophon y que está contada por él en persona.

Espero que estas recomendaciones te hayan sido de ayuda. También espero reunir más material con el que hacer otra entrega de recomendaciones sobre música clásica. ¡Hasta la próxima y no te olvides de darle al “like”, por favor!

 

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 2 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

FandeDreyer

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.