Cine y Televisión

Cincuenta Sombras Liberadas – ¿aún No Te Atreviste Al Clímax?



Cincuenta Sombras Liberadas – ¿aún No Te Atreviste Al Clímax? - Cine y Televisión

Si eres de ese selecto grupo de mujeres que miraron con desdén desde un principio a la avasallante trilogía de E. L. James de las «Cincuenta Sombras» porque te repugnaba que una joven se entregara a la dominación sexual, la última entrega es un regalo especial para ti.

Una película que comienza por el final

Cuando pensamos en una película romántica, la boda parece ser la última imagen que veremos. Pues en este caso es diferente; la boda es el detonante para todo lo que ocurrirá después. Un vestido de novia que no dura mucho tiempo puesto y una luna de miel imposible de concebir, son el punto de partida para la última aventura que Christian y Anastasia nos regalarán.

Las Cenicientas también tienen problemas conyugales

Al adentrarnos en los comienzos de Anastasia y después de verla en su impactante final de historia, no podemos dejar de hacer una analogía con La Cenicienta. Algo muy bueno de esta película es que nos responde la pregunta que todas nos preguntamos al llegar a la adolescencia: ¿Y ahora qué…?

La vida de palacio no está exenta de problemas maritales, por lo que veremos a nuestra Cenicienta erótica discutir con su príncipe sado acerca de los futuros hijos, de los amantes de antaño y de que las mujeres no deben mostrar en público una pulgada más de lo que su marido considere apropiado.

Sin embargo, la barita mágica no deja de hacer de las suyas a la hora de resolver esos problemas. Pero en definitiva… ¿quién pide realismo cuando tenemos a Jamie Dornan mostrando sus abdominales y mimando a su esposa consentida? Una parte de cada una de nosotras se imagina que está en la piel de Anastasia y que ese Adonis está ahí para cuidarnos y poner delante nuestro todos los caprichos que de pequeñas nuestros padres nos negaron.

Cuando un final predecible no deja de ser magistral

No voy a arruinar el final solo por decir que nada catastrófico sucede: no hay un divorcio millonario, ni un crimen ni mucho menos un suicidio. El final es el que todo cuento de hadas puede tener. Sin embargo, no puedo dejar de sacarme el sombrero ante «la forma» en la que este es presentado. No es lo mismo una torta de frutillas, crema y chocolate en una bandeja de espuma plast, que una en una bandeja de plata y con hilos de caramelo semejando rulos cobrizos a su alrededor.

El final de nuestras queridas «Cincuenta Sombras» nos dejan tan satisfechos como Christian supo dejar a Anastasia en cada escena cuya temperatura parecía superar los cincuenta y cinco grados celsius que resiste el cuerpo humano. No hay preguntas posibles que nos hagamos después de escuchar las últimas palabras que Christian le dedicará a Anastasia en esta controversial saga.

El círculo se cierra de una manera espectacular… y tú ¿qué estás esperando para dejarte sorprender?

Es importante marcar la diferencia de una relación tóxica a una en la que el sadomasoquismo es parte del juego. En el primer caso, no hay juego de por medio, en el segundo, la invitación a jugar está hecha… solo está esperando que la aceptes.

 

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 1 voto
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Lorena Tercon Arbiza

2 comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información