Cine y Televisión

Cine: Secuestro Express, de Jonathan Jakubowicz: El peluche feo que se queja del malandreo



Cine: Secuestro Express, de Jonathan Jakubowicz: El peluche feo que se queja del malandreo - Cine y Televisión

VEN (2005) Cine de 2.9 estrellas

 

Se conjuntaron varias cosas que la hicieron posible, la colaboración del director con Robert Rodríguez, el apoyo de la Miramax, la vivencia autobiográfica del secuestro, el apoyo de Rubén Blades con una actuación simple, (siendo gratis y guion flojo no se esperaba un trabajo memorable), el entusiasmo de todo el equipo. Pero eso no basta para hacer un cine trascendente, eso basta para hacer un /cine taquillero y rentable/, un cine emergente, un cine como el que se hace en muchos países hispanoamericanos.

Seamos realistas, se necesita mucho más que exagerar las historias, algo más que voluntad, incluso un gran presupuesto no garantiza la trascendencia fílmica.

Mantiene cierta tensión, cierto, pero se nota la novatez, yo pude haber hecho mejores tomas ( y usted también) con la cámara de su teléfono móvil, eso no es tan grave, lo grave es el extremismo, el deseo opulento de conmocionar al cine-espectador, algunas escenas me recordaron al peor cine mexicano que se hizo en los 90s, (ya en el tercer milenio, es hora de superarse, evolucionar, no ir atrás nuevamente) donde se debían decir cinco frases estúpidas y groseras por cada frase más o menos coherente, ahora… no se trata de menoscabar el trabajo de nuevas propuestas latinoamericanas, pero si nuestros cineastas latinoamericanos no prestan atención a las críticas, desde aquellas que se gestan en los altos pedestales de críticos autorizados, hasta los periódicos más locales, los blogs, los críticos independientes, y los cinéfilos aficionados, seguirán pensando que son unos genios y que las altas esferas cinematográficas, el gobierno, los galardones internacionales, y las grandes distribuidoras los tienen relegados, cuando lo que necesitan es comprometerse y apasionarse en lo que hacen, crearse una disciplina de autocrítica, ser menos perezosos en sus guiones, sobre todo ver más cine, analizar más cine, difundir más cine, escribir más cine, comentar más cine, recomendar más cine, apoyar más cine.

Ser coherentes, pues nadie creerá a menos que sea lo suficientemente tonto, (no dudo que los haya) que le roben el auto a los “malandros”, o que llegue otro “malandro” a robar en el cajero a un sujeto que a su vez ya está siendo previamente asaltado por otros “malandros”, …o sea NO, para causar una risita está bien, pero como recurso humorístico está muy mal.

Reflexionar un poco, pues créame o no, si alguien no ha visitado nunca Venezuela al ver ésta cinta, la primera impresión es que todo Caracas es una ciudad de ¿malandros? (no me queda muy clara la palabra), de gays, drogadictos, vagos, policías corruptos, prostitutas, y toda esa selecta fauna de parias urbanos…

Esa es la realidad que muestran nuestros cineastas desde México hasta la Patagonia y zonas circunvecinas del otro lado del océano, y si nadie se los dice continuarán así por los siglos de los siglos ad infinitum.

No es otra cosa que una cinta más, en su género sui generis.

 

(25mar2006)
Por: Godofredo Oscós-Flores

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 1 voto
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Godofredo Oscós-Flores

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información