Literatura

Clara y Esteban- Los personajes opuestos (La casa de los espíritus)



Clara y Esteban- Los personajes opuestos (La casa de los espíritus) - Literatura

Clara y Esteban vivieron en una enorme casa, la cual él construyó para ella, y también tenían la hacienda Las Tres Marías. Clara inmediatamente conquistó a su marido con su dulzura e inocencia. Esteban era totalmente diferente de Clara; él era un hombre muy duro, abusador de las mujeres, pero aun así totalmente enamorado de su esposa. Ellos tuvieron tres hijos, una hija Blanca y gemelos Jaime y Nicolás, de los que Clara adivinó el género desde su embarazo.

El personaje de Clara crea su propia identidad y lucha contra el sistema patriarcal como su madre Nívea. Clara es la representación del próximo tipo de mujer y trata de obtener su libertad personal e independencia de Esteban. Está asociada con todo que tiene que ver con fantasmas y casi siempre es misteriosa y encerrada en su mundo sin que la toque la realidad. Comparada a Esteban Trueba, Clara parece rara, extraña y él está representado como un hombre lógico, muy capaz y ambicioso, aunque no siempre es así. Justamente, la rareza de Clara es lo que le ayuda a escapar de las acciones opresivas de su marido y crear su propio mundo y espacio espiritual donde él no puede hacerle daño.

Clara se mostró muy capaz de obtener su libertad completamente dentro de su matrimonio y escapar del patriarcado. Cuando decide no hablar con Esteban, ella tiene todo poder en sus manos, porque él no tiene acceso a los pensamientos o sentimientos de ella. Esteban no puede controlarla. Él representa el mundo terrestre y material, pero Clara representa el mundo espiritual, el que Esteban no puede controlar ni siquiera imaginar. Isabel Allende escribe en el libro: “Le daba cuenta que Clara no le pertenecía y que si ella continuaba habitando un mundo de aparecidos, de mesas de tres patas que se mueven solas y barajas que escrutan el futuro, lo más probable era que no llegara a pertenecerle nunca.”[1]

Clara es un ejemplo de madre que siempre justifica sus hijos y los ama. Su matrimonio se deteriora a partir de que Esteban le pega por defenderle a su hija Blanca. Desde ese momento, Clara decide no hablar más con Esteban, pero para el resto del mundo, ellos mantienen la imagen de familia unida. Cada día se aleja más y más de él, pero a pesar de todo, ella acepta mantener el matrimonio.

La espiritualidad de Clara es lo que le separa de Esteban. Ella vive en una casa y espacio controlado por Esteban, pero tiene su propia independencia. Aunque Clara nunca logra libertades o derechos políticos, ella abre y facilita el camino para su hija y su nieta en futuro. Clara consigue su libertad personal.

Cuando Clara murió Esteban era destrozado y muy triste por su muerte, y quedó junto a ella toda la noche. Muchos años después, sus últimos momentos de su vida, él pasó pensando en Clara.

[1] Isabel, Allende, La casa de los espíritus, Barcelona: Plaza & Janes, 1997. pp. 90

Otras entradas relacionadas:

Biografía de Isabel Allende (La casa de los espíritus)

La casa de los espíritus (El personaje de Nívea del Valle)

La casa de los espíritus (Rosa, como un ser extraterrestre)

Clara y su espiritualidad (La casa de los espíritus)

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

0.00 - 0 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Angeles5

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.