Salud

Claves para vivir de manera positiva y sana a través del Budismo



Claves para vivir de manera positiva y sana a través del Budismo - Salud

El Budismo, como en algunas terapias alternativas se utiliza la atención plena. Pero, qué es?

La atención plena consta de los cuatro puntos que forman parte de nuestro mundo interno. Estos son:

  • El cuerpo: la mayoría de la gente solo siente su cuerpo al experimentar dolor. En Occidente nuestra mente no para intentando así desenvolvernos en nuestra vida conviviendo con opiniones, juicios, expectativas, miedos, esperanzas, conceptos en un maremágnum vertiginoso que parece no tener freno. Aquellos individuos que toman la sabía decisión de desear encontrarse a sí mismos, sentirse en mayor medida y hayaron la paz interior es cuando hacen uso de la meditación. En la meditación sentimos nuestro cuerpo a través de la respiración y sensaciones que experimentamos ya sea de pié, tumbados o sentados. Otros practican la relajación. Mediante el de método de Jacobson tendamos y destensamos las diferentes partes de nuestro cuerpo siendo conscientes de él.  Mediante estás prácticas entrenamos los sentidos y vivimos los cinco elementos de la vida y en nuestro propio cuerpo con cada vez mayor intensidad.
  • Emociones: el Budismo diferencia emociones (pali vedana) de comportamientos emocionales (pali Klesha). Los tres tipos de emociones que existen sin tres; agradables, desagradables y neutras. Son las emociones básicas y son provocadas por varios factores como pensamientos, recuerdos, sensaciones a través de los sentidos o imágenes. Solo las personas muy sensibles o hipersensibles son capaces de percibir este nivel y ser consciente de el ya que la mayoría no se para un momento a pensar (y a sentir amor y comprensión en cada circunstancia que la vida pone en nuestro camino) sino que reaccionan instintivamente y así es su manera de saber cómo se ha sentido. Dependiendo de si la experiencia es agradable, desagradable o neutra reaccionamos de una u otra manera. A las agradables con apego, codicia y miedo. A las desagradables con rechazo o distracción y a las neutras con indiferencia o ignorándolas (en la timidez reaccionamos igual pero en sentido figurado ya que nos comportamos así aunque las emociones sí tengan un fuerte significado para nosotros). De todos modos, es posible registrar nuestras emociones antes de actúar en consecuencia. Para conseguirlo lo primero es aprender a diferenciar las emociones y ser conscientes de lo que sentimos antes de la reacción. Pararnos un momento y preguntarnos; cómo me siento?. Llegado a este punto podemos asegurar que nos encontramos en el principio de la Libertad.
  • El estado de ánimo: como se suele decir es del color de las gafas a través de las cuáles se mire. Nos miremos a nosotros mismos por dentro y por fuera y al resto del mundo. Podemos encontrarnos animados o desanimados. De esta manera veremos la botella medio llena o medio vacío. El estado de ánimo se ve reforzado por causas externas: vamos a la peluquería, hemos encontrado un trabajo que nos gusta, estamos leyendo un libro que nos interesa mucho…. Y esto nos hace tener buen ánimo por lo que las causas externas dan lugar a las externas: tenemos ganas de salir al parque con nuestro hijo, de ponernos guapas o de hacer un regalo a un ser querido. Cuando nos encontramos desanimados solemos creer que es debido a motivos que tienen que ver con el exterior, que se hayan en el tiempo, las personas, el ambiente de trabajo. En el budismo no se aplica la causa externa a nuestro estado de ánimo sino como acicates de emociones agradables, desagradables y neutras. Ante una experiencia desagradable nuestra reacción es diferente dependiendo del estado de ánimo en el que nos encontremos por eso es muy importante ser positivo. Las causas de nuestros comportamientos en respuesta a la emoción de manera inmediata se corresponden al estado de ánimo de ese momento sumado a una serie de factores como cuáles son nuestros valores y opiniones, las experiencias por las que hemos pasado, nuestros hábitos, patrones emocionales, preferencias o aversiones. La clave está en darse cuenta de nuestra subjetividad que nos hace percibir como agradable o desagradable algo según estemos animados o desanimados. La condición externa es objetiva, cómo nos la tomemos es interna y subjetiva.
  • Pensamientos: son las imágenes, ideas y conceptos que rondan en nuestra mente en diversas ocasiones. Llamamos a este área sucintamente el área de los pensamientos. Tendremos una revelación al darnos cuenta de que no hay que tomar por realidad (ya sea pesada, horrible o maravillosa) sin tener en cuenta que en ese momento dispares pensamientos están pasando por nuestra mente. Aún más si percibimos nuestros recodos de pensamientos como meros recodos (no hacer caso de ese pensamiento que nos hace daño, sea real o no, no prestarle atención ni permitir que influenciar negativamente nuestra actitud. Simplemente dejarlo pasar. Sencillamente dejarlo ir) así habremos cortado uno de los primeros límites de la libertad.

 

 

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 1 voto
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Lorena Caballero Ortega

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información