Salud

Cocinar Sin Sal…es Possible

Cocinar Sin Sal…es Possible - Salud

 

 

Hoy en día, estamos bombardeados de anuncios de dietas, de informaciones sobre los químicos, antisépticos, cada año hay más gente hipertensos, diabéticos, obesos … y nos asustan los problemas de salud que engendran. Entonces, al momento de comprar vamos a los productos bio y ecológicos y a la hora de preparar una receta, aplicamos todos los truquillos de cocina que nos pasan por la cabeza.

Mi experiencia personal:

Personalmente, a casa no hay problema de obesidad, ni de hipertensos, pero uno de mis tres niños no puede tomar sal. El día que me enteré de su enfermedad, me era imposible imaginar cocinar sin este condimento.

¡Como imaginar comer un buen guisado, un pescado, unas patatas sin sal, qué horror!!!! Pero decidí tirar la sal de casa y aplicar la nueva dieta a todos.

Con el tiempo, se aprende!

He empezado a comprar todo bio y la sal la he cambiado por unos condimentos como pimienta, jengibre, finas hierbas de todas las clases, cítricos …

En un día me di cuenta que usar hierbas aromáticas y especies permite potenciar el gusto de los alimentos y a nuestra gran sorpresa nos hace descubrir nuevos matices.

Un plato que comes cada semana, si lo cocinas con unos aromas, tienes la sensación de probar una nueva receta.

Mis experimentos:

Una simple pechuga a la plancha, que a ser carne blanca ya es sosa, si la alineas con un zumo de naranja y su ralladura, te sale un plato de “chef”.

A la hora de hacer un sofrito, el jengibre, la cebolla o el ajo, un poco salteados casi caramelizados, permiten potenciar el sabor a la salsa. Cuidado con el jengibre, su sabor es picante, entonces no hay que exceder la cantidad, pero es perfecto para aromar las carnes insípidas como suele ser las carnes blancas.

¿Cuándo toca preparar una vinagreta hay un problemón porque esta salsa sin sal ni mostaza decirme que es?

Entonces, para salvar el plato de lechuga, se puede añadir un diente de ajo tallado en chiquitín y un poco de perejil. ¡Sale rico, rico!!!

Estos truquillos permiten disfrutar de platos más sanos y de buen sabor, pero a la hora de comer pan, pan sin sal eso sí que sale a cartón.

 

Main à la pâte !

Personalmente decidí hacer mi propio pan. La única pega es que necesita mucho tiempo, pero fácil es.

Si decides tú también poner “la main à la pâte “, puedes cambiar la sal por nueces, pasas, avellanas y porque no finas hierbas, pero frescas como romero, menta y porque no una pisca de ajo.

Te sorprenderá el gusto!

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

4.00 - 8 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Stephie

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información