Medio Ambiente

Código Ético Mundial Para El Turismo. Poniéndole Valores Bioéticos Al Disfrute…de Ser Anfitrión.

Código Ético Mundial Para El Turismo. Poniéndole Valores Bioéticos Al Disfrute…de Ser Anfitrión. - Medio Ambiente

Tratar de encuadrar la actividad turística desde valores “diferentes”, “alternativos” no es nuevo, ya en el post: Turismo Sustentable, Una Visión Desde La Bioética, vimos como la declaración de Manila aborda temas como el respeto, la equidad y la responsabilidad. Así, el debate sobre una ética turística es casi tan intenso como el que se genera alrededor de la ética ambiental.

Otro documento importante en esta trayectoria, antecedente del que nos ocupa hoy,  es la CARTA DEL TURISMO SOSTENIBLE. Elaborada en la CONFERENCIA MUNDIAL DE TURISMO SOSTENIBLE. Realizada en Lanzarote, Islas Canarias, España, en Abril de 1995.

El Principio 1 de esta declaración, contempla que “…El desarrollo turístico deberá fundamentarse sobre criterios de sostenibilidad, es decir, ha de ser soportable ecológicamente a largo plazo, viable económicamente y equitativo desde una perspectiva ética y social para las comunidades locales.” Como se ve, todavía estaba fresco el aroma de la declaración de Rio de 1992 y su visión de desarrollo sustentable, alineada con el informe Brutland.

En Lanzarote, se reconoce que “el turismo es una actividad ambivalente, dado que puede aportar grandes ventajas en el ámbito socioeconómico y cultural, mientras que al mismo tiempo contribuye a la degradación medioambiental y a la pérdida de la identidad local, por lo que debe ser abordado desde una perspectiva global.

Vemos entonces como el abordaje del turismo y la hospitalidad, desde la ética, la moral y el pensamiento ambientalista ha venido avanzando, era por tanto inevitable que en algún momento la actividad produjera su propio código ético, esto ocurrió a inicios del siglo XXI.

El Código Ético Mundial Para El Turismo.

El Código Ético Mundial Para El Turismo, fue adoptado por la decimotercera Asamblea General de la Organización Mundial del Turismo (OMT) en Santiago de Chile, entre el 27 de diciembre  y el 1 de octubre de 1999 y reconocido por la Asamblea General de las Naciones Unidas el  21 de diciembre de 2001.

Este documento sienta las bases éticas sobre las cuales desarrollar el turismo cuando expresa su “… voluntad de promover un orden turístico mundial equitativo, responsable y sostenible, en beneficio mutuo de todos los sectores de la sociedad y en un entorno de economía internacional abierta y liberalizada.”

Utilizando el mismo referente que ya conocemos, la bioética principalista, revisemos el código.

El principio de Autonomía se recupera  por ejemplo con el numeral 8.1: “…Con arreglo al derecho internacional y a las leyes nacionales, los turistas y visitantes se beneficiarán de la libertad de circular por el interior de sus países y de un Estado a otro, de conformidad con el artículo 13 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.”

Por su parte, el principio de Beneficencia se expresa  en el Art. 1. 3, que explica: “…La educación y la formación que se impartan a los profesionales contribuirán a un recibimiento Hospitalario de los turistas. Por otro lado en el art. 4 dispone: “…Las autoridades públicas tienen la misión de asegurar la protección de los turistas y visitantes y de sus bienes y para concluir cuando trata al turismo como factor de desarrollo sostenible. Por último, en el 5.2, orienta que: “…Las políticas turísticas se organizarán de modo que contribuyan a mejorar el nivel de vida de la población de las regiones visitadas y respondan a sus necesidades.”

El concepto de No maleficencia lo encontramos en el art. 1. 5. Aclara: “…En sus desplazamientos, los turistas y visitantes evitarán todo acto criminal o considerado delictivo por las leyes del país que visiten, y cualquier comportamiento que pueda resultar chocante o hiriente para la población local, o dañar el entorno del lugar.”  Y en el 2. 3. “…La explotación de seres humanos, en cualquiera de sus formas, especialmente la sexual, y en particular cuando afecta a los niños, vulnera los objetivos fundamentales del turismo y constituye una negación de su esencia.”

Para finalizar, la Justicia   como principio, se hilvana cuando en el art. 2. 2. Se proyecta que: “…Las actividades turísticas respetarán la igualdad de hombres y mujeres Asimismo, se encaminarán a promover los derechos humanos y, en particular, los derechos específicos de los grupos de población más vulnerables, especialmente los niños, las personas mayores y minusválidas, las minorías étnicas y los pueblos autóctonos.” Posteriormente en el n° 7. Sobre el Derecho al turismo su primer numeral concreta: “…La posibilidad de acceso directo y personal al descubrimiento de las riquezas de nuestro mundo constituirá un derecho abierto por igual a todos los habitantes de nuestro planeta.” Y el cuarto especifica: “…Se fomentará y se facilitará el turismo de las familias, de los jóvenes y de los estudiantes, de las personas mayores y de las que padecen minusvalías.”

El Código Ético Mundial Para El Turismo, un código para la vida.

Encontramos de esta manera que, quien ofrece sus servicios de turismo y hospitalidad, cuenta con un instrumento que le permite valorar y evaluar sus prácticas de conformidad con los valores de la sustentabilidad.

Si bien es cierto que se necesitan técnicas, tecnologías, innovación y desarrollo para un turismo sustentable, más cierto aún es que nada de esto será significativo si la gestión del sector no está sustentado en valores éticos, solo estos pueden lograr que una comunidad, empresa o país proteja más sus recursos naturales y culturales que sus ingresos inmediatos, el Código nos ofrece un marco con el cual construir una práctica turística que propicie una mejora cualitativa de nuestro nivel de vida siendo responsables ambientalmente y al mismo tiempo ofreciendo una experiencia de calidad, significativa al turista, huésped o visitante; únicamente desde una postura ética se puede condicionar aquella vieja expresión: “el cliente siempre tiene la razón”.

En el próximo post comentaremos la Carta de La Tierra, seguimos en contacto.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

4.00 - 7 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Joel Campuzano Mejías

2 comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información