Salud

Cómo Dejar Atrás Una Relación Tóxica Y Recuperarte A Ti Mismo

Cómo Dejar Atrás Una Relación Tóxica Y Recuperarte A Ti Mismo - Salud

No hay una receta mágica para recuperarte de una relación tóxica, pero trataré de darte las pautas que bajo mi experiencia personal, a mí me han funcionado. Si has pasado por el infierno que supone caer en manos de una persona manipuladora, puede que pase mucho tiempo antes de que vuelvas a ser tú mismo. Pero se puede, créeme, y cuando logres dejar atrás ese círculo destructivo, la única pregunta que te harás es: ¿por qué no lo hice antes?

Has de entender que hay unas fases para poder estar completamente recuperado, y todo empieza con la aceptación y la búsqueda de la verdad. Mientras estamos inmersos en las redes de personas sociópatas/narcisistas/psicópatas (puedes leer aquí mi artículo para saber si estás en alguna de estas relaciones), pasamos una fase peligrosa y muy destructiva en la que ocurren dos cosas: por un lado, dudamos de que la persona con la que nos estamos relacionando sea realmente tan oscura como parece. Nos culpamos y pensamos que quizás estamos exagerando, nos sentimos confundidos, y rememoramos con frecuencia los buenos momentos, hasta el punto de hacerlos prevalecer por encima de las cosas malas que nos están destruyendo. Y por otro lado, nos sentimos salvadores, creyéndonos capaces de, con nuestro amor y/o cariño incondicional, lograr que esa persona cambie. El primer paso, por lo tanto, es la aceptación de una verdad dura y difícil: nunca va a cambiar. Y esta aceptación también pasa por ver con claridad la clase de relación en la que estás inmerso.

Si has llegado al punto de sentirte realmente mal con relación a alguien, es porque las oportunidades han sido muchas. Y aunque todos merecemos una segunda oportunidad y todos cometemos errores, si eres sincero contigo mismo verás que son demasiadas ya las veces que has pensado que todo sería diferente y que has disculpado ciertos comportamientos. Cuando una persona te pide perdón pero mantiene la misma dinámica de actuación, esas disculpas no son sinceras. Cuando alguien sabe que te daña, pero insiste en su comportamiento es que, simplemente, no le importa. Cuando sufres, cuando lloras y cuando sientes que tienes que poner más de tu parte que la otra persona para que las cosas funcionen, probablemente estás en una relación tóxica que debe terminar.

Aferrarse es normal y muy humano. Creer que la persona con la compartes tu día a día tiene tu mismo nivel de empatía y siente las cosas como tú lo haces, es lógico. Todos tendemos a pensar que los demás son similares a nosotros. Pero, por desgracia, no tiene por qué ser así.

Una vez que has aceptado la realidad, debes pasar al segundo paso: pedir ayuda. No hay de qué avergonzarse en buscar ayuda profesional, y dependiendo del grado de psicopatía de la persona con la que te has relacionado, puede que esta sea imprescindible. El abuso y maltrato psicológico (a veces incluso físico) puede dejarte totalmente devastado. Tienes que volver a creer en ti, recuperar tu autoestima y sobre todo, ser feliz. Por eso no dudes en pedir ayuda y en informarte y leer mucho acerca de lo que te está ocurriendo. Ni eres el único, ni estás solo en esto. Te recomiendo, para empezar, que leas el libro de Iñaki Piñuel, Amor Zero.

El tercer paso es volver a quererte de nuevo. Cuídate, mímate y empieza a ver todas las posibilidades que tienes frente a ti. No te culpes por lo sucedido, rescata lo que puedas de lo que te ha tocado vivir, y empieza a cultivar todas esas áreas de tu vida que tenías olvidadas.

Transforma tu dolor en creatividad; ¡escribe, lee, pinta, crea!, y no permitas que el sociópata/psicópata/narcisista se apropie por siempre de tu alma. Ser feliz y disfrutar de la vida, será tu mejor venganza. Saca tu lado guerrero y piensa que si un desalmado/a se aprovechó de ti fue precisamente porque tenías mucho que ofrecer. Sé consciente de que fue la luz que irradias lo que le atrajo hacia ti, y disponte a volver a ser quién fuiste. Siempre hay una salida. El dolor siempre acaba por remitir. El sol siempre vuelve a brillar. Y lo que te espera tras la tormenta, créeme, que es mucho más hermoso y perfecto de lo que jamás pudiste imaginar.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 10 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Cristinace2018

4 comentarios

  • “Nos sentimos salvadores, creyéndonos capaces de, con nuestro amor y/o cariño incondicional, lograr que esa persona cambie. El primer paso, por lo tanto, es la aceptación de una verdad dura y difícil: nunca va a cambiar”. Acertado consejo. No vale la pena intentar cambiarlo. Sea lo que sea lo que esperes de esa persona, no vale la pena.

    • Hola, gracias por comentar. Sí, tenemos la mala costumbre de pensar que podemos cambiar al otro, y la realidad es que no es así. Si una persona te daña una vez puede ser porque no se dio cuenta; cuando sucede en repetidas ocasiones, simplemente no le importa. Es duro, pero hasta que no aceptamos eso y nos comprometemos con nosotros mismos, con nuestra propia felicidad, nada mejora.
      Quien de verdad quiere estar a tu lado, se queda.
      A quien le importan tus sentimientos, se esfuerza por comprenderlos sin que tú que esforzarte por hacer que los comprenda.
      Y quien carece de empatía, no va a cambiar por mucho que lo intentes. Y no es tu responsabilidad luchar en las guerras de otros. Un abrazo.

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría comenzar a escribir y además poder ganar dinero mientras tanto?
Escribe en NoCreasNada y te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información